24:21

SIETE SANTOS FUNDADORES OSM - el 17 de febrero

ORDO FRATRUM SERVORUM BEATAE MARIAE VIRGINIS (en italiano y castellano) fecha: 17 de febrero fecha en el calendario anterior: 12 de febrero †: 1310 - país: Italia canonización: C: León XIII 1 …More
ORDO FRATRUM SERVORUM BEATAE MARIAE VIRGINIS (en italiano y castellano)
fecha: 17 de febrero
fecha en el calendario anterior: 12 de febrero
†: 1310 - país: Italia
canonización: C: León XIII 1 nov 1887
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio:
Los siete santos Fundadores de la Orden de los Siervos de la Virgen María: Bonfilio, Bartolomé, Juan, Benito, Gerardino, Ricovero y Alejo, todos mercaderes de Florencia, que se retiraron de común acuerdo al monte Senario para servir a la Santísima Virgen María, y fundaron para ello una Orden bajo la Regla de san Agustín. Son conmemorados en este día, en el que falleció, ya centenario, el último de ellos, Alejo.
refieren a este santo: Beato Andrés de Borgo Sansepolcro, Santa Juliana Falconeri
En un período de dos años, de 1225 a 1227, siete jóvenes florentinos se asociaron a la Confraternidad de la Santísima Virgen -popularmente conocidos como los «Laudesi» o los alabadores-. Era la época en que la próspera ciudad de Florencia estaba acosada por alborotos políticos y perturbada por la herejía de los Cátaros. También era un tiempo de general relajación moral, aun donde todavía se conservaban prácticas de dovoción. Estos jóvenes, miembros de las familias más importantes de la ciudad, desde su infancia se habían ocupado más de asuntos espirituales que de los temporales, y no habían tomado parte en las contiendas locales. No está bien claro si ya eran amigos antes de asociarse a los Laudesi, pero en dicha confraternidad llegaron a estar íntimamente aliados. Cada día estos siete hombres se despegaban más del mundo y se entregaban más al servicio de la Santísima Virgen. El mayor de todos era Bounfiglio Monaldo, quien se convirtió en su jefe, y los otros eran Alexis Falconieri, Benedeto dell'Antella, Bartolomé Amidei, Ricovero Uguccione, Gerardino Sostegni, y Juan Bounagiunta. Tenían por director espiritual a Santiago de Poggibonsi, que era capellán de los Laudesi, hombre de gran santidad y discernimiento espiritual. Todos ellos siguieron el llamado a una vida de renuncia, y determinaron recurrir a Nuestra Señora en sus angustias. En la fiesta de la Asunción, cuando estaban absortos en la oración, vieron a la Virgen en una visión, y Ella les inspiró el deseo de alejarse del mundo y de vivir en un lugar solitario sólo para Dios. Hubo dificultades porque, aunque tres de ellos eran célibes, dos eran casados y dos habían quedado viudos, los cuales tenían impedimentos. Era necesario proveer convenientemente a los que de ellos dependían; pero eso se arregló, y con la aprobación del obispo, se alejaron del mundo. Se fueron a una casa llamada La Carmarzia, fuera de las puertas de Florencia, veintitrés días después de haber recibido el llamado. Su deseo era llevar una vida de penitencia y oración, pero en breve los continuos visitantes florentinos comenzaron a distraerlos y así decidieron retirarse a las laderas desiertas y selváticas del Monte Senario, donde construyeron una sencilla iglesia y una ermita, en la que llevaban una vida de austeridades casi increíbles.

A pesar de las dificultades para encontrarlos, los visitantes no dejaban de ir hasta los ermitaños y muchos deseaban unírseles, pero ellos se negaban a aceptar reclutas. Así continuaron viviendo por varios años, hasta que los fueron a visitar su obispo, Ardingo, y el cardenal Castiglione, quien había oído hablar mucho acerca de su santidad. Quedó éste grandemente edificado, pero hizo una crítica adversa: «Vuestra manera de vivir se asemeja demasiado a la de las criaturas selváticas de los bosques, por lo que concierne al cuidado del cuerpo. Os tratáis de un modo que linda con la barbarie: y parecéis desear más morir al tiempo, que vivir para la eternidad. Tened cuidado; el enemigo de las almas se esconde a veces bajo la apariencia de un ángel de luz... Escuchad los consejos de vuestros superiores». Los siete quedaron hondamente impresionados con estas palabras y se apresuraron a pedirle a su obispo una regla de vida. Les respondió que el asunto requería oración, y les rogó que no continuaran negando la admisión a los que buscaban unírseles. Otra vez los solitarios se pusieron en oración para tener luz, y otra vez tuvieron una visión de Nuestra Señora, que llevaba en la mano un hábito negro, mientras un ángel sostenía un pergamino con el título de Siervos de María. La Virgen se dirigió a ellos y les dijo que los había escogido para que fueran sus siervos, que deseaba usaran el hábito y siguieran la regla de San Agustín. Desde aquella fecha, 13 de abril de 1240, fueron conocidos como Siervos de María, o Servitas. Al aceptar esta regla, los Siete Fundadores tuvieron que adoptar un modo de vida diferente lo cual dio mucha satisfacción a su antiguo amigo el obispo de Florencia. Santiago de Poggibonsi, que los había seguido, resolvió unírseles. Recibieron el hábito vne manos del mismo obispo, y eligieron a Buonfiglio como superior.

De acuerdo con la costumbre, eligieron sus nombres de religión, por los cuales serían conocidos de ahí en adelante. Estos nombres fueron; hermanos Bonfilio, Alejo, Amadeo, Hugo, Sostenes, Maneto y Buonayunta. Por deseo del obispo, todos, excepto san Alejo, que en su humildad rogó ser dispensado, se prepararon para recibir las sagradas órdenes, y a su debido tiempo profesaron y fueron ordenados sacerdotes. La nueva orden, cuya forma era más parecida a la de los frailes mendicantes que a la de las órdenes monásticas, aumentó sorprendentemente, y en breve fue necesario fundar nuevas casas. Los primeros sitios elegidos fueron Siena, Pistoia y Arezzo, y después se establecieron casas en Carfaggio, el convento e iglesia de la Santissima Annunziata en Florencia, y el convento en Lucca. Aunque los Servitas tenían la aprobación de sus superiores inmediatos, no habían sido reconocidos por la Santa Sede. Una y otra vez se hicieron esfuerzos para obtener el reconocimiento, pero los que deseaban ver abolida la nueva orden o absorbida por otra, ponían dificultades. El Concilio de Letrán había declarado que no deberían fundarse nuevas órdenes, y posteriormente el Concilio de Lyon había añadido aun más limitaciones. Cada vez que la petición de los Servitas llegaba al Papa, era puesta a un lado o no se la tomaba en cuenta. Sólo hasta 1259 la orden quedó prácticamente reconocida por Alejandro IV, y no fue sino hasta 1304, más de sesenta años después de su fundación, cuando recibió la aprobación explícita y formal del beato Benedicto XI. San Bonfilio había permanecido como prior general hasta 1256, cuando suplicó ser relevado, debido a su avanzada edad. Tuvo una muerte muy hermosa, en medio de todos sus hermanos, la noche del año nuevo de 1261. San Bonayunta, el más joven de los siete, fue el segundo prior general, pero expiró en la capilla poco después de su elección, mientras se leía el Evangelio de la Pasión. San Amadeo gobernó el importante convento de Carfaggio, pero regresó a Monte Senario a terminar sus días. San Maneto llegó a ser el cuarto prior general y envió misioneros a Asia, pero se retiró pronto para ceder el puesto a san Felipe Benizi, sobre cuyo pecho expiró. San Hugo y san Sostenes fueron al extranjero; Sostenes a París y Hugo a fundar conventos en Alemania. Fueron llamados en 1276, y habiendo caído enfermos, murieron uno junto al otro, la misma noche. San Alejo, el humilde hermano lego, sobrevivió a todos los demás y fue el único que vivió para ver la orden en pleno vigor y definitivamente reconocida. Se dice que murió a la edad de ciento diez años. Los siete fueron contados entre los santos por el Papa León XIII en 1887.

He aquí un testimonio de primera mano sobre los orígenes de la Orden:
«Hubo en la ciudad de Florencia siete hombres, dignos de mucha reverencia y estima, a Ios cuales nuestra Señora unió para iniciar, por la vida común y la concordia de Ios ánimos, la Orden de sus Siervos.
«Cuando ingresé en nuestra Orden aún vivía fray Alejo, único sobreviviente del grupo de los siete. Plugo a nuestra Señora conservar en vida hasta nuestro tiempo a fray Alejo, para que de su boca pudiéramos conocer el origen de nuestra Orden. La vida de fray Alejo era tal que, como lo pude comprobar con mis propios ojos, no sólo arrastraba con su buen ejemplo a los que con él vivían, sino que era también una garantía de su propia perfección, de la de sus compañeros y de su profunda religiosidad.
«Cuatro aspectos pueden considerarse por lo que toca al estado de vida de los siete Fundadores antes de que se congregaran para dar origen a nuestra Orden.
«En primer lugar, el estado con relación a la Iglesia: algunos de ellos se habían comprometido a guardar virginidad o castidad perpetua, por lo que no se habían unido en matrimonio; otros ya estaban casados, y otros habían enviudado.
«En segundo lugar, el bienestar y condición social: aquellos siete varones comerciaban con las cosas de este mundo, según las reglas del arte mercantil; pero cuando descubrieron la perla preciosa o, por mejor decir, cuando conocieron que esta perla quería producirla nuestra Señora por medio de la unión de sus vidas, entonces para comprar dicha perla, es decir, nuestra Orden, no sólo vendieron todos sus bienes y los distribuyeron entre los pobres, según el consejo evangélico (cf Mt 13, 45-46), sino que, con ánimo alegre, entregaron sus propias vidas.
«En tercer lugar, su reverencia y honor para con nuestra Señora. Existe en Florencia, desde muy antiguo, una sociedad fundada en honor de la Virgen María, la cual, por su antigüedad y por la santidad de sus numerosos asociados, había conseguido una cierta relevancia sobre las demás y el título de Sociedad mayor de nuestra Señora. A ella pertenecían, antes de reunirse, los siete Fundadores corno insignes devotos de nuestra Señora.
«En cuarto lugar, el estado de perfección espiritual: amaban a Dios sobre todas las cosas y a Él ordenaban todas sus acciones, como exige el recto orden, honrándolo así con todos sus pensamientos, palabras y obras.
«Cuando, por divin…
Irapuato
Santos del día:
Santos Siete Fundadores de la Orden de los Siervos de María, religiosos - Memoria litúrgica

No se celebra hoy, porque hay una celebración de mayor rango (VI Domingo del Tiempo Ordinario, solemnidad)
calendario anterior: 12 de febrero
can.: C: León XIII 1 nov 1887
país: Italia - †: 1310
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Los siete …More
Santos del día:
Santos Siete Fundadores de la Orden de los Siervos de María, religiosos - Memoria litúrgica

No se celebra hoy, porque hay una celebración de mayor rango (VI Domingo del Tiempo Ordinario, solemnidad)
calendario anterior: 12 de febrero
can.: C: León XIII 1 nov 1887
país: Italia - †: 1310
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Los siete santos Fundadores de la Orden de los Siervos de la Virgen María: Bonfilio, Bartolomé, Juan, Benito, Gerardino, Ricovero y Alejo, todos mercaderes de Florencia, que se retiraron de común acuerdo al monte Senario para servir a la Santísima Virgen María, y fundaron para ello una Orden bajo la Regla de san Agustín. Son conmemorados en este día, en el que falleció, ya centenario, el último de ellos, Alejo.

San Teodoro, mártir
calendario anterior: 7 de febrero
patronazgo: patrono de los soldados y ejércitos; protector en el combate y en las tormentas.
can.: pre-congregación
país: Grecia - †: 306
formas del nombre: Teodoro de Tiro, Teodoro el soldado, Teodoro el recluta
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
En Amasea, en el Helesponto, pasión de san Teodoro, soldado, que bajo el emperador Maximiano, por confesar que era cristiano, fue terriblemente azotado, recluido en la cárcel y finalmente quemado vivo. San Gregorio de Nisa cantó las alabanzas de este santo en un célebre elogio.
* San Bonoso de Tréveris, obispo
can.: culto local
país: Alemania - †: c. 373
hagiografía: Abel Della Costa
En Tréveris, en la Galia Bélgica, san Bonoso, obispo, que, junto a san Hilario de Poitiers, trabajó con celo y sabiduría para que en las regiones de la Galia se mantuviese la integridad de la fe.
San Mesrob, doctor de la iglesia armenia
calendario anterior: 19 de febrero
can.: pre-congregación
país: Armenia - n.: c. 345 - †: c. 440
formas del nombre: Mesrop
hagiografía: Santi e Beati
En Armenia, san Mesrob, doctor de los armenios, que siendo discípulo de san Narsete y escriba en el palacio real, se hizo monje. Creó los signos del alfabeto para que el pueblo pudiera ser instruido en las Sagradas Escrituras, tradujo al armenio los dos Testamentos y compuso himnos y cánticos.
San Flaviano de Constantinopla, obispo
calendario anterior: 18 de febrero
can.: pre-congregación
país: Turquía - †: 449
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Conmemoración de san Flaviano, obispo de Constantinopla, que por defender la fe católica proclamada en Efeso fue golpeado y pisoteado por los partidarios del impío Dióscoro, y, enviado al exilio, falleció poco después.
San Fintán, abad y fundador
can.: pre-congregación
país: Irlanda - †: s. VI
formas del nombre: Fintano
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
En el monasterio de Clúain Ednech, en Irlanda, san Fintán, abad, fundador de dicho cenobio y prestigioso por su austeridad.
* San Fian de Lindisfarne, abad y obispo
can.: Conf. Culto: León XIII 5 jul 1898
país: Reino Unido (UK) - †: c. 656
formas del nombre: Finan, Finnian, Finiano, Finian de Iona
hagiografía: Catholic Encyclopedia
En Lindisfarne, de Northumbria, san Fian, obispo y abad, célebre por su doctrina y por su celo en la evangelización.
San Silvino de Auchy, obispo
can.: pre-congregación
país: Francia - †: s. VIII
formas del nombre: Sylvin
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
En Auchy, en la región de Morins, sepultura de san Silvino, obispo.
* San Constable de La Cava, abad
calendario anterior: 12 de abril
can.: Conf. Culto: León XIII 21 dic 1893
país: Italia - n.: c. 1070 - †: 1124
hagiografía: Santi e Beati
En el monasterio de Cava dei Tirreni, en la Campania, san Constable, abad, que por su eximia mansedumbre y caridad hacia todos mereció ser llamado justamente «protector de los hermanos».
* San Evermodo de Ratzeburg, obispo
can.: Conf. Culto: Benedicto XIII 1728
país: Alemania - n.: c. 1100 - †: 1178
hagiografía: Ökumenisches Heiligenlexikon
En Ratzeburg, en Holstein, de Germania, san Evermodo, obispo, que, discípulo de san Norberto en la Orden Premonstratense, se dedicó a evangelizar el pueblo de los vendos.
Beato Lucas Belludi, religioso presbítero
patronazgo: invocado para el éxito en los estudios y exámenes
can.: Conf. Culto: Pío XI 18 may 1927
país: Italia - n.: c. 1200 - †: 1286
hagiografía: «Franciscanos para cada día» Fr. G. Ferrini O.F.M.
En Padua, en la región de Venecia, beato Lucas Belludi, presbítero de la Orden de los Menores, discípulo y compañero de san Antonio.
Beato Matías Shóbara, mártir
can.: B: Benedicto XVI 24 nov 2008
país: Japón - n.: c. 1587 - †: 1624
hagiografía: Abel Della Costa
En Hiroshima, beato Matías Shóbara, quien mientras era guardián en la cárcel fue bautizado por uno de los presos. De camino hacia el lugar del martirio, iba rezando el rosario y explicando a la gente la doctrina cristiana; murió crucificado, después de ser atormentado.
Beata Isabel Sanna, laica
can.: B: Francisco 17 sep 2016
país: Italia - n.: 1788 - †: 1857
formas del nombre: Elisabetta Sanna
hagiografía: Sociedad del apostolado católico
En Roma, Italia, beata Isabel Sanna Porcu, laica, miembro de la Sociedad del Apostolado Católico.
San Pedro Yu Chong-nyul, mártir
can.: B: Pablo VI 6 oct 1968 - C: Juan Pablo II 6 may 1984
país: Corea - n.: 1837 - †: 1866
hagiografía: Abel Della Costa
En Pyongyang, en Corea, san Pedro Yu Chong-nyul, mártir, padre de familia, que mientras estaba leyendo los textos sagrados a los fieles que durante la noche se congregaban en el domicilio del catequista, fue apresado y, por su condición de cristiano, azotado hasta la muerte.
Beato Frederic de Berga, presbítero y mártir
can.: B: Francisco 21 nov 2015
país: España - n.: 1877 - †: 1937
En Barcelona, beato Frederic de Berga (Martí Tarrés Puigpelat), presbítero, capuchino mártir en la persecución religiosa durante la Guerra Civil.
Beato Antonio Lesczewicz, presbítero y mártir (1 coms.)
can.: B: Juan Pablo II 13 jun 1999
país: Polonia - n.: 1890 - †: 1943
hagiografía: «Año Cristiano» - AAVV, BAC, 2003
En Rzeszow, en Polonia, beato Antonio Lesczewicz, presbítero de la Congregación de la Compañía de María y mártir, que durante la ocupación militar de su patria en tiempo de la guerra, fue entregado a las llamas por los perseguidores de la Iglesia a causa de su fe en Cristo.