Clicks18
jamacor

Soluciones dudosas para problemas dudosos

Soluciones dudosas para problemas dudosos

Néstor, el 22.01.21 a las 12:52 PM


En materia de problemas y soluciones, según aquellos y éstas sean ciertos o dudosos, tenemos obviamente cuatro posibilidades:

1) Problemas ciertos y soluciones ciertas. Aquí no da para pensar mucho, se deben aplicar esas soluciones.

2) Problemas ciertos y soluciones dudosas. Por ejemplo, arriesgadas. Si son las únicas a la vista, y si el problema es lo suficientemente grave, parece que también, por ese lado al menos se las puede aplicar.

3) Problemas dudosos y soluciones seguras. Aquí es posible dudar de si aplicar esas soluciones o no, pero al menos, en caso de aplicarlas, no harán mal alguno, serán en todo caso superfluas.

4) Problemas dudosos y soluciones dudosas. Por ejemplo, si no es claro o seguro que el problema tenga la magnitud que parece tener, y si hay riesgos serios de que la solución agregue nuevos males, y graves, a la situación.

En ese último caso, parece que es totalmente lícito abstenerse de aplicar esa supuesta solución. Y puede, según las circunstancias, llegar a ser lo más prudente.

Por eso en lo que sigue no vamos a hablar tanto de pruebas, como de motivos para dudas razonables.

Porque ése es, entendemos, el caso de las “vacunas” (más abajo explicamos el porqué de los paréntesis) contra el Covid 19. Es dudoso que la pandemia tenga la gravedad que se le atribuye hoy día, y hay razones para temer que las “vacunas” agreguen nuevos males, de no poca gravedad.

Sobre el tema de lo dudoso de la gravedad de la actual pandemia ya se ha dicho mucho, entendemos. Aquí queremos hablar del otro punto, las razones para temer que las “vacunas” contra la pandemia sean causas de males realmente graves.

————————————————-

Ante todo, hay que ubicar el contexto en que se plantea el tema de la pandemia y las “vacunas”, que es algo insólito e inédito, nunca antes visto en toda la historia de la humanidad: la paralización del planeta por un motivo sanitario.

Es inevitable preguntarse el porqué de una medida tan desproporcionada. Y por lo general, cuando en la historia humana aparecen cosas desproporcionadas, hay que buscar causas que sí sean proporcionadas a esos efectos, y que por tanto, no serán causas comunes y corrientes.

En ese sentido, se ha hablado mucho de la “teoría conspirativa” (expresión cuyos probables orígenes masónicos sería interesante investigar), pero no parece llamar la atención el hecho de que hoy día esté sucediendo en el planeta algo tan insólito como sería la misma existencia de la tal conspiración, a saber, el confinamiento a nivel en cierto sentido planetario.

De modo que si algo tiene cola de león, probablemente sea un león, pero si además tiene melena, la cosa se pone grave. Y es que además, los que están al frente de la pandemia, ejemplo claro, Bill Gates, están también tradicionalmente adscriptos a dos proyectos que agregan lo suyo al panorama en materia de tono inquietante: el control (disminución) de la población mundial y el gobierno mundial.

Porque en cuanto a lo segundo, ya estamos viendo actualmente vestigios de lo mismo, en tanto que los imperativos que proceden de la OMS (de la cual Bill Gates es un importante financiador) se ejecutan puntualmente hoy día en buena parte del planeta, imponiéndose así a los gobiernos de los países.

Y no son imperativos leves o inocuos, sino que conllevan un grave daño para la economía de esos países, que sin embargo, por lo visto, los deben aceptar sí o sí.

Y en cuanto a lo primero, se toca con dos de las alertas que muchos expertos han lanzado respecto de las “vacunas” contra el Covid 19: la posibilidad de causen graves daños a la salud humana y más concretamente, la posibilidad de que produzcan esterilidad.

Esto es tan tremendo que instintivamente tendemos a pensar que en todo caso se trata de un león de cartón utilizado en algún tipo de espectáculo.

Pero parece que también se puede oír el rugido, porque el Presidente del Foro Económico Mundial, Karl Schwab, está hablando de un “reseteo” de la sociedad humana en general, para el cual la crisis del coronavirus vendría a ser como una espléndida oportunidad, y que estaría vinculado a una “cuarta revolución industrial” cuyo rasgo central seria el “transhumanismo”, que es la “mejora” del ser humano mismo, de su biología, queremos decir, mediante la aplicación de los nuevos adelantos tecnológicos especialmente en materia de informática y de genética.

Decimos que ahora el supuesto león también ruge, porque precisamente, las nuevas “vacunas” contra el coronavirus no son en realidad vacunas en el sentido tradicional (por eso las ponemos entre paréntesis) sino tratamientos genéticos que de algún modo han de operar sobre nuestro código genético para que nosotros mismos produzcamos sustancias “parecidas” al virus, de modo que nuestro sistema inmunológico, dicen, reaccione contra ellas, forme defensas, y así esas defensas nos protejan del virus real.

O sea que la asociación entre la “reforma de la naturaleza humana”, mediante la genética, obviamente, que proponen los “transhumanistas” alentados por Schwab, y las nuevas “vacunas genéticas” alcanza por lo menos para hacer resonar un rugido leonino en el horizonte.

El rugido aumenta unos cuantos decibeles si agregamos que estas “vacunas” han sido producidas en tiempo más que record, en un lapso de tiempo que al menos según los estándares clásicos es absolutamente insuficiente e inaceptable.

La aparición de lo que tiene en todo caso una fuerte semejanza con las garras de un león no puede menos que agregar inquietud a la situación, como se comprende fácilmente.

Y es que también se está hablando, y no sin ningún fundamento, de la posibilidad de que junto con la “vacuna” para el Covid 19 se nos implante una especie de dispositivo subcutáneo que serviría en principio para rastrear si estamos “vacunados” o no, pero que nada impide que, justamente, en esta época de inmensos adelantos tecnológicos, pueda servir para otros fines de mayor alcance, que sin duda no van a ser beneficiosos ni para nuestra privacidad ni para nuestra libertad, ni, llevándolo al límite, para nuestra salud.

————————————————-

Es claro que todo esto no constituye una prueba, como no sea la prueba, junto con lo que diremos más abajo, de que hay razones suficientes para dudar de lo prudente de recibir las tales “vacunas”.

Los sitios “verificadores de datos” (fact-checkers) financiados todos ellos por George Soros y Bill Gates, suelen decir que no hay pruebas de que las “vacunas” produzcan estos daños. Es claro que al hacer esto invierten la carga de la prueba: es el desarrollador de la “vacuna” el que debe probar que su producto no causará graves daños a la salud o la vida humanas.

En efecto, el primer precepto de la medicina es “primum non nocere”: ante todo, no dañar.

Por ejemplo, la confidencialidad de que suele estar rodeada la composición de estas “vacunas” no ayuda a confiar en ese sentido.

En lo que sigue abundamos un poco sobre el tema de lo dudosa y poco segura que es esta “solución”, con una serie de enlaces a vídeos en los que un conjunto de expertos hace advertencias muy concretas acerca de las “vacunas” que actualmente se proponen y ya se están aplicando para el Covid 19.

Antes de los enlaces resumo las principales afirmaciones de estos expertos, que luego se pueden ver en detalle en los vídeos.

————————————————-

Desde el punto de vista ético se plantea el problema de que en la producción de las “vacunas” contra el Covid 19 que utilizan ARN (por ejemplo, Pfizer y Moderna) y de vectores virales (por ejemplo, Astra Zeneca y Sputnik) se utilizan, en forma más o menos mediata o inmediata, tejidos de fetos humanos abortados.

Veamos este testimonio de una experta en vacunas presentado por Life Site News (traducido por nosotros):

Hubo una reunión de laboratorio en la que estábamos todos sentados y mi investigador principal dijo: “Mire, todos deben participar en este aspecto particular del proyecto". Que pertenecía a una colega mía. Entonces, me volví hacia ella y le dije: “¿En qué estás haciendo esta parte del proyecto?” Y ella dijo: “células HEK-293“. Y en este punto, la mayoría de la gente ha oído hablar de estos porque están conectados con las vacunas COVID, pero en ese momento yo no. Entonces, le pregunté qué significa HEK y me dijo: “Riñón embrionario humano“.

Y luego pasé un par de semanas investigando lo que eso significaba y lo que eso implicaba, y me encontré con el trabajo de Alvin Wong del Centro Nacional Católico de Bioética, quien escribió un artículo en … creo que fue en 2005 o 2006, llamado La ética de HEK-293. Y su trabajo me ayuda mucho a discernir si realmente podría involucrarme en este proyecto o no. Y cuando le expresé mis preocupaciones a mi investigador principal, terminó siendo el final de mi carrera en su laboratorio.

(…)

PA: Las dos vacunas que están aprobadas actualmente son la vacuna Moderna y la vacuna Pfizer, y ambas son vacunas de ARNm, por lo que a nivel molecular son muy similares. Ambas vacunas se fabricaron mediante una técnica de biotecnología que puede sintetizar ácidos nucleicos en el laboratorio. Entonces, mucha gente está tratando de argumentar que son morales porque el ARNm que se produce nunca toca las células fetales. Pero esa no es toda la historia cuando se mira la forma en que se desarrollaron estas vacunas.

Y así, los artículos de investigación originales documentan el uso de células HEK-293 en la producción de estas vacunas. Y así, se usaron de dos formas diferentes. Una es que la proteína de pico que codifica el ARNm (…) Entonces, la proteína de pico en sí misma es, en palabras de un investigador, una especie de disquete, no tiende a mantener muy bien su forma. Y así, los científicos diseñaron genéticamente una proteína de pico que mantendrá su forma, tiene algunas mutaciones que hacen que se estabilice. Y entonces, este diseño original de esta proteína … entonces, cuando originalmente la mutaron … necesitaban ver si realmente mantendría su forma correctamente, si eso corregiría el problema de la flacidez. Entonces, tomaron esa información genética y transformaron las células para producir la proteína de pico, de modo que pudieran purificarla y echarle un vistazo utilizando técnicas para visualizar la estructura 3D de las proteínas. Y ese experimento original se realizó en células HEK-293. Entonces, la proteína de pico que codifican las vacunas se desarrolló originalmente, de manera efectiva, en células fetales abortadas.

Y una forma adicional en la que se usaron células fetales abortadas en el proyecto es que, antes de que inyectaran este ARNm en un ser humano para ver si podía hacer que las células humanas produjeran proteína de pico de Coronavirus, querría probar eso en cultivo celular, querría probar eso en un laboratorio. Porque es mucho menos costoso y peligroso que probarlo en un ser humano. Entonces, si ni siquiera puede obtener las células en un laboratorio para producirlo, probablemente no pueda conseguir que un cuerpo humano lo produzca. Entonces, las células en las que se probó esto también fueron células HEK-293. Y todo esto se ha publicado en la literatura, y he leído un par de artículos que documentan que ambas vacunas usaron HEK-293 en sus pruebas.

Y mucha gente quiere decir: “Bueno, eso se hizo para desarrollar la vacuna desde el principio, así que la parte de investigación … entonces, fue una cosa única y hecha, no es gran cosa. ” Pero recientemente, Stacy Trasancos publicó un artículo, que está disponible en el sitio web de Children of God for Life, y señaló … y como investigadora puedo confirmar que tiene toda la razón, que estas cosas también tienen que pasar por pruebas de control de calidad. . Entonces, cada vez que hago otro lote de ARNm, que se sintetiza usando una técnica de laboratorio, entonces necesito probar y asegurarme de que aún sea viable, eso es algo bastante común, tener un control de calidad como ese en el laboratorio.

Por lo tanto, las pruebas con estas células fetales abortadas pueden estar en curso en la producción de estas vacunas. Porque, en general, cuando amplía la producción de vacunas más allá de su investigación y desarrollo, utilizará los mismos procedimientos de prueba para probar la ampliación que utiliza para probar su lote más pequeño, a menos que por alguna razón no sea factible. Pero esta es una forma muy factible de probar esto para estos investigadores. No es una forma moral, pero es muy factible porque estas células se han optimizado para su uso en un laboratorio. Y son casi omnipresentes en la investigación de cultivos de tejidos, desafortunadamente hay muchos laboratorios en todo el mundo que usan estas células HEK-293. Y hay productos específicos que están básicamente optimizados para que tengan las condiciones ideales de crecimiento. Entonces, hay toda una industria basada en estas células fetales abortadas en la investigación científica básica con la que creo que la gente no está muy familiarizada.

(…)

Y entonces, estaba haciendo una investigación específicamente sobre HEK-293 para prepararme para esta entrevista, y el sistema numérico que está involucrado allí … HEK significa Riñón Embrionario Humano, pero 293 representa este es el experimento 293 que este investigador en particular hizo para desarrollar una línea celular. Y eso no significa que hubo 293 abortos, pero para 293 experimentos necesitas mucho más de un aborto. Y probablemente estamos hablando de cientos de abortos. Y esto se hizo con la colaboración de algunos hospitales. Y hubo un grupo en Suecia que participó en el desarrollo de la línea celular WI-38, por lo que una línea celular diferente, pero rutinariamente estaban abortando bebés para su uso en el intento de desarrollar líneas celulares fetales.

(…)

Y luego, otra pregunta que la gente tiene es: “Bueno, ¿por qué el HEK-293 no pudo haber sido solo un aborto espontáneo? ¿Por qué no pudo haber sido simplemente un aborto espontáneo? Porque el hospital perdió la documentación sobre este bebé en particular que se utilizó para desarrollar la línea celular, por lo que realmente no sabemos si fue un aborto electivo o un aborto espontáneo “. Bueno, tenemos todas las razones del mundo para pensar que en realidad fue un aborto electivo que se hizo a propósito, porque los investigadores que han estado involucrados en este tipo de cosas han dejado constancia de que básicamente dicen: “Tienes que conseguir eso tejido dentro de unos cinco minutos del aborto para que sea óptimamente viable, y si espera una hora, es inútil “.

Entonces, si estamos hablando de un aborto espontáneo, este bebé muere mucho antes de que se extraiga el tejido fetal del cuerpo de la madre. Ese aborto espontáneo o ese aborto espontáneo no sería viable para iniciar una línea celular en absoluto, no habría forma de que pudiera obtener una línea celular viva del tejido muerto. Entonces, este tenía que haber sido un bebé que fue abortado y sabían que ese tejido se usaría para investigación para que pudieran llegar allí dentro de esa ventana de cinco minutos a una hora, preferiblemente dentro de los primeros cinco minutos, para obtener ese tejido conservado.

(…)

PA: Iba a decir que es incluso peor que eso porque … y aquí es donde siempre hago una advertencia, si hay oídos pequeños escuchándome hablar en una grabación, porque es mucho más gráfico incluso de lo que yo que acabo de describir. Porque, en muchos casos, los bebés … debido a que se hace a propósito con fines de investigación, por lo que en realidad darán a luz a estos bebés por cesárea, los bebés en algunos casos todavía están vivos cuando los investigadores comienzan a extraer el tejido. Hasta el punto en que su corazón sigue latiendo y, por lo general, no se les administra ningún anestésico porque eso alteraría las células que los investigadores están tratando de extraer. Entonces, están quitando este tejido mientras el bebé está vivo y en cantidades extremas de dolor, y esto lo hace aún más sádico
.”

————————————————-

Eso plantea un problema moral, que según enseñan los pronunciamientos oficiales de la Iglesia se resuelve en el sentido de que la utilización de tales tratamientos es lícita en caso de grave necesidad y cuando no hay otros tratamientos disponibles.

En efecto, dice, entre otras cosas, el documento recientemente publicado por la Congregación para la Doctrina de la Fe:

No se pretende juzgar la seguridad y eficacia de estas vacunas, aun siendo éticamente relevante y necesario, porque su evaluación es competencia de los investigadores biomédicos y las agencias para los medicamentos, sino únicamente reflexionar sobre el aspecto moral del uso de aquellas vacunas contra la Covid-19 que se han desarrollado con líneas celulares procedentes de tejidos obtenidos de dos fetos abortados no espontáneamente.”

El deber moral de evitar esa cooperación material pasiva no es vinculante si existe un peligro grave, como la propagación, por lo demás incontenible, de un agente patógeno grave.”

Al mismo tiempo, es evidente para la razón práctica que la vacunación no es, por regla general, una obligación moral y que, por lo tanto, la vacunación debe ser voluntaria.”

————————————————-

De aquí se desprenden por tanto tres criterios que hay que tener en cuenta al tratar la cuestión desde el punto de vista ético:

1) la necesidad de las “vacunas”, que incluye la gravedad del peligro de propagación de la enfermedad y la gravedad de la enfermedad misma,

2) la eficacia de las “vacunas”

3) la seguridad que se pueda tener de que no van a producir un daño peor que si no se las utiliza.

No dándose estos requisitos, parece que no habría forma de esquivar el “deber moral de evitar la cooperación pasiva” con el aborto de que habla el Documento; al menos, es claro que sería perfectamente legítimo renunciar a “vacunarse”.

Además, hay en juego dos decisiones diferentes: a) la del individuo que decide si “vacunarse” o no “vacunarse” b) la de las autoridades que deciden si se va a ofrecer la “vacuna” o no, y en caso afirmativo, si va a ser obligatoria o no, y en caso negativo, si el no “vacunado” va a tener limitados sus derechos respecto del “vacunado”, o no.

————————————————-

Pues bien, en cuanto al primer criterio, el Covid 19 tiene una baja tasa de mortalidad promedio, y cuando supera el promedio, se concentra en forma casi exclusiva en personas mayores de 60 años.

Agreguemos todavía que de hecho una gran cantidad de las muertes de personas mayores de 60 años ocurrieron en asilos de ancianos, lo cual focaliza más todavía el riesgo real de la “pandemia” y lo diluye más aún a nivel de la sociedad en su conjunto.

Por eso mismo, en la gran mayoría de los casos de muertes “con Covid 19” hay probablemente un porcentaje muy alto de muertes que no fueron “por Covid 19”, sino por problemas de salud que aumentan y se agudizan con la edad.

Teniendo en cuenta además la tendencia que los tests utilizados tienen a dar una gran cantidad de “falsos positivos” dado la cantidad de ciclos (CT) con que se realiza la prueba PCR.

Eso influye también, como es obvio, a la hora de determinar cuántas personas han muerto “con Covid 19”.

Todo esto quiere decir que el riesgo real de muerte por Covid 19 es muy bajo.

————————————————-

Eso por lo que tiene que ver con la gravedad de la enfermedad en sí misma considerada.

En cuanto al peligro de su propagación, se dirá que los menores de 60 años pueden contagiar el virus.

En lo que sigue nos referimos a la “Recomendación provisional del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización para el uso de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech - Estados Unidos, diciembre de 2020” (traducida por nosotros).

Ahí dice que “no se sabe” si la “vacuna” de Pfizer va a impedir el contagio “asintomático”, lo cual además implica, decimos nosotros, que “no se sabe”, tampoco, si los “vacunados” van a poder contagiar o no a otros:

No se dispone de datos para evaluar la eficacia para la prevención de la infección asintomática por SARS-CoV-2.

————————————————-

Por lo que tiene que ver con la “vacuna” de Moderna, hay una Recomendación análoga en la cual se lee:

Los datos preliminares sugieren que la vacuna para el Covid 19 de Moderna podría también aportar alguna protección contra la infección asintomática de SARS-CoV-2

Es decir: sugieren, podría, y alguna. Apenas un poco más que el “no se sabe” referido a Pfizer.

Sobre este tema ver también aquí.

————————————————-

Quiere decir, entonces, mirando al primer criterio arriba señalado, que simplemente “no se sabe” si el peligro de propagación de esta enfermedad justifica el hecho de utilizar esta “vacuna”.

Esto toca también, por tanto, al segundo criterio: la eficacia de estas “vacunas”.

Lo único que da como bastante seguro ese informe es que la “vacuna” protegerá contra la infección “sintomática”, es decir, la real enfermedad del Covid 19.

Se estaría entonces “vacunando” a la población de menos de 60 años por las dudas de que en su caso resultase que luego de “vacunados” no podrían contagiarse ni contagiar, en un proceso de “cara o cruz”: ½ de probabilidades para cada lado.

Algo así como “te doy este remedio por las dudas de que haga bien”.

————————————————-

Y aquí entra el tercer criterio: eso hay que sopesarlo, entonces, con la probabilidad de sufrir consecuencias graves para la salud o la vida misma en caso de “vacunarse” y a causa de las “vacunas”.

La mencionada “Recomendación” acerca de la “vacuna” de Pfizer dice:

Con respecto a los daños potenciales después de la vacunación, la evidencia fue tipo 2 (certeza moderada) para eventos adversos graves y tipo 1 (certeza alta) para reactogenicidad.”

“Aunque el número de hospitalizaciones y muertes observadas fue bajo, los datos disponibles fueron consistentes con un riesgo reducido de estos resultados graves entre las personas vacunadas en comparación con los que recibieron placebo.”

“Entre los receptores de la vacuna, los síntomas de reactogenicidad, definidos como el lugar de inyección local solicitado o reacciones sistémicas durante los 7 días posteriores a la vacunación, fueron frecuentes y en su mayoría de leves a moderados. Las reacciones adversas sistémicas se notificaron con más frecuencia después de la segunda dosis que después de la primera y, en general, fueron más frecuentes y graves en personas de 18 a 55 años que en las de> 55 años. Las reacciones adversas sistémicas tuvieron una mediana de aparición de 1 a 2 días después de la recepción de la vacuna y se resolvieron en una mediana de 1 día. Las reacciones adversas locales y sistémicas graves (grado ≥3, definido como interferencia con la actividad diaria) ocurrieron con más frecuencia en los receptores de la vacuna que en los que recibieron placebo. Entre los receptores de la vacuna, el 8.8% informó alguna reacción de grado ≥3; los síntomas más frecuentes fueron fatiga (4,2%), dolor de cabeza (2,4%), dolor muscular (1,8%), escalofríos (1,7%) y dolor en el lugar de la inyección (1,4%). En general, las reacciones de grado ≥3 se notificaron con más frecuencia después de la segunda dosis que después de la primera y fueron menos prevalentes en los participantes mayores que en los más jóvenes
.”

Algo semejante se dice en la otra “Recomendación” referida a la “vacuna” de Moderna.

O sea que al menos cierto tipo de reacciones adversas son más frecuentes entre los jóvenes.

Parece lógico entonces que en todo caso la “vacuna” debería restringirse a las personas mayores, porque son ellos casi en exclusiva los que pueden tener peligro de muerte, “no se sabe” si la “vacuna” tendrá algún influjo en la transmisión de la enfermedad por parte de los “asintomáticos”, y además, las reacciones adversas de la “vacuna” afectan más a los que están por debajo de esa edad, que son los que menos la necesitan en todo caso.

No se justifica, entonces, imponer estas “vacunas” a toda la población.

No parece razonable, tampoco, y al menos en principio, que una persona que no sea mayor de edad recurra a estas “vacunas”.

————————————————-

Para abundar un poco en el tema, veamos algunos testimonios de los efectos graves, incluso, en algunos casos, mortales, que está produciendo la “vacunación” contra el Covid 19: espasmos nerviosos continuos en todo el cuerpo, convulsiones, reacciones alérgicas, posibles muertes, ver también aquí, y aquí.

Adelantando algo lo que diremos enseguida, parece que también es posible que estas “vacunas” faciliten, en vez de impedir o dificultar, la infección con Covid 19:

Al parecer, la estrategia de inyectar primero a los ancianos de las casas de salud fue para usarlos de conejillos de Indias y averiguar el grado de peligrosidad de las “vacunas”.

De hecho, un bufete de abogados alemanes está proyectando iniciar acciones legales contra los impulsores de esta “plandemia”.

————————————————-

Eso como muestra de los efectos negativos reales que ya está teniendo la “vacunación”. Pero además, están las dudas que muchos expertos plantean en cuanto a los posibles efectos negativos de la misma.

Ante todo, es interesante señalar que hay expertos que consideran que el Covid 19 es una enfermedad de inmunodeficiencia, causada entre otros factores por vacunaciones anteriores contra la gripe. Es claro que en ese caso la curación del mismo debería ser en todo caso otra distinta de las “vacunas” que se proponen ahora.

————————————————-

En cuanto a las “vacunas”, las de Pfizer y Moderna se basan en inocular secuencias de ARN del virus para que nuestras células produzcan la enzima S que se encuentra en las “puntas” de la molécula de coronavirus, de modo que ésta sea detectada por nuestro sistema inmunológico.

No son realmente vacunas, pues no consisten en inocular el virus o una forma mitigada del virus, sino en inocular una instrucción en código genético para que nuestras células produzcan la sustancia que luego nuestro sistema inmunológico debe rechazar para dejarnos inmunizados ante el virus.

No tienen el suficiente tiempo de prueba para detectar posibles efectos dañinos sobre el ser humano a corto, mediano y largo plazo. Tratándose sobre todo de tratamientos nunca antes aplicados a seres humanos, no se puede saber a priori qué efectos pueden llegar a tener sobre el organismo de aquí a digamos seis años. El único recurso es la experiencia. Por eso las vacunas tardan tantos años en desarrollarse. Y por eso en este caso la experimentación se va a hacer sobre toda la humanidad.

————————————————-

Tratándose de compuestos genéticos que se introducen en nuestro organismo, hay el riesgo de que afecten de algún modo nuestro código genético, con consecuencias en ese caso absolutamente imprevisibles.

El ARN puede producir en las células un fenómeno llamado “silenciamiento génico”, que consiste en que queda anulada la expresión de determinados genes de nuestro código genético. De ese modo, es posible utilizar el ARN para regular cómo nuestro código genético determina (o no) nuestras características y propiedades.

En este sentido, hay expertos que denuncian que estamos ante un experimento de transgénesis, es decir, un intento de alterar el código genético humano.

————————————————-

Las “vacunas” de “vectores virales”, como la de Astra Zeneca o la rusa Sputnik V, consisten en inocular un virus atenuado que ha sido modificado genéticamente para incluir la instrucción por la cual nuestras células producirán la sustancia ante la cual debe reaccionar nuestro sistema inmunológico.

Dice la Wikipedia: “Un vector viral es un virus modificado que hace de vehículo para introducir material genético exógeno en el núcleo de una célula.”

La Dra. Roxana Bruno advierte que simplemente no sabemos qué efectos puede tener introducir material genético extraño (en el caso de la “vacuna” de AstraZeneca, virus del resfriado del chimpancé) en el organismo humano.

Dice la Wikipedia que

Desde el punto de vista de la evolución de otras especies, los virus son un medio importante de transferencia horizontal de genes, la cual incrementa la diversidad genética e impulsa la evolución biológica. Debido a ello los virus, junto con los otros agentes virales (viroides y virus satélite), han sido descritos como “mobilomas” o “vectores génicos” puesto que además de replicarse en huéspedes celulares también transportan genes de un organismo a otro mediante la transducción del material genético.”

O sea que los virus pueden cambiar o ayudar a cambiar el código genético de una especie.

————————————————-

Las “vacunas” de ARN encubren las moléculas de ARN con polietilenglicol, para que éstas puedan llegar hasta el citoplasma de la célula. El 70 % de las personas tiene anticuerpos contra el polietilenglicol, lo cual da un riesgo muy alto de reacciones alérgicas.

————————————————-

Además, la enzima S guarda semejanza con la sincitina, que es una sustancia necesaria para la reproducción humana, por ejemplo, para la unión del espermatozoide con el óvulo, la anidación del embrión en el útero, la producción de la placenta, y evitando que el sistema inmunológico de la madre rechace al embrión.

Hay entonces el riesgo de que nuestro sistema inmunológico reaccione contra la sincitina, afectando de ese modo la fertilidad de la especie humana.

El Dr. Michael Yeadon, ex jefe de investigación de Pfizer, es el que ha levantado la alarma sobre este tema, y lo ha incluido en la petición que él y el Dr. Wolfgand Wodard han elevado a la Agencia Europea de Medicamentos para que suspenda los estudios relativos a las “vacunas” contra el Covid 19, especialmente la de Pfizer.

————————————————-

Por otra parte, el receptor de la enzima S en el organismo humano es la enzima convertidora de angiotensina 2, o ACE 2, que se encuentra con toda seguridad en los testículos del varón.

En un estudio acerca del daño que el Covid 19 puede implicar para la reproducción humana se lee:

“Si bien el principal órgano al que se dirige esta enfermedad son los pulmones, otros órganos vitales, como el corazón y el riñón, pueden estar implicados. El principal receptor del huésped del SARS-CoV-2 es la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), un componente principal del sistema renina-angiotensina-aldosterona (RAAS). El ACE2 también participa en la regulación testicular masculina de la esteroidogénesis y la espermatogénesis. Dado que el SARS-CoV-2 puede tener el potencial de infectar los testículos a través de la ACE2 y afectar negativamente al sistema reproductor masculino, es esencial comenzar con estudios específicos para aprender de la pandemia actual, con la posibilidad de una intervención preventiva, según los hallazgos. y evolución temporal de la pandemia en curso. (…) Un estudio analizó los cambios patológicos de los testículos de seis pacientes que murieron de SARS, lo que sugiere una orquitis por SARS-CoV. Todas las biopsias mostraron una destrucción generalizada de células germinales con pocos o ningún espermatozoide en los túbulos seminíferos. Las secuencias genómicas virales del SARS por hibridación in situ no se detectaron en todas las muestras, aunque la inmunohistoquímica demostró abundante precipitación de IgG, lo que indica una posible respuesta inmune como la causa del daño.”

Según los expertos, el virus SARS Cov 2 no se encuentra en los testículos, por lo que, haciendo analogía con el SARS, sugieren la posibilidad de que los anticuerpos formados por las “vacunas” contra el SARS Cov 2 se alojen en los testículos y ahí produzcan enfermedades tales como la orchitis o la epitidimitis, con consecuencias perjudiciales para la reproducción humana.

————————————————-

Hasta ahora no se había podido lograr una “vacuna” contra los coronavirus porque en los ensayos anteriores se chocó con el obstáculo de la ADE o “mejora dependiente de anticuerpos”, un proceso paradójico por el cual la “vacuna”, en vez de inmunizar contra el virus, hace que éste pueda infectar posteriormente con mayor gravedad. Hay el riego de que lo mismo suceda con las “vacunas” contra el Covid 19.

Dice un estudio al respecto:

Resultados del estudio: Las vacunas COVID-19 diseñadas para provocar anticuerpos neutralizantes pueden sensibilizar a los receptores de la vacuna a una enfermedad más grave que si no estuvieran vacunados. Las vacunas para el SARS, MERS y RSV nunca han sido aprobadas, y los datos generados en el desarrollo y prueba de estas vacunas sugieren una seria preocupación mecanicista: que las vacunas diseñadas empíricamente usando el enfoque tradicional (que consiste en el no modificado o mínimamente modificado pico viral del coronavirus para provocar anticuerpos neutralizantes), ya sea que estén compuestos de proteína, vector viral, ADN o ARN e independientemente del método de administración, pueden empeorar la enfermedad COVID-19 a través de la potenciación dependiente de anticuerpos (ADE). Este riesgo está lo suficientemente oculto en los protocolos de los ensayos clínicos y los formularios de consentimiento para los ensayos en curso de la vacuna COVID-19 como para que sea poco probable que se produzca una comprensión adecuada de este riesgo por parte del paciente, obviando el consentimiento verdaderamente informado de los sujetos en estos ensayos.”

————————————————-

Hay también el riesgo de que estas “vacunas” faciliten la infección con VIH en los varones. La “vacuna” rusa Sputnik V utiliza como vector un adenovirus humano, el adenovirus 5, que según la Dra. Roxana Bruno ha sido el causante de una mayor sensibilidad al VIH en pruebas realizadas hace diez años, lo que en ese momento llevo a abandonar esa línea de investigación.

————————————————-

Hay estudios que demuestran que la sola enzima S , que nuestras células producirían como resultado de la “vacuna”, puede producir inflamación en los pulmonesde ratones:

Nuestros resultados demuestran que la proteína Spike de SARS-CoV-2 sola puede inducir patología celular, por ejemplo, activar macrófagos y contribuir a la inducción de respuestas inflamatorias agudas.”

————————————————-

Hay el riesgo de que junto con la “vacuna” se inyecten implantes subcutáneos.

Esta tecnología ya existe y se ha probado en animales vivos y piel de cadáveres humanos, dijo la investigadora Ana Jaklenec del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Su método utiliza parches de microagujas que pueden administrar tanto la vacuna como un chorro de tinta invisible debajo de la piel de la persona, almacenando el registro de vacunación.

“Las macroagujas no dejan cicatrices y son menos invasivas que las agujas normales; es como ponerse una tirita", dijo Jaklenec. Ese registro subdérmico se puede leer con un simple escáner, agregó. “Incluso se puede hacer con un teléfono modificado".


Con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates, la tecnología tenía como objetivo ayudar en el mundo en desarrollo donde los registros en papel o electrónicos no siempre son confiables. El objetivo es probarlo en humanos con una vacuna contra el sarampión pronto, pero la tecnología puede ser útil para otras pruebas de inmunizaciones, por ejemplo, en el punto de inmigración.”

————————————————-

Aquí están los enlaces:

La Dra. Mariana Salmerón informa sobre la cantidad de falsos positivos que arroja el test PCR.

El Dr. Vernon Coleman alerta sobre un informe del CDS acerca de los resultados adversos de las “vacunas” de ARN en EE.UU. Los casos de “anafilaxis” (reacción alérgica severa y potencialmente fatal) representan el 2,79 % de todos los “vacunados”. Los afectados han quedado incapacitados para las actividades diarias normales y para trabajar, y necesitados de cuidados médicos. El Dr. Coleman calcula que eso implicaría 1.670.000 personas en Gran Bretaña si todos fuesen “vacunados”, y unos 160.000.000 de personas en todo el mundo si son “vacunados” 6.000.000.000 de personas.

Aquí está el libro del Dr. Vernon Coleman sobre el Covid 19.

Las Dras. Roxana Bruno y Natalia Prego hacen una presentación global de todo lo que arriba hemos expuesto sobre las “vacunas”:

Dra. Roxana Bruno I

Dra. Roxana Bruno II

Dra Roxana Bruno III

Dra. Roxana Bruno IV

Dra. Natalia Prego I

Dra. Natalia Prego II

Lo mismo hace en forma muy clara la Dra. Albarracín.

El Dr. Marcelo Martínez enfoca globalmente la cuestión en este video.

Y también la Dra. Chinda Brandolino sobre todo en el primero de estos tres vídeos:

Dra. Chinda Brandolino I. En diálogo con Miklos Lucaks.

Dra. Chinda Brandolino II. En este segundo vídeo es impactante el testimonio de la periodista Jane Burgermeister, que en 2009 destapó el escándalo de la OMS y la “gripe aviar”, asunto que guarda inquietantes similitudes con la actual crisis del Covid 19.

Dra. Chinda Brandolino III.

En este vídeo una gran cantidad de expertos da su opinión negativa sobre la “vacuna” para el Covid 19.

Aquí vemos una manifestación de protesta de médicos rusos.

El discurso del Dr. Robert Kennedy en Berlín en Agosto.

————————————————-

Terminamos con unas palabras que fueron dichas hace 74 años:

Categorías : Sin categorías
Etiquetas: astra zeneca, bill gates, coronavirus, covid 19, médicos por la verdad, moderna, pfizer, sars cov 2, sputnik v, vacunación, vacunas