Clicks8

La Alegría del Evangelio del 04 de junio de 2020

Irapuato
2
florycanto Evangelio según San Marcos 12,28-34. Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: "¿Cuál es el primero de los mandamientos?". Jesús …More
florycanto Evangelio según San Marcos 12,28-34.
Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: "¿Cuál es el primero de los mandamientos?".
Jesús respondió: "El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor;
y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas.
El segundo es: Amarás a tu prójimo como a tí mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos".
El escriba le dijo: "Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él,
y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios".
Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: "Tú no estás lejos del Reino de Dios". Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

Venerable Madeleine Delbrêl (1904-1964)

laica, misionera en la ciudad.
La alegría de creer ("La joie de croire", Seuil, 1968), trad. sc©evangelizo.org

Los dos mandamientos del amor
Amamos a Dios. Amar a Dios es el primer mandamiento. El segundo le es semejante, ya que sólo a través de los otros podemos dar a Dios amor por amor. El peligro es que el segundo mandamiento devenga el primero. Tenemos una prueba para saberlo: amar a cada hombre es amar a Cristo, es amar a Dios en cada hombre. Sin preferencias, sin categorías, sin excepción. El segundo peligro es que no podamos amar. No vamos a poder si separamos la caridad de la fe y la esperanza. La fe y la esperanza las da la oración. Sin rezar no podemos amar. (…) Es la fe, es la esperanza, dilatadas por la oración, que despejan el camino de nuestro amor de su obstáculo más grande: la preocupación por nosotros mismos. El tercer peligro es de no amar “cómo Jesús nos ha amado” sino a la manera humana. Es quizás el peligro más grande. (…) No es nuestro amor que tenemos que dar, es el amor de Dios. El amor de Dios es una persona divina, es el don de Dios para nosotros, pero permanece un don. Don que debe atravesarnos, penetrarnos para ir a otra parte, para ir a los otros.
Irapuato
Irapuato
Segunda Carta de San Pablo a Timoteo 2,8-15.
Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David. Esta es la Buena Noticia que yo predico,
por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la palabra de Dios no está encadenada.
Por eso soporto estas pruebas por amor a los elegidos, a fin de que ellos también alcancen la salvación que está en Cristo …More
Segunda Carta de San Pablo a Timoteo 2,8-15.
Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David. Esta es la Buena Noticia que yo predico,
por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la palabra de Dios no está encadenada.
Por eso soporto estas pruebas por amor a los elegidos, a fin de que ellos también alcancen la salvación que está en Cristo Jesús y participen de la gloria eterna.
Esta doctrina es digna de fe: Si hemos muerto con él, viviremos con él.
Si somos constantes, reinaremos con él. Si renegamos de él, él también renegará de nosotros.
Si somos infieles, él es fiel, porque no puede renegar de sí mismo.
No dejes de enseñar estas cosas, ni de exhortar delante de Dios a que se eviten las discusiones inútiles, que sólo sirven para perdición de quienes las escuchan.
Esfuérzate en ser digno de la aprobación de Dios, presentándote ante él como un obrero que no tienen de qué avergonzarse y como un fiel dispensador de la Palabra de verdad.

Salmo 25(24),4bc-5ab.8-9.10.14.
Muéstrame, Señor, tus caminos,
enséñame tus senderos.
Guíame por el camino de tu fidelidad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y mi salvador.

El Señor es bondadoso y recto:
por eso muestra el camino a los extraviados;
él guía a los humildes para que obren rectamente
y enseña su camino a los pobres.

Todos los senderos del Señor son amor y fidelidad,
para los que observan los preceptos de su alianza.
El Señor da su amistad a los que lo temen
y les hace conocer su alianza.