Clicks6

Maternidad Subrogada

Bottega
Las cosas tienen un precio, el ser humano una dignidad. ¿Es que puede una mujer olvidarse de su niño de pecho, no compadecerse del hijo de sus entrañas? ¡Pues aunque ellas se olvidaran, Yo no te …More
Las cosas tienen un precio, el ser humano una dignidad. ¿Es que puede una mujer olvidarse de su niño de pecho, no compadecerse del hijo de sus entrañas? ¡Pues aunque ellas se olvidaran, Yo no te olvidaré! Isa 49:15 Sus mujeres son insensatas, y perversos sus hijos, y su posteridad maldita. Sab 3:12 “Esta mujer me dijo: Trae a tu hijo y lo comeremos hoy, y mañana comeremos el mío. Cocimos, pues, mi hijo y lo comimos, y al día siguiente yo le dije: Trae a tu hijo para que lo comamos, pero ella ha escondido a su hijo.” 2Re 6:29 ¿Habrán de comer las madres su fruto, a los niños que amamantan? Lamentaciones, 2, 20 Benedicto XVI alertó en su primera encíclica contra la cosificación desenfrenada del ser humano que se impone a causa del relativismo. “El hombre considera ahora el cuerpo como la parte solamente material de sí mismo que utiliza y explota de manera calculada (···). Nos encontramos ante una degradación del cuerpo humano que ya no es la expresión viva de la totalidad de nuestro ser sino que se encuentra como relegada al ámbito puramente biológico (···). El ser humano se convierte en una simple mercancía”.