Jeromin
Estoy de acuerdo básicamente con la idea de este cartoon. Pero yo matizaría una cosa: la herencia de Bergoglio no es distinta a la que recibió de Ratzinger... Simplemente que el proceso de demolición en curso con Ratzinger continuo de forma natural con Ratzinger. Al fin y al cabo ambos dos lo único que hicieron fue proseguir la ruta iniciada con el Vaticano II.