Germen
Está claro que este tema no puede quedar al arbitrio de la propia conciencia. Hay que seguir la doctrina de la Iglesia católica.