Jeromin
178

Las revelaciones privada(Incluida Fátima y La Salette) no son una nueva revelación.

Hoy día, en medio del caos y la apostasía de los bautizados, mucha gente en el colmo de la desorientación busca una guía segura en revelaciones privadas. Y así uno oye decir a supuestos tradicionalistas y supuestos anti modernistas cosas como “Ya se dijo en La Salette que…”, “Esto pasa porque no se ha consagrado a Rusia a…”, “Lo que viene ya se anuncio en el Gran Aviso…”

Las revelaciones privadas son lo que son: en el mejor de los casos mensajes que tienen un valor privado, es decir, dirigido solo a algunas personas y no a todos… Y en el peor de los casos, son engaños del Malo. Por eso lo mejor es mantener la distancia con esos mensajes. Porque los católicos sabemos que en Jesucristo y su Iglesia tenemos ya todo lo que necesitamos saber para salvarnos… Y lo demás en el mejor de los casos son distracciones.

A través de los siglos Dios se ha dignado revelarse al hombre. Pero en realidad tal revelación fue simplemente una preparación para la plenitud de esa revelación divina en Jesucristo el Señor.

Porque en Jesucristo el señor alcanzamos el completo y pleno conocimiento de Dios. Por eso dice el Señor :

“…7Si me hubierais conocido, también hubierais conocido a mi Padre; desde ahora le conocéis y le habéis visto. 8Felipe le dijo: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta. 9Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: ``Muéstranos al Padre?…”
(Juan 14:8 )

Por eso tras Jesucristo nada nuevo se puede añadir y en nada, absolutamente en nada, se puede aumentar nuestro conocimiento de la Verdad, nuestro conocimiento de Dios.

Pero nosotros no escarmentamos. Y el demonio sigue tentándonos con nuevos apéndices a la revelación definitiva. Con ello Satanás nos quiere hacer creer que la enseñanza de Jesucristo no es suficiente. Y cuando pensamos que necesitamos una nueva revelación, lo que en realidad estamos pensando es que con Jesucristo no es suficiente… O sea, que lo de Jesucristo es meramente relativo y temporal. Con lo cual estamos cuestionando justo el centro de la Fe Católica.


Y no será porque no fuimos advertidos desde el principio:

“Y se levantarán muchos falsos profetas, y a muchos engañarán. 12Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará.… “
(Mt 24: 11-12)

“Entonces si alguno os dice: ``Mirad, aquí está el Cristo, o ``Allí está, no le creáis. Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos. “
(Mt 24: 23-24)