es.news
3839

La venganza de Francisco: el secretario privado de Benedicto es enviado a casa

El arzobispo Georg Gänswein, de 66 años, prefecto en funciones de la Casa Pontificia, tendrá que abandonar Roma dentro de cuatro semanas, antes del 1 de julio, informa el 2 de junio el sitio web Welt.de …More
El arzobispo Georg Gänswein, de 66 años, prefecto en funciones de la Casa Pontificia, tendrá que abandonar Roma dentro de cuatro semanas, antes del 1 de julio, informa el 2 de junio el sitio web Welt.de. Se retirará sin un cargo en Friburgo, su diócesis de origen. Gänswein fue informado de su futuro por Francisco en la audiencia del 19 de mayo, según el informe. La arquidiócesis de Friburgo dijo en el sitio web KNA.de que no sabía nada al respecto.
Imagen: © Mazur/cbcew.org.uk, CC BY-NC-ND, #newsJwwjxikdcu
bear
Que bergoglio tan degenerado jaj
solodoctrina
Una pena que ha sido más fiel al Opus Dei legitimista bergogliano que al verdadero Papa Benedicto XVI. Jugado Ganswein al absurdo reconocer y resistir, Bergoglio lo trata -algo habitual en él- como un preservativo: use y tire.
la verdad prevalece
Georg Gänswein ha preferido ser fiel a Bergoglio que a Cristo. Como los ángeles apóstatas, ha preferido ser fiel a la rebelión de Bergoglio contra Dios. Y Roma no paga a los traidores.
Es por la camarilla de los cómplices de Bergoglio que este impostor JMB continúa en Roma engañando a las masas y conduciéndolas a la perdición eterna.
Dios quiere que Georg Gänswein se arrepienta. Y necesita …More
Georg Gänswein ha preferido ser fiel a Bergoglio que a Cristo. Como los ángeles apóstatas, ha preferido ser fiel a la rebelión de Bergoglio contra Dios. Y Roma no paga a los traidores.
Es por la camarilla de los cómplices de Bergoglio que este impostor JMB continúa en Roma engañando a las masas y conduciéndolas a la perdición eterna.
Dios quiere que Georg Gänswein se arrepienta. Y necesita hacer un acto público de arrepentimiento tal como lo hizo de la apostasía al apoyar el pecado de sodomía de una pareja homosexual. Y tiene que dejar de actuar como si perteneciera a una secta satánica donde tienen un pacto de silencio cómplice encubriendo a los capos de la mafia. El mismo Bergoglio ha llamado a su camarilla servil 'LA LEPRA'.
Y desde la época de Jesús estos traidores se llaman Judas Iscariotes.