Gloria.tv And Coronavirus: Huge Amount Of Traffic, Standstill in Donations
Clicks24
malemp

Marcelito Sánchez Sorondo: EXCOMULGADO

por el Profesor de Worms

Todos tenemos presentes esas terribles palabras pronunciadas por Nuestro Señor que, a modo de profecía, nos permiten entender el estado calamitoso en que se encuentra la Iglesia en la actualidad. Y tal vez a ustedes les pase como a mí de preguntarse año tras año si acaso se puede estar peor…

Bueno, al parecer nuestro compatriota Mons. Sánchez Sorondo acaba de desbloquear un nuevo nivel de decadencia cristiana. Ya estamos todos al corriente de que Mons. Sánchez Sorondo ha perdido la Fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía ya que, como es sabido, ha impartido la comunión al pecador público Alberto Fernández y a su querida.

Lo que aún quedaba por ver era la absoluta pérdida de lógica, decencia, honestidad –y hasta delicadeza para con una dama– que su Eminencia Argentinísima ha mostrado en la entrevista que traduzco y comparto (parcialmente) a continuación.

Dicha entrevista fue realizada por la periodista Diane Montagna el pasado 6 de febrero, y fue publicada en forma completa al día siguiente en el sitio estadounidense Life Site.

En honor a la brevedad, he suprimido algunos párrafos de esta traducción para concentrarme en lo que, a mi juicio, son las declaraciones más graves. Pero recomiendo que aquellos que lean inglés accedan a la nota completa ya que es acompañada de muy buena información doctrinal y contextual.

Volviendo a esta traducción, las barrabasadas del Monseñor hablan por sí solas, por lo que no considero necesario agregar más comentarios, salvo el siguiente: ¿Habrá retorno para Mons. Sorondo después de caer tan bajo? Dios se acuerde de su Misericordia el día en que lo llame a su presencia.

[…]

Diane Montagna (DM):
Quiero preguntarle sobre otra cosa y es acerca de la reciente visita del presidente argentino al Papa. Causó escándalo el hecho de que usted le diera la comunión a él y a su amante porque se sabe que es proaborto, y que no está casado con esa mujer pero viven juntos. Ellos recibieron la comunión.

Bishop Sorondo (BS): Esta es otra discusión de su país. Nosotros no tenemos ese problema.

DM: ¿Cómo le pudo dar la comunión? Es Jesús, Es Jesús. Viven en adulterio abierto y apoya el aborto.

BS: Perdón, perdón, pero ¿usted conoce el Derecho Canónico? ¿Conoce el Derecho Canónico? Tenemos que seguir el Derecho Canónico, no la opinión de algunos obispos. Y el Derecho Canónico dice que no puedo no dar –que estoy obligado a dar la comunión si alguien me pide la comunión. Sólo en el caso en que estuviese excomulgado. El presidente no está excomulgado, por lo que puedo darle la comunión si me pide la comunión.

DM: Pero apoya el aborto…

BS: No tiene nada que ver. Nadie dice que no deberíamos darle la comunión a políticos pro-aborto. Esta es la opinión de algunos obispos de su país, pero no es la opinión de la Conferencia Episcopal.

DM: El Cardenal Raymond Burke.

BS: ¡El Cardenal Burke!

DM: Pero la Conferencia Episcopal no tiene ninguna autoridad.

BS: El Papa no dice esto. El Papa Juan Pablo II dio la comunión a toda la gente que está a favor del aborto –a todos los presidentes. Entonces… esta es sólo la opinión de Burke.

DM: No… hay otros.

BS: Tal vez dos o tres, pero no es la opinión de la Conferencia Episcopal de Argentina. No es la opinión de la Conferencia Episcopal de Italia. No es la opinión del Papa.

DM: Entonces cualquiera, incluso quien vive en escándalo público abierto y grave, puede ir a comulgar, y usted como sacerdote no puede decir “Lo siento, pero…”

BS: ¡Sólo si está excomulgado!

DM: Pero ¿qué pasa si se excomulga a sí mismo por su acto público de escándalo?

BS: ¡No está excomulgado! La excomunión es una sentencia muy grave y requiere ser informado de que se está excomulgado. Usted no puede excomulgar a una persona.

DM: No, ya lo sé.

BS: Sólo el Obispo.

DM: Lo sé, pero él está viviendo con esta mujer, están viviendo en abierto adulterio…

BS: Es un problema de su conciencia. No es mi problema. No tengo la posibilidad de decir que no.

DM: Pero no sería la oportunidad por el bien de su alma…

BS: Ustedes tienen el mismo problema en su país con el vicepresidente de Obama, ¿no?

DM: Biden

BS: Biden

DM: Exacto, y Pelosi. Pelosi promueve abiertamente el aborto y se llama a sí misma “católica”.

BS: Entonces, es su problema, de nuevo. Es su práctica. Es problema de sus obispos, pero no es un problema de la Iglesia.

DM: Pero la Eucaristía es Jesús. ¿Cómo puede usted dar a Jesús…

BS: Yo creo en la conciencia de la gente. Si la gente me pide la comunión yo no sé si está o no en pecado. No tengo la posibilidad de saber. Tal vez hoy mismo fue a confesarse, y no quiere tener relaciones con esta mujer. Hay muchas preguntas que son imposibles de resolver de esta forma.

DM: Lo sé, pero en este caso era público… circuló en todos los medios que el presidente argentino, que todos saben que es pro-aborto…

BS: Fue ejemplar que la primera cosa que dijo e hizo mientras estuvo en Roma fue hablar con el Papa y en la mañana, que haya querido ir a Misa. Y yo organicé la misa.

DM: Es maravilloso que vaya a misa.

BS: Y yo no sabía si quería ir a comulgar. Me pidió la comunión y yo no tenía ninguna razón para decir que no.

DM: ¿Ni siquiera si es pro-aborto y quiere aprobar legislación a favor del aborto?

BS: No, no es una razón para negar la comunión de acuerdo con el Derecho Canónico.

DM: ¿Sabe qué canon es?

BS: Sí, puedo darle los cánones. Son tres. El primero dice que estamos obligados a dar la comunión a personas que pidan la comunión. Hay solo una excepción que es cuando la persona está excomulgada. Por supuesto, hay algunos cardenales como el Cardenal Burke, pero es la opinión del Cardenal.

DM: Bueno, pero el conoce lo que dice el Derecho Canónico. Es decir, él fue cabeza de la Signatura Apostólica.

BS: Sí, pero es su interpretación del canon. No es la interpretación común de la Iglesia. Es sólo su interpretación que también va en contra de la Conferencia Episcopal Americana.

[…]

DM: Pero hubiese sido una oportunidad. Esto era un escándalo público. El hecho de que un presidente pro-aborto que duerme con su amante…

BS: Eso dice usted…

DM: ¡Vive con su amante!

BS: No lo sé. No lo sé

DM: Todo el mundo lo sabe. Ella vive con él. Ella actúa como Primera Dama.

BS: No lo sé.

DM: ¿Cómo puede no saberlo? Usted es argentino.

BS: Mire, este es el problema. No es mi problema. Y no tengo ninguna razón, ninguna razón canónica, para decir que no. Entonces, ¿qué puedo hacer?

DM: ¿Buscaría usted la oportunidad de advertirle, antes o después de la Misa? Antes de la misa, si quiere ir a Misa. Esto fue todo organizado…

BS: No, no tengo la oportunidad de hablar.

DM: Usted es el sacerdote. Puede hacer lugar a la oportunidad. Fue organizado…

BS: No diré más. No diré más. Tal vez en el futuro tenga la oportunidad de hablar.

DM: Porque estas cosas son organizadas. No es que simplemente se apareció en misa.

BS: Muy bien, gracias por esto.

DM: Sólo estoy pensando en el bien de su alma –y en el bien del alma de ella. San Pablo es muy claro acerca de que podemos comer nuestra propia condenación (cf 1 Cor. 1:29)…

BS: Sí, pero San Pablo también es muy claro al decir: “mi único juez es mi conciencia”. Lo dijo San Pablo.

DM: No, no es así. Él dijo, el Señor es mi juez. Dijo: “Ni yo puedo juzgarme a mi mismo. El Señor es mi juez” (cf. 1 Cor. 4:4).

BS: El Señor es mi juez, pero el Señor está en mi conciencia.

DM: No necesariamente si no tenemos…

BS: No está en la conciencia del Obispo o del cardenal.

DM: Pero si uno no tiene una conciencia bien formada donde la gracia divina realmente esté activa, entonces su conciencia probablemente le esté mintiendo. El oscurecimiento del intelecto…

BS: Esa es su interpretación. Perdón, pero no quiero continuar hablando con usted porque usted es completamente… y sólo quiere generar polémicas. Debería estar muy contenta y decirle a su Cardenal Burke: “Mire, el presidente [de Argentina] va a misa”. Esto es lo importante. Y su presidente no va a misa.

DM: ¿A qué se refiere con mi presidente?

BS: Dígale eso.

DM: ¿Mi presidente sería el presidente Trump?

BS: Sí. Él no va a misa.

DM: Pero no es católico. No es católico.

BS: Exacto. Esa es una gran diferencia.

DM: No es católico, pero el presidente Trump en enero fue el primer presidente en asistir a la Marcha por la Vida con miles y miles de jóvenes.

BS: Sí, claro… para obtener los votos de los católicos. Para obtener los votos de los católicos. Dígale esto al Cardenal Burke. Y de hecho, he escuchado que el Cardinal Burke se opone al Presidente Trump.

[…]

BS: Por favor señorita, entienda las ideas católicas y no sea una fanática, no sea fanática.

DM: Está bien…

BS: Si quiere seguir hablando conmigo, no sea fanática. Trate de usar la razón.

DM: Lo hago. Muy Bien. Muchas gracias.

Código de derecho canónico:
915 No deben ser admitidos a la sagrada comunión los excomulgados y los que están en entredicho después de la imposición o declaración de la pena, y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave.
Carta del Cardenal Ratzinger, como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, a los obispos de Estados Unidos:
Cuando la cooperación formal de una persona se hace manifiesta (entendida, en el caso de un político católico, como una campaña y votando constante a favor del aborto y las leyes de eutanasia), su pastor debe reunirse con él, instruyéndole sobre las enseñanzas de la Iglesia, informándole que no debe presentarse para la Sagrada Comunión hasta que ponga fin a la situación objetiva del pecado, y advertirle que de lo contrario se le negará la Eucaristía.