Ana Luisa M.R
¡Oh, Padre Eterno, en unión con vuestro Divino Hijo y el Espíritu Santo y por intercesión del Inmaculado Corazón de María, os
suplico, destruir el poder de los espíritus malignos.

Os rogamos arrojadlos a las cavernas del infierno y los encadenadlos ahí, para siempre.

Tomad posesión de Vuestro Reino, pues ha sido creado por Vos mismo y muy justamente os pertenece.

Padre Celestial, concédenos …More
¡Oh, Padre Eterno, en unión con vuestro Divino Hijo y el Espíritu Santo y por intercesión del Inmaculado Corazón de María, os
suplico, destruir el poder de los espíritus malignos.

Os rogamos arrojadlos a las cavernas del infierno y los encadenadlos ahí, para siempre.

Tomad posesión de Vuestro Reino, pues ha sido creado por Vos mismo y muy justamente os pertenece.

Padre Celestial, concédenos el dominio reinante del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María.

Aceptad, Señor, cada uno de los latidos de mi corazón y cada, respiración mía, como una repetición de esta plegaria. Amén

(Favor compartirla)