Gloria.tv And Coronavirus: Huge Amount Of Traffic, Standstill in Donations
05:17
Yugo
297

CORONAVIRUS- INMINENTE PANDEMIA MUNDIAL 24-02-2020

CORONAVIRUS- INMINENTE PANDEMIA MUNDIAL 24-02-2020More
CORONAVIRUS- INMINENTE PANDEMIA MUNDIAL 24-02-2020
Yugo
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
CRUZ BLANCA, 5 Septiembre de 1987.


Pepe C:–... y como es mi Cruz, la tomo con resignación y alegría.
Señor:– Hijitos amados, no dejéis apagar la lamparilla... Mi Padre amado puso para vosotros los recipientes y Yo puse la fuerza... la fuerza de la luz, del amor y del entendimiento.
Estáis atravesando unos momentos de tristeza y de dolor y de amargor en …More
MENSAJE DEL SEÑOR A PEPE CAYETANO
CRUZ BLANCA, 5 Septiembre de 1987.


Pepe C:–... y como es mi Cruz, la tomo con resignación y alegría.
Señor:– Hijitos amados, no dejéis apagar la lamparilla... Mi Padre amado puso para vosotros los recipientes y Yo puse la fuerza... la fuerza de la luz, del amor y del entendimiento.
Estáis atravesando unos momentos de tristeza y de dolor y de amargor en el sufrimiento.
En verdad, en verdad os digo, que no dejéis apagar esa llama de amor que puse entre vosotros, porque con esa fuerza de luz y de amor, vuestros sufrimientos y vuestras tristezas y vuestros dolores, será más fácil de decidir por esta ruta que si quedarais solos en tinieblas.
No os habéis preguntado ninguno de vosotros: ¿qué he hecho yo por mí Padre amado?... ¿cuántas cosas recibo sin darlas importancia?... ¿cuánta alegría y cuánta paz he puesto en vuestros corazones?... ¡ninguno os habéis preguntado tales palabras!
OidMe: Yo soy el Amor y no necesito nada, vosotros lo necesitáis todo... pero Yo os necesito a vosotros limpios de corazón para conduciros al redil del Padre... de Mi Padre, donde no hay dolor, ni tristeza ni amargura.

Y veo con dolor de Mi Corazón en vosotros, hijos Míos, que hay sufrimientos, dolores, enfermedad y tormento en vuestra mente.
En verdad os digo que en estos momentos, Mis Palabras son fuerza en el corazón de vuestro hermano José (nombre del vidente) para que os sintáis más confortados, menos dolor y menos tristeza.
José, hijito amado, siempre dispuesto tu corazón para repartir esta luz que Mi Amor te ofrece.
En prueba de esta constancia, de esa fidelidad a Mí, te digo: te amo José y te bendigo en el Nombre de MI Padre, en el Mío y del Espíritu Santo.
Pepe C:– Padre mío y Dios mío, mi cuerpo tiembla y mi alma salta de alegría... ¿porqué no me dejas estar conTigo, Señor... no en Tu Reino sino cerca de Tu Reino, hasta que el Padre Celestial me llame a la presencia del juicio?
Os amo Señor, y no quiero vivir nada más que para Ti, Dios mío.
¿Porqué me atormentáis Señor si mi alma es sincera para Ti?
Dame la muerte Señor y llévame conTigo... ¡Os lo suplico! El cuerpo ya está viejo, no sirve para nada. Dame la muerte conTigo en la Cruz, Os lo ruego, y PERDONA A TODOS LOS SACERDOTES DEL MUNDO.
Oh Dios de Bondad cuánto dolor hay en mi corazón.
¿Porqué no me complaces Dios mío?
(Momentos de silencio y continúa el vidente
Acepto Tu Voluntad Santa y Os ofrezco todo cuanto hay en mis manos Señor.
Señor:– El alma enamorada no debe de pedirMe lo que no puede pedir, porque sólo Mi Padre da la Luz y la obscuridad, para dar de nuevo la Luz a aquellos que merecieron el camino de la Verdad y de la Vida.
Pepe C:– ¡Dios de Bondad!... ¿cuántos en el mundo hay que se ofrecen como yo, en reparación de todos los pecados de la humanidad?
Acéptanos Señor, acéptanos Padre mío, y que no haya más injusticias en la tierra, porque mis palabras son sinceras, Señor.
¡Cuánto Te amo Dios mío y que desgraciado soy Señor!.. por amor a Ti Dios mío.
Señor:– Mirad, los que oyen Mi Palabra y cumplen con los Mandamientos de la Ley de Mi Padre... gozarán de la plenitud de los justos.
Pepe C:– Bienaventurado y glorificado seas Tú, Señor en las alturas y más en la tierra.
Adorado seas Señor con este mi sincero amor, con esta mi humildad que demuestro ante Ti tantas veces Señor... No sé de dónde saco lo que NO ES HUMILDAD, Padre mío.
Os pido en el Nombre de vuestra Madre María, que aumentéis más la fuerza de mí corazón, para amar mucho más a aquellos que Os desprecian, Señor, a aquellos que os calumnian y aquellos, Señor, que tanto daño están causando.
Pon paz entre nosotros.
Que no veamos nada más que un cuerpo... un solo espíritu... una sola columna que conduzca al Padre, Vuestra Madre María, nuestra Madre.
Dadnos paz y dadnos amor, Señor y a mí, Padre mío, dame grandes sufrimientos para que puedan ayudar al que conduce la BARCA de PEDRO.
(Momento de silencio que queda roto con una fuerte exclamación final del vidente que dice): Dios mío.
Yugo
CORONAVIRUS- INMINENTE PANDEMIA MUNDIAL 24-02-2020