Clicks744

EUCARISTÍA: En humilde Adoración

Jesús Eucaristía
Casi puedo ver que estás aquí, Vivo en la hostia, mi Jesús, Con los ojos limpios de la fe, Los que transforman Tú a mi alrededor, Ángeles te adoran junto a mí, Pues Tú eres nuestro Dios y rey, Tierra…More
Casi puedo ver que estás aquí,
Vivo en la hostia, mi Jesús,
Con los ojos limpios de la fe,
Los que transforman Tú a mi alrededor,
Ángeles te adoran junto a mí,
Pues Tú eres nuestro Dios y rey,
Tierra santa eres, este lugar,
Donde te han consagrado en medio del altar.

Tu Presencia eucarística es real,
En el santo sacramento del tu altar.
Nos bendices con tu gracia,
con tu fuerza y con tu paz.
En un acto de tu sin igual bondad.

Tu Presencia eucarística es real,
En el santo sacramento de tu altar.
Y a sentir tu amor inmenso,
Que nos toca el corazón,
Nos postramos en humilde adoración.

Tu Presencia eucarística es real,
En el santo sacramento de tu altar.
Nos bendices con tu gracia,
Con tu fuerza y con tu paz,
En un acto de tu sin igual bondad.

Tu Presencia eucarística es real,
En el santo sacramento del tu altar.
Y al sentir tu amor inmenso,
que nos llena el corazón,
Nos postramos en humilde adoración,
Nos postramos en humilde adoración.

UNA AYUDA EXTRA PARA SU ADORACIÓN:
Como una ayuda para su adoración
Para cuando estén ante la Eucaristía
Les dejo estas reflexiones a continuación:

"Cuando con nuestro corazón abierto,
Damos a nuestra alma por cierto,
Que de rodillas ante la Eucaristía,
Nos vamos un ratito cada día,
Para sentir el alma esponjada,
Por la gracia que nos es dada,
Cuando abrimos de par en par
Todo lo que somos para dar,
A Jesús el pasado y el presente,
Y con el futuro en la mente,
Ofrecer así toda la vida,
Teniendo siempre a María,
Como la tierna compañía.
Y ser así fieles cada día.

Mientras estamos delante de Jesús,
quizá no nos atrevamos a decirle que le amamos,
pero al menos podemos decirle:
"Señor, tengo muchas ganas de aprender a amarte.
Enséñame.
Y si te fallo, perdóname.
Te lo pido por adelantado".
Mi bendición CON JESÚS EUCARISTÍA, espiritualmente hablando"...