Adosinda
76
Arrodillarse sólo ante Dios. Arrodillarse ante la Eucaristía es una profesión de libertad: quien se inclina ante Jesús no puede y no debe postrarse ante ningún poder terreno, por más fuerte que sea. …More
Arrodillarse sólo ante Dios.

Arrodillarse ante la Eucaristía es una profesión de libertad: quien se inclina ante Jesús no puede y no debe postrarse ante ningún poder terreno, por más fuerte que sea.
Los cristianos sólo nos arrodillamos ante Dios, ante el Santísimo Sacramento.

Benedicto XVI , 22-mayo-2008