Clicks40
jamacor

Aeropuerto resuena con sollozos y despedidas en éxodo de Hong Kong

Personas hacen fila con su equipaje en el mostrador de facturación para su vuelo a Gran Bretaña en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong el 19 de julio. © Foto: AFP

CRISIS EN HONG KONG

Aeropuerto resuena con sollozos y despedidas en éxodo de Hong Kong

China ahora está reformulando Hong Kong a su propia imagen autoritaria a un ritmo vertiginoso y no está claro si los que se van esta vez regresarán.
24/07/21 4:37 PM

(UCANews/InfoCatólica) Dos veces al día, el aeropuerto prácticamente desierto de Hong Kong se llena con el sonido de las despedidas entre lágrimas mientras los residentes temerosos de su futuro bajo el gobierno cada vez más autoritario de China comienzan una nueva vida en el extranjero, principalmente en Gran Bretaña.

Los vuelos de Londres tienden a salir por la tarde y al final de la noche, y durante unas horas parece que la pandemia ya no existe cuando el aeropuerto cobra vida.

Los mostradores de facturación se llenan con multitudes de pasajeros que transportan tanto equipaje como lo permiten sus boletos.

Acompañados de los seres queridos que dejan atrás, los escenarios están cargados de emoción y ensombrecidos por un palpable manto de dolor.

Una familia ha traído su olla arrocera favorita, otra un sabor casero en forma de fideos de camarones locales.

Algunos se toman un momento para orar, otros posan para una foto grupal final o comparten regalos. Una anciana entrega a sus nietos que parten los tradicionales sobres rojos de buena suerte que contienen dinero.

La mayoría de los que se van hacen una pausa para un abrazo final antes de pasar por las puertas de salida, el sonido de los sollozos continúa mucho después de que han desaparecido de la vista.

Agarrando su pasaporte de British National Overseas (BNO), Hanson, un trabajador de los medios de comunicación de 43 años, dijo que comenzó a hacer planes para irse cuando vio imágenes de la policía golpeando a partidarios de la democracia en un tren subterráneo durante las protestas de hace dos años.

Luego vino una nueva ley de seguridad nacional que China impuso a Hong Kong para acabar con la disidencia.

«Será un gran cambio para mí, dejar mi trabajo y empezar de nuevo en un lugar extranjero», dijo a la AFP. «Extrañaré mucho Hong Kong, pero la situación se ha deteriorado demasiado rápido, así que tengo que irme».

El gobierno de Hong Kong no mantiene estadísticas sobre cuántos residentes se van de forma permanente, pero la evidencia anecdótica muestra que se está produciendo un éxodo.

La salida neta de residentes ha aumentado constantemente a medida que este año ha progresado y se ha disparado en las últimas semanas, según las cifras de inmigración.

Alrededor de 1.500 hongkoneses en promedio salían a través del aeropuerto todos los días en julio, frente a alrededor de 800 durante la primera mitad del año y a pesar de la pandemia que frena los viajes internacionales.

Muchos están aprovechando una oferta de Gran Bretaña, que permite que aquellos con pasaportes BNO y sus familiares se establezcan allí.

Gran Bretaña espera que unos 300.000 hongkoneses se trasladen allí durante los próximos tres años, incluidos hasta 150.000 solo este año, una tasa de salida más alta que en los años previos a la entrega de la ciudad a China en 1997.

Las solicitudes de pasaportes BNO se han disparado y los retiros del fondo de pensiones obligatorio de la ciudad también han alcanzado niveles récord.

El gobierno de Hong Kong ha ignorado las salidas.

Hong Kong ha sido testigo de escenas similares antes, especialmente después de la mortífera represión de la Plaza de Tiananmen en 1989 en Beijing y cuando se acercaba la entrega.

Muchos se convirtieron en familias de «astronautas» donde uno de los padres permanecería en Hong Kong. Cuando sus peores temores bajo el gobierno de Beijing no se hicieron realidad, las familias regresaron.

Pero China ahora está reformulando Hong Kong a su propia imagen autoritaria a un ritmo vertiginoso y no está claro si los que se van esta vez regresarán.

Un maestro de 45 años, que dio su apellido como Ho, fue uno de los que se fueron al Reino Unido con sus dos hijos pequeños. Dijo que temía que la educación al estilo chino continental se estuviera imponiendo ahora en Hong Kong.

«Tengo que diseñar cuestionarios sobre la ley de seguridad nacional ... para mis alumnos», dijo a la AFP. «Si mis hijos siguen yendo a la escuela aquí, les lavarán el cerebro».

A principios de esta semana, un grupo de directores de escuelas secundarias escribió una carta abierta advirtiendo que estaban perdiendo maestros y administradores talentosos.

«Escuchen seriamente a la gente de Hong Kong para averiguar por qué se van», escribieron.

Una ama de casa, que dio su apellido como Lee, dijo que su decisión de mudarse con su hija de nueve años y su hijo de 12 no se basó solo en temores educativos.

«Aquí ocurrieron muchas injusticias. El ambiente social, las noticias que lees todos los días es demasiado deprimente. Es agotador».

Un trabajador de TI de 27 años que dio su nombre de pila como Kin llegó al aeropuerto para despedir a un amigo de la escuela secundaria.

«Me siento triste porque se va uno de mis amigos más queridos, pero también me siento aliviado porque al menos puede respirar el aire libre. Me hace pensar más en sí debería irme también».

Preocupante situación de los católicos de Hong Kong

El año pasado el cardenal Joseph Zen, quien era un adolescente cuando huyó de la China comunista y se refugió en Hong Kong, y ahora con 88 años de edad, veía con preocupación cuando Pekín impuso una drástica ley de seguridad nacional en Hong Kong, que sus detractores consideran liberticida.

«En todo el mundo vemos que si se le quita la libertad a la gente, la libertad religiosa también desaparece», dijo el cardenal a la AFP en la misión salesiana en la que entró hace más de 70 años.

Desde la devolución a China de esta excolonia británica, en 1997, la libertad religiosa se ha preservado.

En la China continental, en cambio, los grupos religiosos están estrictamente controlados por el Partido Comunista en el poder, que desconfía de cualquier organización, especialmente religiosa, que pueda amenazar su autoridad.

El régimen del presidente Xi Jinping ha emprendido en los últimos años una política de «sinización» de las religiones, exigiendo por ejemplo, a las iglesias y mezquitas que exhiban la Constitución china y enarbolen la bandera roja.

Archivado en: Hong Kong; China