05:48
REZANDO JUNTOS. 26 de Diciembre. San Mateo 10, 17-22. Ciclo A. REZANDO JUNTOS. 26 de diciembre. San Esteban Martir, San Mateo 10. 17-22. Ciclo A. Llenos del amor de Jesùs que ha nacido, recordamos en …More
REZANDO JUNTOS. 26 de Diciembre. San Mateo 10, 17-22. Ciclo A.

REZANDO JUNTOS. 26 de diciembre. San Esteban Martir, San Mateo 10. 17-22. Ciclo A.

Llenos del amor de Jesùs que ha nacido, recordamos en este dìa, 26 de diciembre el martirio de San Esteban, en oración constante le decimos al Señor.

Señor, seguimos contemplando tu nacimiento desde la gruta de Belèn, Nada prodigioso, nada extraordinario, nada espectacular, en el silencio de la noche Naces en Belèn. Los Pastores y Reyes, Verán solamente a un niño envuelto en pañales que, como todos los niños, necesita de los cuidados maternos; un niño que ha nacido en un establo y que no está acostado en una cuna, sino en un pesebre. Asì es el gran Misterio de tu Nacimiento, al cual me inclino y contemplo en mi oración.

Meditemos en el Evangelio de San Mateo 10, 17-22
"Señor, no les tengas en cuenta este pecado". Después de la solemnidad de la Navidad, resuena en nuestro corazòn, estas palabras que nos llevan al Calvario. Son las palabras que Jesús crucificado pronuncia en defensa de sus propios verdugos. Son también las palabras de Esteban, el primer mártir cristiano, dice antes de morir.
Lleno de celo en el anuncio de la buena noticia, lleno de fuerza frente a sus adversarios, sabe testimoniar su fe en Tì, hasta derramar su sangre. Como Tù, Jesùs, también él muere perdonando. Aparece ante sus verdugos, brillante como un ángel.
Nos invitas, Señor, a vivir tranquilos, siempre bajo tu mirada y protección, nos dices: que nos Cuídemos de la gente, porque nos llevarán a los tribunales, nos azotarán, nos llevarán ante gobernadores y reyes por tu causa; así nos invitas a dar testimonio de Tí ante ellos y ante los paganos. Y nos dices: “cuando los entreguen, no se preocupen por lo que van a decir o por la forma de decirlo, confièn y hablen con la ayuda de las inspiraciones del Espíritu Santo: “No serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre…” que nuestras palabras siempre estèn impregnadas de nuestro ser cristiano.
Què importante es hablar cuando sea necesario para defender nuestra fe, para hacer una corrección fraterna, para hablar bien de una persona, para manifestar nuestras convicciones; tenemos que actuar con caridad, practicando las buenas maneras, siempre guiados por Dios que es Amor.

No puedo dejar de reflexionar en la persecución y en el sufrimiento cristiano. Para entender este mensaje, debo considerar con frecuencia tus sufrimientos, Señor, que te acompañaron desde tu nacimiento hasta tu muerte en la cruz. Es la continua lucha del mal contra el bien, de la oscuridad contra la luz, de la mentira contra la verdad. Pero lo sabemos al final tu tendràs la última palabra.

El dìa a dìa, con sus miles de actividades nos brinda mil ocasiones para vivir con amor, ofreciendo todo a Jesús: el cansancio, el trabajo de cada dìa, la enfermedad, la falta de tiempo para hacer cosas que nos gustaría, la renuncia continua para conservar mi vida de gracia, la paciencia con los defectos de un ser querido o compañero de trabajo. Señor nos pides que aceptemos estas pequeñas contrariedades sin quejas o reveldìas interiores. No puedo olvidar que mis sacrificios unidos a la cruz de Jesús, adquieren un gran valor de reparación por nuestros pecados y por la salvación de otros.

Nos adviertes que nos odiarán por tu causa, pero el que persevere hasta el fin se salvará”. Perseverar para alcanzar la salvación eterna, debe ser la meta de nuestra vida, a pesar de las dificultades diarias que nos tocan vivir, pues por eso viniste al mundo, por eso te encarnaste para abrirnos las puerta de los cielos, a pesar de aquellos que no creen en tì y siempre estarán haciéndonos sancadillas.

“Escribe el obispo Fulgencio- Cristo fue envuelto en pañales; hoy, Esteban fue revestido por Él de inmortalidad". La fecundidad de su sacrificio no se hace esperar, el joven Saulo, que está presente en la ejecución y la aprobaba, poco tiempo después será conquistado para el amor de Jesús y se convertirá en el apóstol de los gentiles. "El que persevere hasta el final -hemos leído en el evangelio- se salvará", y dará la salvación a muchos.

Mi propósito en este dìa es pedir por los cristianos perseguidos por su fe, que El Señor les dè fortaleza y Amor, para confiar siempre en la acción del Espìritu Santo en sus vidas.

Mis queridos niños, hoy la Iglesia recuerda el primer mártir, San Esteban, que murió confesando su fe en Jesùs, y perdonando a los que lo apedreaban, fue de los primeros frutos que recibieron la gracia de poder entrar al cielo, motivo por el cual Jesùs había venido al mundo, abrirnos las puertas del cielo.

P. Dennis Doren, LC