58:59
Yugo
256

Soros quiere comerse a España e Hispanoamérica

Soros quiere comerse a España e HispanoaméricaMore
Soros quiere comerse a España e Hispanoamérica
Yugo
Soros quiere comerse a España e Hispanoamérica
Yugo
MENSAJE DEL SEÑOR A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA 21 de Enero de 1989


Rosario:– Padre, Padre mío.
Señor:– No vengo a la tierra para juzgar a los hombres, pero sí vengo para recordarles que es un deber que tienen en estos momentos tan difíciles para el hombre, que en estos momentos tienen que sentirse obligados a buscar la UNION, porque la UNION será vuestra salvación.
No es que quiera …More
MENSAJE DEL SEÑOR A ROSARIO ARENILLAS
CRUZ BLANCA 21 de Enero de 1989


Rosario:– Padre, Padre mío.
Señor:– No vengo a la tierra para juzgar a los hombres, pero sí vengo para recordarles que es un deber que tienen en estos momentos tan difíciles para el hombre, que en estos momentos tienen que sentirse obligados a buscar la UNION, porque la UNION será vuestra salvación.
No es que quiera con Mis Palabras, ordenarles nada... les dejo en PLENA LIBERTAD, pero quiero recordarles que un día, tendrán ustedes que recordar estas Palabras... no la dejéis caer en el olvido por falta de preparación.
No perder vuestro tiempo, preparaos todos. Vengo como AMIGO DEL HOMBRE, a recordarle tantas veces que va caminando por FALSOS CAMINOS donde nada encontrará, solamente encontrará el gran tropiezo del enemigo, porque el enemigo os está desafiando en todo momento, para llevaros al camino de la perdición.
Rosario:– ¡Padre, Padre mío!, ni yo misma puedo grabar en mi mente tantas cosas.
A veces intento recordar pero me siento cada día más lejos de Ti.
Cada día me pierdo en el desprecio... inténtalo Tú que puedes, Padre mío y diLe a Tu Madre que me ayudo, que me deje encontrarme conTigo, porque estoy vacía y no puedo dar lo que no tengo... déjame recordarTe, déjame Padre mío.
Señor:– No serás tú quien hable porque tú nada tienes y nada puedas entregar.
¿Qué tiene el hombre para poder dar?
Tanto Mi Madre como Yo, hemos venido a la tierra para dar al hombre... porque solamente con recordarle... ya es darle.
No espero nada... no vengo a la tierra para hacer un cambio con el hombre, ¡no!, solamente a deciros que todos seréis testigos, porque todos estaréis presentes, del gran desafío, que como antes he dicho, tendrá el hombre con el enemigo.
Todos seréis desafiados por él.
Yo no os dejaré, no os dejaré, para que cuando vuelvan ustedes se den cuenta de lo que han perdido.
He dicho tantas veces y lo recuerdo
a este puñado de hombres, que estén preparados porque han tenido la suerte de haber sido escogidos por el Padre.
Solamente el Padre es el que puede escoger.
Por eso Yo les ruego que puesto que habéis sido escogidos para ser introducidos en el Camino de la Perfección, por favor, seguidMe, sed humildes, pues de los soberbios nunca encontraré nada.
LOS SOBERBIOS VIVEN PARA LOS SOBERBIOS.
LOS SOBERBIOS VIVEN PARA SI MISMOS.
Vosotros, hermanos Míos, SED HUMILDES... SED HUMILDES Y VENID JUNTO A MÍ... así vivirán ustedes en la VERDAD.

Rosario:– Padre mío ahora estás más cerca... ahora te escucho mejor, Padre mío... es que estaba tan alejada de Ti, Padre mío.
Señor:– Cada día y en cada momento, Yo Me siento más cerca del hombre, y quisiera que ellos tuvieran la misma confianza que Yo tengo en Mi Mente... al haberse entregado a ellos.
Pero el hombre tiene miedo de entregarse a Mí... y llegará el momento en que tendrán que arrepentirse todos por haber seguido unos caminos que no están rectos.
SOLAMENTE HAY UN CAMINO... Y ES EL CAMINO PARA LLEGAR A MI MADRE.
Los hombres que no se detienen para darLe el honor al Nombre de Mi Madre, EN NINGUN MOMENTO LLEGARAN A MÍ.
COMO TANTAS VECES OS ME DICHO, PARA LLEGAR A MÍ, ANTES TENEIS QUE LLEGAR A MI MADRE
No creáis hijos Míos que, porque habéis usado tanta IRA para profanar el NOMBRE DE MI MADRE, lo habéis conseguido.
¡No!.... os habéis profanado a vosotros mismos.
El NOMBRE DE MI MADRE, el hombre no puede borrarlo de Mi Corazón, ni de la Santa Faz de la tierra.
EL NOMBRE DE MI MADRE tiene más poder que el hombre.

Es solamente el hombre él que se está profanando en todo momento, porque va por caminos tortuosos, caminos que no le pertenecen, y los hombres se van introduciendo en ellos, PORQUE NO SE DETIENEN A ESCUCHAR LA VOZ DE MI MADRE, solamente escuchan la voz del espíritu maligno.
Tened cuidado mucho cuidado. No dudéis ni un momento que Mi Madre siempre estará con vosotros... pero también estará él (enemigo), porque tiene mucho poder sobre el hombre y tratará de manejarles a su antojo.
Él los maneja y los manejará para llevarlos a su rebaño, pero poco encontrareis siguiéndole.
Yo OS RUEGO QUE VENGAIS A MÍ Y SEREIS SALVADOS.
YO siento AMOR por todos... un AMOR que desconoce el hombre.
Mi AMOR es un AMOR esmerado, un AMOR lleno do esperanza, un AMOR que todo lo da por nada.
No vengo a mentir ni a confundir a los hombres, solamente vengo a rogarles... a introducirMe entre ellos... a ser uno más entre ellos.
No creáis hermanos Míos, que yo sea solamente como Me dicen los hombres: "JESUS NAZARENO"... no... YO SOY EL HIJO DEL HOMBRE, y he venido a la tierra para comunicarle al hombre LA VERDAD DEL PADRE, PORQUE LA VERDAD ES LA PALABRA.
Si el hombre ha dejado morir la PALABRA... la ha dejado morir, porque primero ha muerto él mismo.

Por eso hijos Míos, hermanos y amigos, no dejaros engañar en ningún momento.
Intentadlo todo... buscad la perfección, porque si lo intentáis la encontrareis.
No vivir en tanta corrupción, en tanto desafío como busca el hombre en tantos momentos, porque el hombre vive para desafiar solamente... luchar, desafiar, y por eso vive amargado.
Tened cuidado, tened cuidado para que esta gran oportunidad que en estos momentos estoy ofreciendo a los hombres, no se pierda por la influencia de la corrupción que ha introducido el enemigo.
Intentadlo... buscad la perfección... ORANDO Y AMANDO, porque la ORACION y el AMOR son lo mismo.
SI NO HAY AMOR, NO HAY ORACION, hijos Míos.
Amad y perdonad como Mi Padre, que para perdonar, no conoce el fin del perdón.
Por eso hermanos Míos, VENID A MÍ, porque seréis perdonados y librados de la gran OBSCURIDAD que os aprisiona y en que os vais introduciendo con tanta prisa.
(Privado para R. de A.): – R. hoy estamos unidos y estamos a tiempo. Tú crees hijo Mío, que no escuchaba el eco de tu corazón... PARA LLEGAR A MÍ, NO HAY QUE GRITAR, hijo Mío.
Yo quiero sentir la voz del corazón del hombre, porque el timbre de su voz no Me sirve para nada... ME SIRVE EL ECO DE SU CORAZON... por eso hijo Mío, hoy Me he dirigido a ti, porque tu corazón temblaba de ansiedad por (hablarMe?) amarMe.
Yo te amo de la misma manera espéraMe, espéraMe en silencio, hijo Mío.
No busques, para caer en la desesperación, porque tantas veces he dicho que el hombre es la violencia.
Yo soy la TEMPLANZA, esperadMe, que la templanza llegará, porque la templanza es la Voz del Padre.
No esperarMe desesperadamente.
Esperad con tranquilidad, porque la tranquilidad lo cubre todo.
(Privado para M. de MC.): – Qué huellas con tanta profundidad grabas en el camino de Mi Madre, hija Mía.
No dejes hija Mía, en ningún momento que esas huellas que con tanta fuerza y tan llenas de amor, has grabado, sean borradas. No te dejes vencer, hija Mía, no te dejes vencer hija Mía, porque la constancia es lo más importante.
Cada día te siento más cerca de Mí, aunque no puedas comprenderlo, hija Mía.
(Dirigiéndose ahora el Señor, al sacerdote residente en este Sagrado Lugar, le dice): – Y ahora tú, F. Bendice, porque tu bendición es en estos momentos y tiene más poder que la Mía, porque Mis ministros tienen todo el poder sobre la tierra.
(Bendice el sacerdote a los presentes en la forma acostumbrada y añade el Señor):– Gracias siervo Mío, Mi buen administrador, sigue administrando Mi Cuerpo con la misma ansiedad que hasta hoy y la misma delicadeza, que con la misma delicadeza te recibirá Mi Padre, hijo Mío.
(Privado para M. L.): – No te dejes despeñar, hija Mía, por la gran montaña que tenéis que escalar todos para llegar a Mi Madre.
Mi Madre es una montaña a donde al hombre se le hace tan difícil de llegar... pero tú que tantas veces has estado tan cerca de élla, no Me dejes, porque hija Mía, al intentar escalar, rodarías como una pequeña piedra que rueda sin saber adonde va a caer.
No, hija Mía, no... porque tus momentos han sido muy importantes para Mi Madre, y muy desagradables para el enemigo, hija Mía.
¡No Me dejes hija Mía!
(Dirigiéndose a todos continúa)
Vendré tantas veces cuantas sea necesario para recordar que LA FE NO PUEDE MORIR... QUE LA FE TIENE MAS VIDA QUE EL ODIO DEL HOMBRE.
La Fe borrará el ODIO y abrirá los caminos para llegar al Padre.
Yo Me voy, pero Mi AMOR queda entre vosotros... con el calor de todos... Mis Brazos y Mi Corazón están enredados... ese calor de amor que Me habéis dado y ofrecido en estos momentos... pero Yo multiplicaré todo cuanto me habéis dado en la tierra, para toda la eternidad.
Aquel hombre que haya sabido llegar a la perfección, encontrará una eternidad feliz.
Si un hombre intenta ser mayor cada día ante el Padre y ante sus hermanos... su intento será vano ante el Padre.

Rosario:– Adiós Padre... Padre mío... adiós.