Padre Pío de Pietrelcina y los Pilotos Protestantes que se Convirtieron al Catolicismo

En la foto el Padre Pío y los pilotos protestantes que se convirtieron al catolicismo después de ver al santo volando con sus aviones. El testimonio de un General que fue convertido: en la región de San Giovanni Rotondo, donde vivió el santo. Esta extraordinaria historia sobre el Padre Pío es contada por Fray Damaso di Sant’ Elia, Superior del Convento de Pianisi, en Italia. El informe aparece formalmente en «Positio», el documento oficial que expone la defensa de la canonización del famoso fraile capuchino, quien fue galardonado con las estigmas de la Pasión de Cristo. Varios pilotos de la aviación británica y estadounidense, de diversas nacionalidades y religiones diferentes, que durante la Segunda Guerra Mundial, después de septiembre de 1943, estaban en la zona de Bari para llevar a cabo misiones en territorio italiano, fueron testigos de un hecho inusual. En el desempeño de sus funciones, algunos aviadores pasaron por la región de Gargano, cerca de San Giovanni Rotondo, y vieron a un ‘monje’ en el cielo que estaba prohibiendo lanzar bombas en el lugar. En Foggia y Apúlia hubo bombardeos en varias ocasiones, pero, increíblemente, en la zona de San Giovanni Rotondo (donde vivía Padre Pío) no cayó nunca una bomba. Testigo directo de este hecho fue el General de la Fuerza Aérea Italiana, Bernardo Rossini, quien en ese momento formaba parte del Comando de la Unidad Aérea Conjunta de las Fuerzas Aliadas. El General Rossini me dijo que, entre los militares, se hablaba de un «monje» que apareció en el cielo e hizo que los aviones se retiraran. Muchos se reían con incredulidad en estas historias, pero, debido a la repetida ocurrencia de los episodios, y siempre con diferentes pilotos, el General decidió intervenir personalmente: tomó el mando de un escuadrón de bombarderos para destruir un depósito de municiones alemán que estaba justo en San Giovanni Rotondo. Todos tuvimos mucha curiosidad por saber el resultado de la operación. Por lo tanto, cuando el vuelo regresó, inmediatamente fuimos a encontrar al General, quien, atónito, dijo que, tan pronto como llegó al lugar, tanto él como sus pilotos vieron la figura del «monje» en el cielo con las manos levantadas; las bombas cayeron por sí mismas y cayeron en un bosque; y los aviones vinieron sin ninguna intervención del piloto. Todos se preguntaban quién era ese «fantasma» al que los aviones obedecieron. Al escuchar que en San Giovanni Rotondo había un fraile con estigmas, considerado santo por la comunidad, el General pensó que tal vez era el «monje» visto en el cielo y decidió comprobarlo lo antes posible. Cuando terminó la guerra, esto fue lo primero que hizo. Acompañado de algunos pilotos, fue al convento capuchino y, cruzando el umbral de la sacristía, se encontró enfrentando a varios frailes, entre los cuales reconoció inmediatamente al que había detenido sus aviones. El Padre Pío se acercó y, poniendo su mano en su hombro, dijo: «Así que fuiste tú quien nos quiso matar a todos». El General se arrodilló ante el Padre Pío, quien, como siempre, le había hablado en el dialecto del Benevento. El General, sin embargo, estaba seguro de que el «fraile» le había hablado en inglés. Los dos se convirtieron en amigos y el General, que era protestante, se convirtió en catolicismo».
Fuente: Positio III / 1, p. 689-690.
Publicado en : Padre Pío y los pilotos protestantes que se convirtieron al catolicismo – Hermano Sol