Ana Luisa M.R
esta Rosario se deja a la libre consideración de los individuos y de la comunidad, les permita contemplar también los misterios de la vida pública de Cristo desde el Bautismo a la Pasión. O SEA NO ES OBLIGATORIO LOS MISTERIOS LUMINOSOS