es.news
881

¿El próximo conclave? Entrevista a Carlo Maria Viganò

Queridos amigos de Duc in altum, luego del anuncio de Francisco de un consistorio, previsto para el 30 de septiembre, para el nombramiento de veintiún nuevos cardenales de la Santa Iglesia Romana, entrevisté al arzobispo Carlo Maria Viganò sobre el tema.
por Aldo Maria Valli

Su Excelencia, alguien dice que entre estos últimos cardenales podría estar el sucesor de Francisco. ¿Usted comparte esa opinión?
Dudo que el Colegio Cardenalicio -alguna vez el Sagrado Colegio- quiera elegir un Papa conservador o incluso moderadamente progresista; de hecho, es evidente que el próximo Cónclave constituirá una provocación.

Casi todos los Cardenales fueron creados “a imagen y semejanza” de Bergoglio y serán ellos quienes elijan a su sucesor -quizás esté vivo, dada la nueva tendencia de la renuncia. Si los electores tuvieran un mínimo de amor por la Iglesia, deberían hacerse dóciles a la acción del Espíritu Santo, pero sabemos que este conglomerado de herejes e inmorales -con raras excepciones- no tiene intención de dejar obrar al Señor, porque si lo hiciera, sellaría su propia condenación. Pero el buen Dios a veces reserva sorpresas inesperadas.

¿Cuál es la lógica seguida por Bergoglio en los nombramientos?
La lógica de Bergoglio es muy evidente: quiere crear las condiciones previas para un cisma, que él niega y deplora de palabra, pero que está preparando desde hace tiempo. Bergoglio quiere separar, de un modo u otro, a la parte buena de fieles y clérigos de la Iglesia oficial; y para conseguirlo, para conseguir que se alejen del Sanedrín modernista, ha colocado en puestos clave de la Curia romana a aquellos personajes que garanticen la peor gestión posible de los Dicasterios que se les encomienden, con el peor resultado posible y el mayor perjuicio al cuerpo eclesial.

Las progresivas restricciones a la celebración de la Liturgia antigua sirven para confinar a los conservadores a cotos de caza, para luego encauzarlos hacia la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, en cuanto el Sínodo llevará a sus trágicas consecuencias los cambios doctrinales, morales y disciplinarios que están en el tintero y provocará un éxodo de católicos hacia aquélla, que luego de la supresión o normalización de los Institutos Ecclesia Dei se convertirá en el “monopolio” de la Tradición.

Pero en ese momento, es decir, cuando los católicos tradicionales hayan migrado a la Fraternidad y sus líderes crean que han obtenido una victoria sobre la competencia del suprimido Summorum Pontificum, una nueva provocación intolerable forzará al menos una presentación de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X para distanciarse de la Roma bergogliana, sancionando la “excomunión” del tradicionalismo, ya no representado en el seno de la Iglesia oficial, si es que alguna vez lo estuvo. Por eso, en mi opinión, es importante mantener una cierta fragmentación, para hacer más compleja la maniobra maliciosa de expulsión de los católicos tradicionales del cuerpo eclesial.

Diaconisas, abolición del celibato eclesiástico, bendición de las parejas homosexuales, tolerancia para la poligamia, teoría de género, ideología LGBTQ, panteísmo ecológico à la Teilhard de Chardin: estos son los puntos de confrontación que Bergoglio está abriendo deliberadamente entre el ala conservadora (pero no tradicional , ya lejano o fuera de escena) y la ultra progresista. Su finalidad es provocar la confrontación, dejarla crecer, animar a los defensores de las instancias más extremas con nombramientos y promociones, para luego presenciar la previsible reacción de condena de los pocos buenos Obispos, sacerdotes y religiosos que quedan, que tendrán dos opciones: volver a sufrir en silencio o levantarse, denunciar la traición de la Verdad Católica y verse obligados a dejar su cargo y ejercer su ministerio en la clandestinidad o al menos en aparente irregularidad canónica.

Una vez condenados al ostracismo, los pastores que incomodan y alejados los fieles conservadores, la jerarquía bergogliana podrá ejercer el pleno control sobre el clero y el pueblo, segura de la obediencia de los que queden. Y esta secta, que de católica sólo tendrá el nombre (y quizás ya ni eso), eclipsará totalmente a la Esposa del Cordero, en la paradoja de una Jerarquía traidora y corrupta que abusa de la autoridad de Cristo para destruir Su Iglesia.

Esto es lo que querrían los mandantes de Bergoglio y sus secuaces, pero el sensus fidei del Santo Pueblo de Dios podría llevar a muchos a rechazar este fraude y a participar en una acción de firme resistencia y decidida denuncia. El Señor permitirá que la Iglesia parezca muerta, que las fuerzas del infierno crean que la han vencido, porque Él quiere que el Cuerpo Místico siga el camino de la Cruz y de la Sepultura, como Su Cabeza divina, si quiere alcanzarle en la gloria de la Resurrección.

Se dice que el Colegio cardenalicio, tal como es querido por Francisco, representa a la Iglesia universal: ¿es cierto esto?
Si enviáramos un cuestionario anónimo a los miembros más eminentes del Colegio cardenalicio, en el que deban responder “verdadero” o “falso” a una serie de proposiciones sobre las que el Magisterio ya se ha expresado infaliblemente, descubriríamos con horror que la mayoría absoluta, si no casi todos los cardenales, no son católicos, tout court. Y en su número creo que también encontraríamos algunos conservadores.

La herejía notoria de muchos Prelados es confirmada por sus propias declaraciones, frente a las cuales Bergoglio se cuida de no abrir la boca, sino que sabe prescindir sin demasiados escrúpulos de los pocos Prelados que se mantienen fieles. El actual Colegio Cardenalicio es la quintaesencia de la iglesia bergogliana: sus integrantes representan la difusión capilar del modernismo y del progresismo conciliar en el mundo. Ciertamente, sin embargo, no son expresión de la Iglesia universal: en primer lugar porque no forman parte de ella sino sólo en apariencia, al ser precisamente herejes; y en segundo lugar porque por la gracia de Dios los fieles y el clero están aprendiendo -después de sesenta años de horrores, de diez aún más evidentes- a no tomar al pie de la letra todo lo que sale de la boca del Papa, del obispo o del párroco.

Así éstos, después de haber predicado la desobediencia al verdadero Magisterio, se encuentran sufriendo las consecuencias de una desobediencia esta vez buena y obligada, porque es en obediencia a Cristo.

Estamos asistiendo a la cancelación sistemática de toda una parte de la Iglesia -identificable geográficamente, pero también ideológicamente- que sigue siendo católica: algunos obispos estadounidenses, con sus diócesis; muchos obispos africanos, fieles sobre todo en las cuestiones morales; y un número cada vez mayor de párrocos, sacerdotes, religiosos y religiosas que se dan cuenta de que son las próximas víctimas de las purgas de Santa Marta –el caso de los monasterios de Pienza y de Marradi no han pasado desapercibidos– y se preparan para formas alternativas de ministerio, se unen, se ponen en contacto, se organizan. Este es el propósito de la asociación Exsurge Domine(Associazione EXSURGE DOMINE) que fue creada bajo mi patrocinio y que se ocupa de ayudar y organizar la resistencia de los clérigos y religiosos perseguidos por la junta del argentino.

¿Por qué Francisco sigue ignorando a sedes como Milán, Turín, Venecia, Génova, Nápoles?
Lo hace porque quiere desprestigiar moralmente a determinadas sedes episcopales, tradicionalmente de cardenales, en beneficio de una gestión de nombramientos para la púrpura basada en un nepotismo ideológico flagrante. Todos los amigos de Bergoglio, y los amigos de los amigos, tienen la carrera aplanada, aun a costa de negar obstinadamente sus escándalos, sus errores doctrinales, su evidente indignidad o incompetencia. Le gustan los “pastores que tienen olor a oveja”, aunque sean mercenarios y las ovejas no quieren ser guiadas por ellos, lo cual revela una falta de virtudes humanas aún más desoladora que la ausencia total de virtudes teologales.

Debo decir que no hacer cardenal al arzobispo de Milán termina por no ser una desgracia; pero es lamentable que al Patriarca de Venecia, precisamente por su conservadurismo extremadamente moderado, no se le reconozca la púrpura de todos sus predecesores. El mensaje para los aspirantes al cursus honorum del Vaticano es complacer al poder con servilismo cortés, bajo pena de administración judicial, visita apostólica, transferencia o incluso despido sin nuevos cargos (ver Burke y Gaenswein, entre otros).

Tucho Fernández será cardenal. Hasta hace poco parecía una broma. Pero en cambio.
Sigue siendo una broma, porque lo que ha estado sucediendo durante diez años pertenece ahora más a la farsa que a la tragedia. Todo lo que la secta de Santa Marta da a luz es un fraude: la supuesta "democratización" del Sínodo sobre la Sinodalidad, en el que las preguntas que se someten a las comunidades locales se formulan de manera que se obtengan las respuestas deseadas, siempre según un preciso designio subversivo que parte del mismo Bergoglio. La participación de la mujer en el gobierno de la Iglesia es una mentira: esto es contrario a la voluntad de Nuestro Señor y ningún poder, por tiránico y autoritario que sea, puede cambiar la materia del Sacramento del Orden Sagrado. Los escandalosos guiños de prelados y clérigos a los vicios y estilos de vida de la llamada “comunidad LGBTQ” son un engaño: están utilizando las debilidades de los laicos engañados por la ideología del despertar para legitimar sus pecados personales, que tarde o temprano afloran en sus vidas vergonzosamente prosaicas.

El mismo Fernández es también un personaje construido, que desde hace años corteja a Bergoglio con testimonios públicos de estima, de confianza en su capacidad reformadora, de certeza de la inexorabilidad de su acción “profética” (en el neolenguaje conciliar, sinónimo de “herética” ) como pastor supremo de la Iglesia.

Fernández es a Bergoglio como Zelenskyj es a Biden: son marionetas en manos de marionetas. Los hilos los maneja la misma élite subversiva que une la Casa Blanca al Vaticano, los correos electrónicos de John Podesta a la abdicación de Ratzinger, el Estado profundo a la Iglesia profunda, Nancy Pelosi al “padre” James Martin sj.

Ciertamente Fernández fue puesto a cargo del ex Santo Oficio para no hacer nada de lo que debería hacer el Prefecto de este importantísimo y ahora degradado Dicasterio. Hará exactamente lo contrario: alentará las herejías y las desviaciones morales de los teólogos hoy en auge, de los obispos impacientes por mudarse al hotel Santa Marta, de los defensores del género; y en cambio actuará con despiadada firmeza contra el sacerdote que critica una afirmación herética de Bergoglio o de uno de sus protegidos, contra el obispo que denuncia las desviaciones del Sínodo, contra el profesor de seminario que todavía enseña los actos magisteriales anteriores al Concilio Vaticano II. Veremos hasta dónde llegará este celo de Fernández sólo para complacer a su patrocinador, y hasta cuándo quien quiera que sea el objetivo de los talibanes de la Pachamama soportará estos ataques sin responder o simplemente ignorándolos.

¿Los cardenales buscados por Francisco son todos obsecuentes o hay alguno capaz de tener autonomía para juzgar?
Hoy, para ser Cardenal hoy es necesario tener lo que nuestros mayores llamaban “vellos en el estómago”: las purgas han sido implacables durante sesenta años, e incluso algunas Eminencias creadas por Benedicto XVI han demostrado que son completamente inferiores a las expectativas de los fieles conservadores, y no pocas veces. oportunistas o cobardes. No quedan muchos sobrevivientes de los valientes -digamos- de los Dubia, que en el último Cónclave fueron testigos de cosas que no denuncian públicamente. Entonces, sí: son todos yes-men, obsecuentes; lo cual, para quienes deberían defender a la Santa Iglesia usque ad effusionem sanguinis, es, por decir lo menos, inconsistente.

La crisis actual es el castigo con que el Señor castiga a la Iglesia y al mundo por la infidelidad de Sus Ministros y de los Gobernantes de las Naciones. Consideremos este flagelo como el gesto severo de un Padre que ha sido ofendido durante demasiado tiempo pero que todavía quiere salvarnos. La conversión es el único camino posible: volvamos a Dios, antes de que la Misericordia dé paso a la Justicia.

14 julio de 2023
San Buenaventura, obispo, confesor y Doctor de la Iglesia

Publicado originalmente en italiano el 15 de julio de 2023, en Intervista a Carlo Maria Viganò / “Il prossimo conclave? Una provocazione. Bergoglio vuole creare le premesse di uno scisma. Fernández sta a Bergoglio come Zelenskyj a Biden” - Aldo Maria Valli

Traducción al español por: José Arturo Quarracino
es.news and one more user link to this post