Yo estoy seguro de que no alcanzaré la salvación. He escuchado infinidad de blasfemias en mis 50 años de vida y no he hecho nada. Ni me he indignado siquiera.