Clicks743

PAPA FRANCISCO -EL PAPA DEL TRIUNFO DEL INMACULADO CORAZÓN

Mensajero Mariano
134
PAPA FRANCISCO -EL PAPA DE LA ERA MARIANA- (Dr.Pablo J. Vivas D.) S.S. FRANCISCO -EL PAPA DE LA ERA MARIANA- (Dr.Pablo J. Vivas D.) El Bienaventurado Papa Francisco, es el Papa formado por el Inmacul…More
PAPA FRANCISCO -EL PAPA DE LA ERA MARIANA- (Dr.Pablo J. Vivas D.)
S.S. FRANCISCO -EL PAPA DE LA ERA MARIANA- (Dr.Pablo J. Vivas D.)
El Bienaventurado Papa Francisco, es el Papa formado por el Inmaculado Corazón de Maria, para guiarnos al Reinado de Jesucristo amén

ES IMPOSIBLE CREER Y SALVARSE EN JESUCRISTO FUERA DE LA IGLESIA ES IMPOSIBLE CREER Y SALVARSE EN JESUCRISTO FUERA DE LA IGLESIA -S.S. FRANCISCO- (Dr. Pablo Vivas)

S.S. FRANCISCO I: UN PAPA VALIENTE SIN TEMOR A DECIR LA VERDAD S.S. FRANCISCO I: UN PAPA VALIENTE SIN TEMOR A DECIR LA VERDAD -MARIANO- (Dr. Pablo Vivas)

EL SANTO PADRE S.S. FRANCISCO Y LOS FALSOS PROFETASEL SANTO PADRE S.S. FRANCISCO Y LOS FALSOS PROFETAS (Dr. Pablo J. Vivas D.)
TRATADO DE LA VERDADERA DEVOCIÓN. PREPARACIÓN PARA EL REINADO DE JESUCRISTO www.youtube.com/watch
CONFERENCIA DEL PODER DE LOS DOGMAS DE MARÍA SANTÍSIMA (Dr. Pablo J. Vivas D.) www.youtube.com/watch

LOS CAMINANTES DE EMAUS Y COMO CORRER EL VELO PARA SER DISCIPULADOS www.youtube.com/watch

TALLER DE JOB - SANACIÓN DEL SUFRIMIENTO PARA RECIBIR LA GLORIA - Dr. Pablo J. Vivas D. www.youtube.com/watch

LIBERACIÓN Y SANACIÓN INTER-GENERACIONALwww.youtube.com/watch

EL SUFRIMIENTO NOS IMPULSA A LA GLORIA - TALLER DEL SECRETO DE MARÍA www.youtube.com/watch

Padre Luciano Ciciarelli nos habla del Tratado de la Verdadera Devoción a María www.youtube.com/watch

LA VERDADERA DEVOCIÓN A LA VIRGEN ES CRISTO CÉNTRICA VAMOS A MARÍA POR JESÚS. P LUCIANOwww.youtube.com/watch
MartaHilda and 2 more users like this.
S.S. FRANCISCO I: UN PAPA VALIENTE SIN TEMOR A DECIR LA VERDADS.S. FRANCISCO I: UN PAPA VALIENTE SIN TEMOR A DECIR LA VERDAD -MARIANO- (Dr. Pablo Vivas)

EL SANTO PADRE S.S. FRANCISCO Y LOS FALSOS PROFETASEL SANTO PADRE S.S. FRANCISCO Y LOS FALSOS PROFETAS (Dr. Pablo J. Vivas D.)
EL PAPA FRANCISCO ES ATACADO POR LA EXTREMA IZQUIERDA Y LA DERECHA EXTREMA, son las palabras que nos indica en esta reveladora entrevista realizada por Radio Natividad en San Cristóbal - Venezuela, el Reverendo Padre Luciano Ciciarelli, Sacerdote Montfortiano, quien es representante mundial de la Consecratio Mundi - Asociación Católica. En esta nos aclara deforma diáfana y directa sobre …More
EL PAPA FRANCISCO ES ATACADO POR LA EXTREMA IZQUIERDA Y LA DERECHA EXTREMA, son las palabras que nos indica en esta reveladora entrevista realizada por Radio Natividad en San Cristóbal - Venezuela, el Reverendo Padre Luciano Ciciarelli, Sacerdote Montfortiano, quien es representante mundial de la Consecratio Mundi - Asociación Católica. En esta nos aclara deforma diáfana y directa sobre las mentiras, calumnias y engaños fabricados contra la persona de S.S. el Papa Francisco, quien desde el inicio de su Santo Pontificado ha sido objeto de toda una campaña de ataques de descrédito por parte de algunos medios seculares de información y de supuestos seudo-videntes que afirman que el sería el supuesto falso papa y aliado del anticristo, del cual profetizan las escrituras. Durante la entrevista nos relata de su experiencia inedita con el Papa Francisco donde nos comenta que el mismo es un PAPA GIGANTE CON UNA DEVOCIÓN A LA VIRGEN MARÍA INCLUSO MAYOR QUE A LA DEL PAPA JUAN PABLO II, en cierto sentido .. www.youtube.com/watch
Mensajero Mariano likes this.
ES IMPOSIBLE CREER Y SALVARSE EN JESUCRISTO FUERA DE LA IGLESIAES IMPOSIBLE CREER Y SALVARSE EN JESUCRISTO FUERA DE LA IGLESIA -S.S. FRANCISCO- (Dr. Pablo Vivas)

S.S. FRANCISCO I: UN PAPA VALIENTE SIN TEMOR A DECIR LA VERDADS.S. FRANCISCO I: UN PAPA VALIENTE SIN TEMOR A DECIR LA VERDAD -MARIANO- (Dr. Pablo Vivas)

EL SANTO PADRE S.S. FRANCISCO Y LOS FALSOS PROFETASEL SANTO PADR…More
ES IMPOSIBLE CREER Y SALVARSE EN JESUCRISTO FUERA DE LA IGLESIAES IMPOSIBLE CREER Y SALVARSE EN JESUCRISTO FUERA DE LA IGLESIA -S.S. FRANCISCO- (Dr. Pablo Vivas)

S.S. FRANCISCO I: UN PAPA VALIENTE SIN TEMOR A DECIR LA VERDADS.S. FRANCISCO I: UN PAPA VALIENTE SIN TEMOR A DECIR LA VERDAD -MARIANO- (Dr. Pablo Vivas)

EL SANTO PADRE S.S. FRANCISCO Y LOS FALSOS PROFETASEL SANTO PADRE S.S. FRANCISCO Y LOS FALSOS PROFETAS (Dr. Pablo J. Vivas D.)
TRATADO DE LA VERDADERA DEVOCIÓN. PREPARACIÓN PARA EL REINADO DE JESUCRISTOwww.youtube.com/watch
CONFERENCIA DEL PODER DE LOS DOGMAS DE MARÍA SANTÍSIMA (Dr. Pablo J. Vivas D.)www.youtube.com/watch

LOS CAMINANTES DE EMAUS Y COMO CORRER EL VELO PARA SER DISCIPULADOSwww.youtube.com/watch

TALLER DE JOB - SANACIÓN DEL SUFRIMIENTO PARA RECIBIR LA GLORIA - Dr. Pablo J. Vivas D. www.youtube.com/watch

LIBERACIÓN Y SANACIÓN INTER-GENERACIONALwww.youtube.com/watch

EL SUFRIMIENTO NOS IMPULSA A LA GLORIA - TALLER DEL SECRETO DE MARÍAwww.youtube.com/watch

Padre Luciano Ciciarelli nos habla del Tratado de la Verdadera Devoción a Maríawww.youtube.com/watch

LA VERDADERA DEVOCIÓN A LA VIRGEN ES CRISTO CÉNTRICA VAMOS A MARÍA POR JESÚS. P LUCIANOwww.youtube.com/watch
Mensajero Mariano likes this.
One more comment from Enzo de la Virgen
Enzo de la Virgen
ARSENAL DE ÁNGELES A FAVOR DEL PAPA FRANCISCO
29/09/2014 15:35:43
«Si no se lucha seremos derrotados»: el Papa propone la oración a San Miguel Arcángel
Ban Ki Moon se reúne con el cardenal Parolin e invita al Papa a la ONU
Singapur será consagrado a María, Estrella de la Nueva Evangelización
Pope Reminds Elderly That Old Age Is Time of Grace
28/09/2014 18:55:53
El Papa recuerda a los ancianos que la vejez es un tiempo de gracia
Si uno se viste bien para una fiesta también debe hacerlo en Misa
Denuncian campaña del lobby gay para censurar a Obispo en México
Desde Kenia, Japón o Lituania, devotos del beato Álvaro del Portillo
27/09/2014 16:48:17
El Papa Francisco: La Eucaristía es un encuentro que transforma
Santuario de Fátima, Port.realizará Adoración Eucarística internal.con niños y jóvenes
40 días por la vida: diez años salvando a miles de niños mediante la oración
Don Álvaro del Portillo ya es beato
26/09/2014 16:09:32
Don't Be 'Soap Bubble' Christians, Pope Exhorts in Morning Homily
Niegan malestar del Papa por libro de cardenales que defienden el matrimonio
25/09/2014 15:22:01
El Papa a la ONU: 'Las naciones promuevan la dignidad de cada persona'
El inmenso amor de Mons. Álvaro del Portillo por la Virgen de Guadalupe
En Irak la gente muere mientras reza, clama religiosa dominica
24/09/2014 14:43:44
CitizenGO anima participación activa en defensa de la vida
23/09/2014 11:22:45
El cardenal Müller dialogó con el superior de los lefebvrianos
Gob. de España contra no nacidos: Retiran definitivamente reforma del aborto
22/09/2014 14:22:38
Full Text of In-Flight Papal Press Conference From Albania
El Papa dijo que no cambiará la doctrina sobre los divorciados vueltos a casar: Obispo de Córdoba
No se puede hacer ceremonia religiosa que sea burla del matrimonio: Obispado de Estero
20/09/2014 08:13:58
Congrès juif mondial : solidarité avec les chrétiens persécutés
Pope's Morning Homily: Resurrection Completes Christian Identity
19/09/2014 12:06:34
El Papa: la gente herida pide a la Iglesia testimonio de cercanía
El Papa : la identidad cristiana se cumple con la resurrección
18/09/2014 15:20:02
El Papa pide tomarse en serio la salvación de toda la humanidad mediante la acción misionera
Pope Outlines Profile of a Bishop for Those Appointed in Last Year
La Comunidad Judía al Papa: 'El mundo no permanezca en silencio'
15/09/2014 13:25:25
"Se soffre e obbedisce come Gesù e Maria, allora la Chiesa diventa Madre"
14/09/2014 16:09:24
El Papa en el ángelus: por la Cruz de Cristo se ha restituido la esperanza
12/09/2014 15:20:39
El Papa Francisco: salvar a los niños soldado
El Vaticano ya tiene su selección de cricket y está lista para derrotar a la selección anglicana
Nepal pide a sus emigrantes ir a países cristianos como lugar de trabajo
11/09/2014 16:30:24
Khiria Al-Kas Isaac: Impresionante testimonio de una cristina iraquí
El Papa Francisco hablará en el Parlamento Europeo
10/09/2014 16:25:45
Pope to MidEast Christians: May the Lord Give You Courage
09/09/2014 18:32:12
Papa bendice primera piedra de la que será la Catedral más grande del Golfo Pérsico
Revista norteamericana desmiente imagen de desmedida riqueza del Vaticano
El Vaticano publica la lista de los participantes al sínodo de la familia
07/09/2014 17:37:08
Papa:Mañana acuérdense de saludar a la Virgen María en su “cumpleaños”
El Papa en el ángelus. Texto completo. Insultar no es cristiano
Ecuador: Piden que retiren mural blasfemo de edificio municipal
06/09/2014 17:52:43
Los «Schindler musulmanes» que salvan cristianos en Irak
05/09/2014 14:43:35
«La Iglesia de este tiempo necesita misioneros en las redes sociales, dar testimonio en los medios …
¿Los textos más personales de Santa Teresa? Sus cartas: fueron 15.000, nos quedan sólo unas 500
Mensajero Mariano likes this.
Mensajero Mariano
Capitulo V: El Obispo de Roma

56. ¿Quiso Cristo que una sola persona dirigiera su Iglesia a nivel mundial?

Si, por eso Jesucristo designó a San Pedro, para dirigir su única Iglesia, a la que prometió asistir hasta el fin de los tiempos, un ministerio de dirección que existirá mientras exista la Iglesia, desde que el Señor encontró este discípulo lo predestinó: “... Jesús, fijando su mirada …More
Capitulo V: El Obispo de Roma

56. ¿Quiso Cristo que una sola persona dirigiera su Iglesia a nivel mundial?

Si, por eso Jesucristo designó a San Pedro, para dirigir su única Iglesia, a la que prometió asistir hasta el fin de los tiempos, un ministerio de dirección que existirá mientras exista la Iglesia, desde que el Señor encontró este discípulo lo predestinó: “... Jesús, fijando su mirada en él, le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas» que quiere decir, Piedra". (Juan 1,42).
Y luego ante una pregunta de Jesús y frente a las diferentes opiniones sobre su personalidad, Simón fue el único discípulo que dio su personal opinión: “Tu eres el Mesías” y ante su primera respuesta infalible por revelación de Dios Padre, Jesús otorga ese rango especial: “Y yo a mi vez te digo que tú eres (Cefas) Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos”. (Mateo 16,18-19). “Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación” ( Marcos 16,15).
El nombre de Pedro antes de encontrarse con Jesús era Simón Bar-Jona hijo de Jonás, era un rudo y sencillo pescador del lago de Genesaret, que vivía con su mujer y su suegra en la aldea de Betsaida en la región de Galilea. Pedro junto con su hermano Andrés seguidor de Juan el Bautista, y sus amigos y compañeros de trabajo Santiago el mayor y Juan el discípulo amado, se encontraron entre los primeros apóstoles de Cristo Jesús, quien le cambió su nombre por Pedro, Kefa en arameo o Cefas en griego, que quiere decir "piedra" o "roca" (Juan 1,40-42); invitándolo a hacer desde entonces "pescador de hombres"(Lucas 5,10).
Pedro siempre encabeza la lista de los doce apóstoles del Señor (cf Mateo 10,2; Marcos 3,16; Lucas 6,14; Hechos 1,13), él mismo se nombra como "siervo y apóstol de Jesucristo" (2Pedro 1,1) "testigo de los sufrimientos de Cristo" (1Pedro 5,1), aparece como el portavoz de los apóstoles ( Mateo 18,21-22; Marcos 10,28), A él lo interrogan los que cobraban impuestos para el templo (Mateo 17,24-27); además Pedro, al lado de Santiago y Juan, fueron los tres discípulos más cercanos al Salvador, y estuvieron presentes en la resurrección de la hija de Jairo (Marcos 5,37), en la transfiguración en el monte Tabor (Marcos 9,2); ellos tres con Andrés lo interrogan en el monte de los Olivos, sobre las señales antes del fin (Marcos 13,3-4). Son también Pedro y Juan los encargados de preparar la "Ultima Cena" (Lucas 22,7-8), y nuevamente los tres son llamados por el Mesías a permanecer vigilantes, mientras él hace oración en el Getsemaní (Marcos 14,32-33). "Por eso, Santiago, Pedro y Juan...eran tenidos como columnas de la Iglesia…" (Gálatas 2,9).
El amor y la confianza de Pedro a su Divino Maestro, se vio probado cuando empieza a caminar sobre las agua para salir a su encuentro (Mateo 14,25-31); ante el abandono de los judíos que no creían que Cristo era el verdadero "pan bajado del cielo", es Pedro quien reconoce que solo él tiene "palabras de vida eterna" (cf Juan 6,68); en un acto de valor momentáneo tiene el coraje de decir que iría por su Señor a la cárcel y hasta la muerte (Lucas 22,33); el arrojo al cortarle la oreja a Malco, cuando lo van a apresar en la noche del Jueves Santo (Juan 18,10). Asimismo, después de la resurrección se encontraba pescando en el lago de Tiberias, en compañía de otros apóstoles, y aparece Jesús en la orilla, entonces “Apenas oyó Simón Pedro que era el Señor, se vistió, porque estaba sin ropa, y se tiró al agua” (Juan 21,7) Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis corderos.». Vuelve a decirle por segunda vez: «Simón de Juan, ¿me amas?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.» Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas. (Juan 21:15-17)
El pasaje bíblico más contundente que demuestra la importancia de Pedro, lo encontramos en Mateo 16,13-19; cuando el Unigénito de Dios en la región de Cesarea de Filipo, les pregunta a sus discípulos: "¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?"; ante la confusión de los demás, Pedro contesta acertadamente "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios viviente" (comparar con Marcos 8,27-29; Lucas 9,18-20). No obstante, no era la primera vez que uno de los doce reconocía la naturaleza y misión divina de Jesucristo; pues al principio de su ministerio, Natanael (o Bartolomé) también le dijo: "Maestro ¡tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel!" (Juan 1,49). Igual respuesta encontramos en otra ocasión de los demás discípulos: "!En verdad tú eres el Hijo de Dios!" (Mateo14,33). Pero solamente a Simón Pedro, Cristo Jesús le dice que su declaración no viene de los hombres sino de Dios Padre que está en el cielo (Mateo 16,17). Seguidamente Jesús agrega: "Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra voy a construir mi iglesia; y ni siquiera el poder de la muerte podrá vencerla"(Mateo 18). En este punto hay que aclarar que la Iglesia Católica no es la Iglesia de Pedro, sino de Cristo representado en el apóstol, ya que el Santo de Dios es el "pastor principal" (1Pedro 5,4). Por último, el Mesías le da plena autoridad, bajo el símbolo de las "llaves del reino de los cielos" (cf Mateo 16,19; Apocalipsis 3,7), de "atar y desatar en la tierra y en el cielo". Es decir, que Dios da por bueno y aprobado lo que Pedro haga con su Iglesia en el mundo.

57. ¿Existe alguna profecía en el Antiguo Testamento que confirme, la Misión del Universal de San Pedro y sus Sucesores?
Si, la Biblia confirma las tareas y todos los Títulos que se le dan a los sucesores de Pedro, en el Primado Universal del verdadero Nuevo Pueblo de Dios, las siguientes citas sirven de contexto a las Palabras de Jesús sobre Pedro en el evangelio. "Le revestiré de tu túnica, con tu fajín le sujetaré, tu autoridad pondré en su mano, y será él un Padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá. Pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; abrirá, y nadie cerrará, cerrará, y nadie abrirá” (Isaías 22,21-22). “Y vosotros seréis llamados «Sacerdotes de Yahveh», «Ministros de nuestro Dios» se os llamará. La riqueza de las naciones comeréis y en su gloria les sucederéis” (Isaías 61,6). “Pues desde el sol levante hasta el poniente, grande es mi Nombre entre las naciones, y en todo lugar se ofrece a mi Nombre un sacrificio de incienso y una oblación pura. Pues grande es mi Nombre entre las naciones, dice Yahveh Sebaot.” (Malaquías 1, 11).

58. ¿Cuál es el Origen del Papado?
El origen es la voluntad de Jesucristo, que instituyó la dirección de su Iglesia, sobre la base de San Pedro, a quien le dio a autoridad para gobernarla en su nombre, por eso a Pedro y a sus sucesores se les llama: Vicario de Cristo. El Papa, como sucesor de Pedro, es garante del deposito de la fe, la tradición escrita y oral, porque recibe de Jesucristo el poder y la misión de ser Pastor de la Iglesia Universal: “Instituyó a los Doce y puso a Simón el nombre de Pedro” (Marcos 3,16). Y Jesucristo le dice: “Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades (Infierno) no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.” (Mt 16:18-19). Solo Pedro recibe la misión de confirmar en la fe a los discípulos, misión que va acompañada de la asistencia de Cristo: «¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.» (Lucas 22,31-32).
El origen del Papado es la voluntad de Jesús, que entre todos sus seguidores solo a Pedro le otorga el poder y la misión de apacentar su Iglesia …Le dice Jesús: “Apacienta mis ovejas”. (Juan 21,17). Y a sus escogidos apóstoles les añade: «Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.» (Lucas 10,16).

59. ¿Porque la Iglesia Católica llama “Santo Padre” o “Papa” al Obispo de Roma ?
Porque Simón llamado Cefas que quiere decir, "Piedra", a quien Jesús designó como primer Papa de su Iglesia, instituyó en Roma su sede (1 Pe 5,13), siendo el primer Obispo de Roma, desde donde dirigió la Iglesia Católica, que significa Universal, hasta que fue crucificado en la misma ciudad de Roma, como lo había profetizado Cristo (cf Juan 21,18-19) y donde fue sepultado, en el lugar que el Imperio Romano denominaba el “Colina Vaticano”, donde los primeros discípulos de Cristo, edificaron años después la Basílica de “San Pedro”, y desde donde se ha dirigido la Iglesia de Cristo, pues ininterrumpidamente el Obispo de Roma, desde hace 2000 años ha sucedido en el cargo y en sus funciones a Pedro, como cabeza visible de la Iglesia en el tierra. Los Católicos lo llamamos: Padre, porque reconocemos en el Papa, el cumplimiento de la profecía de Isaías, que dijo que a quién se le entregaran las llaves del reino, sería llamado “Padre” (cf Isaías 22,21-22). Además llamamos Padre a nuestros Sacerdotes, porque son representantes de Dios ante nosotros, y como decía San Pablo a Filemón, ellos nos engendran a una vida en Cristo (cf Flm 0,10), y a los mismos apóstoles en el Nuevo Testamento hablan muchas veces de su paternidad espiritual sobre sus discípulos, y en las cartas muchas veces llaman hijos a sus seguidores (cf 1Jn 3,18; Tito 1,4; 1Ti 1,2; 2Ti 1,2).

60. ¿Es pecado llamar "Padre" a los Obispos o Sacerdotes?
Por su puesto que no es pecado, por el contrario debemos honrar a nuestros padres (cf Lucas 18,20), tanto en el sentido material como espiritual, en la Biblia el profeta Elías es llamado “padre” en sentido espiritual por su discípulo Eliseo (cf II Re 2,12), en ese mismo sentido Jesús y todo el pueblo de Israel llama “padre” a Abraham (cf Lc 16,24), y San Esteban antes de morir martirizado llama “hermanos” al pueblo en general y “padres” a los ancianos y a los patriarcas (Lee Hch 7,2).
Las Sectas, dan cada uno sus propias interpretaciones de la Biblia, aumentando cada vez más sus errores, contracciones y divisiones, por no toman en cuenta aquella severa advertencia que nuestro Primer Papa, que dijo que la Biblia no es de interpretación personal, sino que solo la Iglesia que Jesús fundó, puede interpretarla, inspirados en la plenitud del Espíritu Santo, transmitido, por la imposición de las manos, de generación en generación, desde los apóstoles hasta nuestros días. “Pero, ante todo, tened presente que ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia; porque nunca profecía alguna ha venido por voluntad humana, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo, han hablado de parte de Dios” (II Pedro 1:20). Por eso las Sectas Protestantes, dicen que es pecado y nos critican, por la errada interpretación que hacen de un pasaje Bíblico, en que Jesús pidiendo a sus discípulos que sean humildes y les pide que no sean hipócritas como los dirigentes de la secta de los Fariseos que explotan al rebaño, les dice: «Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar "Rabbí", porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos. Ni llaméis a nadie "Padre" vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo" (Mateo 23,8-9). Lo que Jesús condena es que los están en autoridad abusen de poder y la exploten a sus dirigidos, que los manipulen a su antojo o aprovechen su autoridad en perjuicio de los demás o para apropiarse de sus vienes. Además Cristo llamó “padre” a San José, y lo obedeció y honro como relata el evangelio de San Lucas y el propio Jesús al referirse al patriarca Abraham también lo llama "Padre" y continuamente en la Biblia vemos varios ejemplos donde los apóstoles: se llaman “Padres” de sus discípulos (cf Flm 0,8), a los cuales en las cartas apostólicas mucha veces llaman “Hijos míos” (cf 1Jn 3,18; I Tes 2,7), o el propio San Pablo llama a sus discípulos Tito y Timoteo “verdaderos hijos en la fe” (cf Tito 1,4; 1Ti 1,2) por ser San Pablo verdadero “padre” espiritual en la fe para ellos.
Por eso la Santa Biblia, hay que entenderla en el contexto, y no se puede interpretar sino por la Iglesia que Cristo edificó y por medio de quién la Inspiró: “El Espíritu Santo”. La misma Biblia, llama Padres o Patriarcas, a todos los ungidos de Dios, a sus siervos y a los Sacerdotes. Demuestra el error de las sectas, el hecho el mismo “Dios Padre” llama “padre” a los líderes espirituales en toda la Biblia, por ejemplo: “No te llamarás más Abram, sino que tu nombre será Abraham, pues padre de muchedumbre de pueblos te he constituido” (Génesis 17,5). Dios en la Biblia no prohibe el uso de títulos o jerarquías, sino el abuso de autoridad, y la falta de humildad, Dios mismo es quién da grandes Títulos a sus siervos: "Le revestiré de tu túnica, con tu fajín le sujetaré, tu autoridad pondré en su mano, y será él un Padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá. Pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; abrirá, y nadie cerrará, cerrará, y nadie abrirá”. (Isaías 22,21-22). “Y vosotros seréis llamados «Sacerdotes de Yahveh», «Ministros de nuestro Dios» se os llamará. La riqueza de las naciones comeréis y en su gloria les sucederéis” (Isaías 61,6).

60. ¿Pedro dejó de ser Pasto Universal al negar tres veces a Cristo en su Pasión?
Jesús desde antes de su pasión, predijo estas negaciones de Pedro, y sin embargo le encarga la tarea de confirmar en la fe al resto de los discípulos, con la asistencia especial de su oración: "Dijo también el Señor: - Simón, Simón, mira que Satanás los ha pedido a ustedes para sacudirlos como si fueran trigo; pero yo he rogado por ti, para que no te falte la fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, ayuda a tus hermanos a permanecer firmes" (Lucas 22,31-32). Pedro quien es el único del grupo de los apóstoles que niega "tres veces" a su Maestro, en el patio de la casa del sumo sacerdote (Lucas 22,34. 54-62); sigue siendo su elegido, y a pesar de que el Señor conocía de antemano su debilidad humana (Lucas 5,8), al confirmarle por "tres veces" que él será el "pastor de sus corderos y de sus ovejas" (cf Juan 21,15-17).
Pedro no perdió su rango, porque el Apóstol Pedro se arrepintió de corazón, y Cristo Resucitado le impuso de penitencia una confesión de amor y lealtad, y junto con el perdón le ratifica ese magisterio pastoral, este lo vemos relatado en el evangelio según San Juan, después de su Resurrección: “Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis corderos». Vuelve a decirle por segunda vez: «Simón de Juan, ¿me amas?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.» Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: “¿Me quieres?” y le dijo: “Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero”. Le dice Jesús: “Apacienta mis ovejas”. (Juan 21,15-17).

61. ¿Jesucristo otorgó a San Pedro un rango especial?
Si, como ya hemos visto, en todo el Nuevo testamento se nota que Pedro es le líder de los Apóstoles por mandato directo de Dios. Como se lee en el capitulo 16 del evangelio según San Mateo, Cristo le da a Pedro el Primado de la Iglesia, los demás se sujetaron a su autoridad, como vemos a el Domingo de Resurrección, el Señor mando mensajeras: “Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo” (Marcos 16,7) Como vemos en la Biblia, los apóstoles reconocen la primacía de Pedro, así por ejemplo Juan lo deja entrar de primero al sepulcro vació el domingo de resurrección (Juan 20,3-8); igualmente, Pablo manifiesta que Cristo se apareció a Pedro, y luego a los doce (1Corintios 15,5; véase también Lucas 24,34). Después de la ascensión de Jesús, Pedro dirige la Iglesia y es el interprete de la antiguas escrituras (cf Hechos 1,15-26), fue Pedro quien toma la palabra ante los ciento veinte creyentes, en la escogencia de Matías en reemplazo de Judas (cf Hechos 1,15); vemos a S. Pedro como vocero de toda la Iglesia en Pentecostés (cf Hechos 2,14-42), es el primero que empieza a proclamar a Cristo resucitado (Hechos 2,14-32), "Así pues, los que hicieron caso de su mensaje fueron bautizados; y aquel día se agregaron a los creyentes unas tres mil personas"(Hechos 2,41), es el primero en hacer un milagro público al curar al cojo de nacimiento en el templo de la Ciudad Santa (Hechos 3,6), después se dedica a predicar el evangelio en el pórtico de Salomón (Hechos 3,12ss), también es el vocero en el Templo (cf Hechos 3,11) y ante el consejo del Sanedrín, anuncia a las principales autoridades religiosas del pueblo judío, la salvación traída con Jesucristo (Hechos 4,8ss). Pedro y los demás apóstoles, responden a la prohibición del Sanedrín de enseñar en el nombre de Jesús: “Pedro y los apóstoles contestaron: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5,29) también es máxima autoridad en el concilio de los Apóstoles en Jerusalén (cf Hechos 15,7-29), y se respeta y honra mucho a San Pedro "... Hasta tal punto que incluso sacaban los enfermos a las plazas y los colocaban en lechos y camillas, para que, al pasar Pedro, siquiera su sombra cubriese a alguno de ellos" (Hechos 5,15). San Pablo, apóstol de los gentiles viaja a Jerusalén para conocerlo (Gálatas 1,18). Pedro pone al descubierto la mentira del trágico caso de Ananías y Safira (Hechos 5,1-10); y reprende a Simón (el mago), que había ofrecido dinero a los apóstoles para obtener el Espíritu Santo con la imposición de las manos (Hechos 8,18-23). La predicación de Pedro en la casa del capitán romano Cornelio, trae como resultado el bautismo y la aceptación del mensaje de Dios de una familia no judía (Hechos 10,44-48). Este hecho generó en algunos creyentes de Jerusalén grandes dudas (lee Hechos 11,1-3); pero ante la explicación de Pedro de sus actos, "todos se callaron y alabaron a Dios" (Hechos 11,18). Además cuando el rey Herodes lo manda a prisión, se eleva en toda la Iglesia una oración por él (Hechos 12,5), lo que provoca la intervención milagrosa de un ángel del Señor que lo saca de la cárcel (Hechos 6-10). En el incidente ocurrido en la iglesia de Antioquía sobre la cuestión de imponer la circuncisión a los cristianos procedentes del paganismo, Pablo le llama la atención a Pedro por tomar partido en este punto (Gálatas 2,11-14). Sin embargo, Pablo lo que le reprocha es su forma de actuar, pero no pone en tela de juicio su misión de jefe del colegio apostólico y de la Iglesia de Cristo. Incluso, es el mismo Pedro quien pone fin a la discusión (Hechos 15, 6-11); lo que contó además con las palabras de Santiago a favor suyo (Hechos13-14). Por todo esto, Pedro aparece como el primer apóstol de los paganos (Hechos 15,7), y también de los judíos (Gálatas 2,7-8).

62. ¿Porque la Iglesia Católica dice que el Papa es Infalible?
Porque Cristo al darle la misión de confirmar la fe de toda la Iglesia, le promete, interceder por él, para que su fe no desfallezca, por eso el Papa es infalible en los asuntos de fe, porque cuenta con la ayuda especial de Dios, para cumplir su magisterio de interpretar y difundir las Escritura a la luz del Espíritu Santo y guiarnos por camino seguro: «¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.» (Lucas 22,31-32). Como vemos entre los apóstoles solo a Pedro se le da el poder y la misión de confirmar en la fe a los creyentes en Cristo, y por eso Cristo ruega por él, para que no equivoque nunca en los asuntos referentes a la fe. "El Romano Pontífice, Cabeza del Colegio episcopal, goza de esta infalibilidad en virtud de su ministerio cuando, como Pastor y Maestro supremo de todos los fieles que confirma en la fe a sus hermanos, proclama por un acto definitivo la doctrina en cuestiones de fe y moral... La infalibilidad prometida a la Iglesia reside también en el Cuerpo episcopal cuando ejerce el magisterio supremo con el sucesor de Pedro", sobre todo en un Concilio ecuménico (LG 25; cf. Vaticano I: DS 3074). Cuando la Iglesia propone por medio de su Magisterio supremo que algo se debe aceptar "como revelado por Dios para ser creído" (DV 10) y como enseñanza de Cristo, "hay que aceptar sus definiciones con la obediencia de la fe" (LG 25). Esta infalibilidad abarca todo el depósito de la Revelación divina (cf. LG 25).
La asistencia divina es también concedida a los sucesores de los apóstoles, cuando enseñan en comunión con el sucesor de Pedro (y, de una manera particular, al obispo de Roma, Pastor de toda la Iglesia), aunque, sin llegar a una definición infalible y sin pronunciarse de una "manera definitiva", proponen, en el ejercicio del magisterio ordinario, una enseñanza que conduce a una mejor inteligencia de la Revelación en materia de fe y de costumbres. A esta enseñanza ordinaria, los fieles deben "adherirse...con espíritu de obediencia religiosa" (LG 25) que, aunque distinto del asentimiento de la fe, es una prolongación de él.
“Seguid todos al obispo como Jesucristo (sigue) a su Padre, y al presbiterio como a los apóstoles; en cuanto a los diáconos, respetadlos como a la ley de Dios. Que nadie haga al margen del obispo nada en lo que atañe a la Iglesia” (San Ignacio de Antioquía, Smyrn. 8,1).
Pedro y los demás Papas siguen siendo hombres, con defectos, virtudes y con necesidad de la misericordia divina, porque a pesar de su investidura y misión están en un proceso de perfección al igual que todo cristiano, recurren frecuentemente al sacramento de la confesión ante otros sacerdotes, pero cuando obran en Nombre de Cristo como Piedra de la Iglesia, para dirigirla son infalibles en los aspectos de Fe por la garantía de Cristo, que le encomienda confirmar la fe de sus hermanos y por eso el Primer Papa empieza una de sus cartas de esta forma: "Simeón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo les ha cabido en suerte una fe tan preciosa como la nuestra” (II Pedro 1,1).

63. ¿Para que necesitamos de la acción Pastoral del Papa?
Para mantener la tan anhelada unidad del Pueblo de Dios (Juan 17,11-21), con la necesaria armonía entre creyentes (Rom 12,16), en torno a la sana doctrina del Señor, para garantizar la correcta interpretación de su Palabra (II Pedro 1,20-21), para que todos tengamos un mismo sentir (II Cor 13,11) y los mismos criterios (I Cor 1,10) es una prioridad para todos, su trabajo pastoral, para que confirme nuestra fe (cf Lucas 22,31-32), para el mejor seguimiento del Evangelio, porque El Papa confirma las verdades reveladas en la Biblia, y su apropiada interpretación, porque: "Así los puso Dios en la Iglesia, primeramente como apóstoles; en segundo lugar como profetas; en tercer lugar como maestros; luego, los milagros; luego, el don de las curaciones, de asistencia, de gobierno, diversidad de lenguas" (I Corintios 12,28). Es necesario el Magisterio de la Iglesia, que ejercen los Obispos (entre ellos El Papa y los Cardenales), para que tengamos la seguridad y garantía de las interpretación de la Biblia, de lo contrario no sabríamos cual interpretación fuese la correcta y se introducirían cambios y errores que darían lugar a divisiones, eso precisamente es lo que pasa en las sectas que cada ves se dividen más, y van surgiendo nuevas denominaciones, que se contradicen entre sí, en muchos puntos importantes, porque cada uno de sus líderes, van dando nuevos sentidos distintos a la Palabra de Dios, introduciendo cambios erróneos, tanto a la doctrina, como a la practica de la fe.
Capitulo VI: La Jerarquía de la Iglesia

64. ¿Por qué hay que obedecer al Papa y a los Obispos, puesto que Dios se puede comunicar directamente con cada Persona?
Hay que obedecer, porque ellos son los sucesores de los Apóstoles a los que Jesús les ungió con poder, y les dijo: “El que los recibe a ustedes a mí me recibe, y el que me recibe a mí, recibe al que me envió”. (Mateo 10,40). “Yo les digo: todo lo que atén en la tierra, el cielo lo considerará atado, y todo lo que desaten en la tierra, será tenido por desatado en el Cielo” (Mateo 18,18).
Algunos sectarios proclaman que la Iglesia no importa, solo Cristo, pasando por alto que Jesucristo la edificó (Mt 16,18), le delegó su poder(Mt 18, 18), le prometió su asistencia hasta la consumación de los tiempos (cf Mateo 16,18; 28,20; Juan 17,20-21), la Iglesia es el amada por Cristo (cf Efesios 5,25-27), y al hablarnos de la corrección fraterna, nos dice: “Por tanto, si tu hermano pecare contra ti, ve, y redargúyele entre ti y Él solo: si te oyere, has ganado á tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo uno ó dos, para que en boca de dos ó de tres testigos conste toda palabra. Y si no oyere á ellos, dilo á la Iglesia: y si no oyere á la Iglesia, tenle por étnico y publicano. (Mateo 18,15-17).
Además El Papa, y los Obispos, como sucesores de los Apóstoles, son garante del deposito de la fe, la tradición escrita y oral, porque reciben de Jesucristo el poder y la misión de pastorear a la Iglesia Católica, que significa universal (Juan 21,15-17; Efesios 5,25-27), para mantenerla firme en la fe, integra en la esperanza y unida en la caridad. La Biblia nos dice: “Expresen su respeto a Cristo siendo sumisos unos a otros” (Efesios 5,21), por eso quienes obedecemos a la Biblia tenemos que obedecer a la Iglesia y sus ministros (Cf Hebreos 13,17; Eclesiástico. 7,30-31) en razón que es el cuerpo místico de Cristo (Efesios 5,23).

65. ¿Por qué existen Sucesores de los Apóstoles en la Iglesia?
Para continuar la misión que Jesús encomendó a su Iglesia hasta la consumación de los tiempos (cf Mateo 16,18; 28,20) por eso los apóstoles desde el principio de su acción, prepararon y eligieron sus sucesores conscientes de que la misión de la Iglesia, durará hasta el fin del mundo, el proceso de sucesión comienza inmediatamente después la ascensión de Jesús a los Cielos, cuando se hace la sustitución de Judas Iscariote (el traidor, que ya estaba muerto), por un discípulo con características idóneas (Hechos 1,15-26). Luego por imposición de las manos (Sacramento del Orden) se nombran Diáconos (Hechos 6,1-7) también se delega autoridad y se eligen embajadores u obispos: “Entonces decidieron los apóstoles y presbíteros, de acuerdo con toda la Iglesia, elegir de entre ellos algunos hombres y enviarles a Antioquía con Pablo y Bernabé; y estos fueron Judas, llamado Barsabás, y Silas, que eran dirigentes entre los hermanos” (Hechos 15,22) “Aunque pudimos imponer nuestra autoridad por ser apóstoles de Cristo, nos mostramos amables con vosotros, como una madre cuida con cariño de sus hijos” (I Tesalonicenses 2,7). También se dan normas y pautas de cómo deben ser los sucesores: “Porque el epíscopo, como administrador de Dios, debe ser irreprochable; no arrogante, no colérico, no bebedor, no violento, no dado a negocios sucios; sino hospitalario, amigo del bien, sensato, justo, piadoso, dueño de sí. Que esté adherido a la palabra fiel, conforme a la enseñanza, para que sea capaz de exhortar con la sana doctrina y refutar a los que contradicen” (Tito 1,7-9). “Y cuanto me has oído en presencia de muchos testigos, confíalo a hombres fieles, que sean capaces a su vez, de instruir a otros” (II Tim 2,2).
“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado; Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28,18-20). La garantía de está perfecta sucesión es la perenne presencia de Cristo en su Iglesia, su promesa de siempre poder vencer al mal (Mateo 16,18), su asistencia por medio del Espíritu Santo, su perfecta mediación ante el Padre por su Iglesia, porque se la prepara como esposa pura y santa (cf Efesios 5,27), y en su oración por sus discípulos, avala la sucesión de generaciones: “No ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, para que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado” (Juan 17,20-21). Para quienes creemos que la oración de Jesús es efectiva y perfecta mediación ante Dios Padre, tenemos que creer que su Iglesia es una para todas las naciones y ha de mantenerse unida en un mismo sentir, con una sola interpretación de la palabra para que el mundo crea, que es Santa (cf Efesios 5,27) sacramento de Dios para toda la humanidad, eso significa Católica (de todos los pueblos y razas), que es apostólica (heredera de los primeros discípulos y guardiana de sus palabras y escritos, según 2 Tes 2,15) y que está sujeta a la autoridades delegadas por Jesús hasta que el vuelva el gloría (Mateo 16,18-19), por eso la llamamos romana, porque es dirigida por los sucesores de San Pedro, que fijaron su residencia en Roma.

66. ¿Qué es la Gran Apostasía?
Jesús nos previene que al final de los tiempos, las virtudes de muchos se enfriarán, dando lugar a un proceso de deserción donde muchos creyentes se apartarán de la sana doctrina del Evangelio, para seguir doctrinas falsas, fábulas contrarias al amor de Dios. Esa deserción no abarcará la Iglesia, ni su mayoría, solo una parte que se separará de la Iglesia para seguir por otros caminos, recordemos que las fuerzas del Infierno la podrán prevalecer contra la Iglesia: “El Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe entregándose a espíritus engañadores y a doctrinas diabólicas” (I Timoteo 4,1).
La apostasía es cuando un creyente en Jesucristo, bautizado en su única Iglesia, reniega de la fe en Cristo y despotrica contra su amada Iglesia, abandonándola para abrazar otra fe contraria, sobre este periodo el Señor nos alerta: “Surgirán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos. Y al crecer cada vez más la iniquidad, la caridad de la mayoría se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará”. (Mateo 24,11-13).
"Dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios.» (Lucas 9,62).
Por eso debemos perseverar en nuestra fe católica en Cristo encarnado, crucificado y resucitado, librarnos de todo engaño, revisando todo lo que la Santa Biblia dice respecto a cada tema, para no equivocar o torcer, el sentido del Libro Sagrado, pues las referencias Bíblicas, hay que entenderlas según su contexto, atentos y cuidadosos como lo manda la Biblia: "¡Mirad, hermanos!, que no haya en ninguno de vosotros un corazón maleado por la incredulidad que le haga apostatar de Dios vivo" (Hebreos 3,12).
«No todo el que me diga: “Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial” (Mateo 7,21)
hay que perseverar en las enseñanzas de Jesús y de su Iglesia “... Manténte fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida” (cf Ap 2,10). “Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los impuros, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre: que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21,8).
Enzo de la Virgen likes this.
Mensajero Mariano
67. ¿La Biblia nos manda a guardar fidelidad y obediencia a la Iglesia?
Por supuesto que si, la Biblia junto con el deposito de la fe oral, e innumerables escritos que datan de los tiempos de los apóstoles lo corroboran, por ejemplo en Efesios 2,20 leemos: "Edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo". En Hebreos 13,17 tenemos una comisión …More
67. ¿La Biblia nos manda a guardar fidelidad y obediencia a la Iglesia?
Por supuesto que si, la Biblia junto con el deposito de la fe oral, e innumerables escritos que datan de los tiempos de los apóstoles lo corroboran, por ejemplo en Efesios 2,20 leemos: "Edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo". En Hebreos 13,17 tenemos una comisión muy clara: "Obedeced a vuestros dirigentes y someteos a ellos, pues velan sobre vuestras almas como quienes han de dar cuenta de ellas, para que lo hagan con alegría y no lamentándose, cosa que no os traería ventaja alguna". Y San Pedro el primer Papa, añade: “Acordaos de las predicciones de los santos profetas y del mandamiento de vuestros apóstoles que es el mismo del Señor y Salvador” (II Pedro 3,2).
Además debemos seguir el ejemplo de los primeros discípulos de Cristo se sometieron a la autoridad de San Pedro, en los siguientes pasaje se demuestra que él fue su líder y la máxima autoridad de la Iglesia, después de la ascensión del Señor al Cielo, en primer lugar leamos parte de la predicación, el día de Pentecostés: “Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os que de esto bien claro y prestad atención a mis palabras” (Hechos 2,14). Ahora en el primer Concilio de la Iglesia, veamos como prevalece su autoridad delegada por Jesús, para mostrar la correcta doctrina, y aclarar las dudas, que surgían por interpretaciones erróneas de algunos nuevos creyentes: “Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: «Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena Nueva y creyeran»”. (Hechos 15,7). Y complementemos con su propia presentación, en sus cartas pastorales: "Pedro, apóstol de Jesucristo, a los que viven como extranjeros en la Dispersión: en Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, elegidos” (I Pedro 1,1).

68. ¿Algunas Sectas dicen que Jesús prohibió tener rangos porque quiso todos nos llamemos Hermanos?
Lo dirán por criticarnos o quizás por hipocresía, ya que ellos se auto proclaman con distintos títulos como Pastores, Evangelistas, Conferencistas y etc., sin tener muchas veces ningún grado de instrucción, ni la preparación bíblica, filosófica y teológica que tienen nuestros Sacerdotes Católicos, que se preparan por más de siete años de estudios académicos. Es por eso que no debemos caer en el error de tomar literalmente una frase de Jesús en Mateo 23,8: "y vosotros sois todos hermanos", porque sabemos que una cita sin contexto es un simple pretexto, y según el Nuevo Testamento, Jesús estructuró a su única y Santa Iglesia con rangos y funciones especificas, para el mejor cumplimiento de nuestra misión aquí en la tierra, puedes verificarlo en la Primera Carta de San Pablo a los Corintios en los capítulos 12 y 13 completos, para no caer en caprichosos pretextos. Donde por ejemplo en el verso (12,28) se lee: “Y a unos puso Dios en la Iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas; lo tercero maestros; luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen el don de lenguas”
69. ¿Quiso Jesucristo que tengan rango o jerarquías sus discípulos?
Si, en todo el Nuevo testamento se nota, que Cristo ordenó su Iglesia, para que respetando sus dirigentes se mantenga unida, dando testimonio de su evangelio, hasta que Él vuelva en gloría, colocando una Piedra, o Papa que la mantenga firme en la fe: El mismo dio a unos el ser apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelizadores; a otros, pastores y maestros, para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo”. (Efesios 4,11-13).

70. ¿Porqué debemos obedecer a nuestros Sacerdotes, Obispos y al Papa?
Porque son representantes de Cristo, y sucesores de los apóstoles, a quienes el señor les dijo: “Quien a vosotros escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros rechaza a mí rechaza; y quien me rechaza a mí rechaza al que me ha enviado” (Lucas 10,16) y esa es la Voluntad de Dios, expresada desde antiguo en su Santa Palabra, que honremos a sus siervos quienes ministran en su Nombre, por su mandato directo: “Con todas tus fuerzas ama al que te hizo, y a sus ministros no abandones. Teme al Señor y honra el Sacerdote, dale su porción como te está prescrito: primicias, sacrificios de reparación, pierna de las ofrendas, oblación de santidad y primicias de las cosas sagradas” (Eclesiástico. 7,30-31).
Les obedecemos, por nuestro propio bien, porque ellos son delegados de Cristo (Mateo 10,40) y nos dirigen por el camino revelado en las Escrituras que nos manda: “Obedeced a vuestros dirigentes y someteos a ellos, pues velan sobre vuestras almas como quienes han de dar cuenta de ellas, para que lo hagan con alegría y no lamentándose, cosa que no os traería ventaja alguna” (Hebreos 13,17).
71. ¿Necesitamos del Papa y el Magisterio de la Iglesia?
Por supuesto que si, no podemos ser tan soberbios, para despreciar la dirección y guía que Dios a dispuesto para toda su Iglesia. Jesucristo dejo su autoridad delegada, no en Palabras escritas en paginas, sino en Personas marcadas por su testimonio, para regir su pueblo con justicia, en santidad y comunión de amor. Debemos obedecer la Palabra de Dios que nos aclara: “Y así los puso Dios en la Iglesia, primeramente como apóstoles; en segundo lugar como profetas; en tercer lugar como maestros; luego, los milagros; luego, el don de las curaciones, de asistencia, de gobierno, diversidad de lenguas” (I Corintios 12,28). “Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad” (I Corintios 12,11).
72. ¿Para qué necesitas tú al Papa?
La primera comunidad de Apóstoles, que Jesús formó, lo necesitó, y sí Cristo lo considero necesario y útil, para sus primeros discípulos, los Santos Apóstoles, cuanto más nosotros pobres pecadores, lo necesitaremos. No debemos pecar considerarnos auto suficientes, sino que debemos ser humilde, buscar y recurrir a todas las ayudas que Dios nos mando, para el correcto seguimiento de Cristo y su Palabra; “Para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo”. (Efesios 4,12). El Papa confirma la verdad, del Evangelio, y la correcta interpretación de la Biblia, para los tiempos que vivimos, pues él actúa el Nombre del Señor, cumpliendo la misión que Jesús le encomendó a Pedro y sus sucesores de apacentar sus ovejas, hasta la consumación de los tiempos (cf Mateo 16,18-19).
73. ¿Quién Recopiló los Libros de la Biblia?
La misión Papal, de confirmar en la verdad, a los seguidores auténticos de Cristo, se ha llevado a cabo continuamente, desde que Cristo ascendió a los cielos, hasta nuestros días, por ejemplo, aproximadamente 397 años después de Cristo, todos los Obispos del mundo se reunieron, a la Luz del Espíritu de Dios, para discernir cuales de los escritos y cartas apostólicas, que estaban dispersas entre las distintas comunidades Cristianas originarias, formarían parte del Libro Santo, y cuales libros de las escrituras del pueblo de Israel debían considerarse parte de las Sagradas Escrituras, y los Obispos ratificaron los libros del Antiguo Testamento, algunos de los cuales actualmente no son aceptados por las sectas protestantes, mientras que consideraron necesario someter los del nuevo a la infabilidad Papal, y el Papa de entonces, canonizó los libros y cartas tal como actualmente están en el Nuevo Testamento, ejerciendo la autoridad que Dios le delegó, descartando aquellos escrito que no consideró que fuesen Palabra de Dios, es curiosos, que las sectas si aceptan todos los Libros del Nuevo Testamento, tal como por un decreto Papal fueron Canonizados, y tengan dudas de los que fueron declarado Libros Santos, por el concilio de Obispos. La Iglesia existió antes que la Biblia, y la Iglesia reunió las Sagradas Escrituras y las Canonizó. (Canonizar significa declarar Santo).
Fue solamente en el año 393 d.C. que los obispos se unieron con los sacerdotes y laicos para discernir cuáles libros son inspirados, o también "canónicos". La Iglesia tenía el poder de hacer eso porque Jesús le dio el poder de atar y desatar (cf Mt 18, 18) y prometió enviar al Espíritu Santo para la plenitud de la verdad (Jn 14, 26).
En el siglo XV Martín Lutero (inspirador de la gran apostasía) pensó que los primeros cristianos usaban el "canon judío de Palestina" (los libros escritos en hebreo), 39 libros. Pero en realidad los 46 libros del "canon Alejandrino" o "traducción de los Sesenta" (la traducción al griego de los libros hebreos, pues el griego era el idioma internacional de este tiempo) era aceptado por la gran mayoría de los judíos dispersos por todo el mundo (la "diáspora"). Alejandría era el más grande e importante centro judío en el mundo de habla griega.
Alrededor de los años 90-100 d.C. algunos líderes judíos se reunieron para tratar el tema del canon (conocido como el canon de Palestina) quitando los siete libros, su objetivo era regresar al canon hebreo, y distinguirse así de los cristianos. Con la excusa que lo que no fue escrito en hebreo no era inspirado (aunque Eclesiástico y 1 de Macabeos estaban originalmente escritos en hebreo y Arameo. Sin embargo, la discusión entre ellos siguió por muchos años, y sus decisiones no fueron universalmente reconocidas. Había mucho desacuerdo entre los diferentes grupos y sectas judís. Los saduceos solamente confiaban en el Torá, los fariseos no podían decidir sobre Ester, Cantares y Eclesiastés. Solamente en el segundo siglo d.C. los fariseos decidieron 39 libros. El apóstol Pablo, que viajó por todo el mundo de hablar griego, utilizaba la versión de los LXX. Cuando a san Jerónimo se le pidió que tradujera la Biblia en latín (en 382 d.C.) optó por seguir la decisión de los judíos y rechazó los siete libros, llamándolos "apócrifos". Esta decisión de Jerónimo fue rechazada por los concilios ya mencionados, y Jerónimo aceptó la decisión de los concilios.
Al fin y al cabo, los judíos expulsaron a los cristianos de la sinagoga y no les dejaron participar en la decisión sobre el canon. Hoyen día muchos se basan en las decisiones judías sobre el canon. Ahora bien, esos mismos judíos habían ya decidido rechazar a Jesús como Mesías: ¿por qué dar a ellos la autoridad sobre el canon del AT? Si ellos rechazaron a Jesús y por eso el dijo: “¿Qué, pues, hará el Señor de la viña? Vendrá, y destruirá a los labradores y dará a otros su viña” (Marcos 12,9).
Los sectarios y los demás reformadores decidieron seguir la decisión judía de basar el canon del AT sobre el idioma hebreo y sacaron los siete libros de su Biblia. Los llamaron "apócrifos" siguiendo la idea de los judíos (no conversos al cristianismo), los cuales ya no tenían autoridad alguna para los creyentes en Cristo Jesús, porque la Autoridad ya había sido entregada a los discípulos del Mesías (cf Mateo 18,18; Lucas 9,1) es decir a la Iglesia (cf Mateo 16,18-19).
Gracias a Dios ya muchos han corregido este error, siguiendo el concejo bíblico “Y no den oídos a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad” (Tito 1,14), actualmente muchas denominaciones protestantes están aceptando todos los libros del Antiguo Testamento, incluyendo los siete que antes negaban, los cuales anexan a sus versiones de la Biblia, acotando que se llaman Deuterocanónicos.

74. ¿Son Iguales las Biblias de las Sectas a la Biblia de la Iglesia del Señor?
La Biblia protestante es diferente de la católica. Como ya mencionamos en las respuestas anteriores, algunas sectas le han quitado, hasta siete libros de Antiguo Testamentos a sus Biblias, estos Libros Sagrados son: Tobías, Judith, Baruc, Eclesiástico, I Macabeos, II Macabeos, Sabiduría y fragmentos de los libros de Ester y Daniel, además sus traducciones no son muy confiables, por ejemplo, los auto proclamados "Testigos de Jehová", utilizan una versión con muy graves errores de traducción, introduciendo cambios y adulteración a la Palabra de Dios, agravando el error de darles interpretaciones torcidas, contradictorias y fuera de contexto. Mirando el índice de libros que contiene la Biblia contamos 66 libros, mientras que la Biblia católica y la Biblia ortodoxa contienen siete libros más. En la Biblia protestante faltan 1 y 2 Macabeos, Tobías (o Tobít), Judit, Baruc, Sabiduría, y Eclesiástico (o Sirácides) conocidos como "deuterocanónicos". Los hermanos no católicos llaman a los siete libros deuterocanónicos "Apócrifos", aunque no es un término muy exacto para lo que se quiere señalar, ya que "apócrifo" significa etimológicamente "escondido", haciendo alusión al autor, que es "desconocido" y suele "esconderse" tras un pseudónimo. En este sentido hay otros libros "apócrifos" que sin embargo forman parte de los libros inspirados (como la carta a los Hebreos, que no fue escrita directamente por Pablo, pero que lleva su nombre). Como sea, la realidad es que los protestantes no admiten estos libros como inspirados.

Además hay sectas que le añaden libros a la Revelación de Dios, como el casos de los Mormones, y otros que también idolatran los escritos y tradiciones de sus fundadores; olvidando la severa sentencia de Bíblica: "Yo advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: «Si alguno añade algo sobre esto, Dios echará sobre él las plagas que se describen en este libro. Y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la Vida y en la Ciudad Santa, que se describen en este libro.» (Apocalipsis 22,19). Nota: Existen traducciones de la Biblia que son ecuménicas, es decir que son aceptadas, tanto por la Santa Iglesia Católica, como por la mayoría de todas las otras denominaciones cristianas, que aún no están en plena comunión con la Iglesia. Por ejemplo: la versión "Dios habla hoy".
Enzo de la Virgen likes this.
6 more comments from Mensajero Mariano
Mensajero Mariano
Capitulo VII: Novísimos

75. ¿Porque los Católicos creemos en el Purgatorio, si en la Biblia no se menciona esa palabra?

Ciertamente en la Biblia no se menciona la palabra "Purgatorio", y de hecho esa palabra quizás ni existía para ese entonces, pero si se menciona en la Biblia: un lugar de los muertos llamado en hebreo “Seol” (cf Génesis 37,35) y en griego “Hades” (Mateo 11,23), este lugar de …More
Capitulo VII: Novísimos

75. ¿Porque los Católicos creemos en el Purgatorio, si en la Biblia no se menciona esa palabra?

Ciertamente en la Biblia no se menciona la palabra "Purgatorio", y de hecho esa palabra quizás ni existía para ese entonces, pero si se menciona en la Biblia: un lugar de los muertos llamado en hebreo “Seol” (cf Génesis 37,35) y en griego “Hades” (Mateo 11,23), este lugar de los muertos no lo podemos ignorar que existe y es otro diferente al Cielo y al Infierno, el Seol es distinto al lugar de tormento de los condenados llamado Genema, lago de azufre o abismo del Infierno y este lugar de los muertos es también diferente al Paraíso o Cielo de los redimidos. “Si hasta los cielos subo, allí estás tú, si en el seol me acuesto, allí te encuentras” (Salmos 139,8).
En las Sagradas Escrituras están todas las bases teológicas de esta tradición oral, de los que el Señor y sus primeros seguidores predicaron a viva Voz. “Pues también Cristo, para llevarnos a Dios, murió una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, muerto en la carne, vivificado en el espíritu En el espíritu fue también a predicar a los espíritus encarcelados en otro tiempo incrédulos, cuando les esperaba la paciencia de Dios, en los días en que Noé construía el Arca, en la que unos pocos, es decir ocho personas, fueron salvados a través del agua; a ésta corresponde ahora el bautismo que os salva y que no consiste en quitar la suciedad del cuerpo, sino en pedir a Dios una buena conciencia por medio de la Resurrección de Jesucristo, que, habiendo ido al cielo, está a la diestra de Dios, y le están sometidos los Ángeles, las Dominaciones y las Potestades.” (I Pedro 3,18).
El Purgatorio es un estado de vida de purificación, intermedio entre la muerte y el cielo, no es un estado definitivo, sino una antesala a la vida en el cielo, para las almas de aquellos personas que mueren en amistad con Dios, pero no estaban completamente purificados, de algunos pecados veniales, entonces para el paso al Cielo, vienen al gran salón de belleza, para revestirse por los méritos de Cristo, de la pureza total necesaria, para entrar a la gran celebración del Cielo Las Bodas del Cordero(cf ).
Veamos que escribe San Pablo sobre ese proceso de purificación al que llamamos Purgatorio: “Conforme a la gracia de Dios que me fue dada, yo, como buen arquitecto, puse el cimiento, y otro construye encima. ¡Mire cada cual cómo construye! Pues nadie puede poner otro cimiento que el ya puesto, Jesucristo. Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego. Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa. Mas aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego” (I Corintios 3,10-15). El nombre que le demos al proceso de purificación de nuestras almas, es lo de menos, el hecho es que creámoslo o dudemos existe ese paso purificador que llamamos: “Purgatorio”. “Dijo Dios: «Yo meteré en el fuego este tercio: los purgaré como se purga la plata y los probaré como se prueba el oro. Invocará él mi nombre y yo le responderé; diré: «¡El es mi pueblo!» y él dirá: «¡Yahveh es mi Dios!»” (Zacarías 13,9).
En el Santo Evangelio leemos: “El que insulte al Hijo del Hombre será perdonado; en cambio, el que insulte al Espíritu Santo no será perdonado, ni en esta vida ni en la otra” (Mateo 12,32). Y como enseñanza sobre Reino de los Cielos, nos aconseja “Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo” (Lucas 12,58-59).
Las almas de los condenados no pasa por el purgatorio, solo tienen entrada en la purificación: las almas que están seguras de ser admitidas a la bienaventuranza, el alma sabe que no está preparada para la comunión intima, con Dios, porque debe quitar las escorias de su tibieza, debe despertarse para un amor total, sin desviaciones. “Por eso, nosotros que recibimos un reino inconmovible, hemos de mantener la gracia y, mediante ella, ofrecer a Dios un culto que le sea grato, con religiosa piedad y reverencia, porque nuestro Dios es fuego consumidor" (Hebreos 12,28-27).
“Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad de Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, reunión solemne y asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos, y a Dios, juez universal, y a los espíritus de los justos llegados ya a su consumación, y a Jesús, mediador de una nueva Alianza, y a la aspersión purificadora de una sangre que habla mejor que la de Abel” (Hebreos 12,22-24).


76. ¿Para que es necesario el Purgatorio?
Es necesario para purificarnos totalmente, para entrar en la presencia de Dios, porque dice la Palabra: "La Sabiduría: " Es un hálito del poder de Dios, una emanación pura de la gloria del Omnipotente, por lo que nada manchado llega a alcanzarla" (Sabiduría 7,25).
Al decir la Carta a los Efecios que nada impuro entrará en el Cielo, es necesario que Dios limpie todas y cada una nuestras imperfecciones con la Sangre del Cordero, por los Méritos de Cristo, antes de entrar al Cielo, por su infinita bondad, para que el mismo Señor nos presente ante la sus Ángeles: “Santos entre los Santos e irreprochables”: "Porque tened entendido que ningún fornicario o impuro o codicioso, que es ser idólatra, participará en la herencia del Reino de Cristo y de Dios" (Efesios 5,5).
«El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo (Mateo 22,2)
Y a esta fiesta de reino debemos llegar purificados, como nos advierte Jesús: «Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda, le dice: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?" El se quedó callado. Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes" (Mateo 22,11-12).
El Purgatorio es un estado de vida, de preparación, para nuestro paso al Cielo, viene a ser un estado de vida transitoria, para revestirnos de la pureza total requerida, para entrar a la gran celebración del Cielo. En atención a la Divina misericordia: “Yahveh está cerca de los que tienen roto el corazón. Él salva a los espíritus hundidos… (Salmos 34,19), como en el caso del profeta Jonás: “Dijo: Desde mi angustia clamé a Yahveh y él me respondió; desde el seno del seol grité, y tú oíste mi voz (Jonás 2,3), hasta poder agradecer la salda de ese estado: “Gracias te doy de todo corazón, Señor Dios mío, daré gloria a tu nombre por siempre, pues grande es tu amor para conmigo, tú has librado mi alma del fondo del seol” (Salmos 86,12-13)

77. ¿Es Posible Recibir una Purificación total en la vida aquí en la Tierra?
Por supuesto que si, y en la Iglesia hay infinidad de testimonios, de personas Santas, que han resaltado en el cumplimiento heroico de virtudes cristianas, y entran directo al Cielo, claro está también, todas aquellas personas, que han recibido el Sacramento de la Reconciliación, en su agonía, y se han purificado totalmente, antes de morir, como el caso del Ladro que murió en el Calvario crucificado, y arrepentido de todo sus pecados, al lado de Jesús de Nazaret, y como lo narra Lucas 23,43: "Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso".
Es el caso que en el Cielo, estaremos en presencia de Dios y no podremos mantenernos de pie, ante su santa presencia, por más Siervos suyos que nos creamos, si no estamos totalmente purificados, como dice Efesios 1,4 que debemos presentarnos: santos inmaculados e irreprochable ante la Suprema Presencia de Dios, para eso Él mismo nos purga. Pongamos el ejemplo del Profeta Isaías, que siendo un siervo de Dios, en el templo, recibe la visita de Dios (y su purificación), leamos reacción de Isaías, su confesión y la purificación: "Y dije: «¡Ay de mí, que estoy perdido, pues soy un hombre de labios impuros, y entre un pueblo de labios impuros habito: que al rey Yahveh Sebaot han visto mis ojos!» Entonces voló hacia mí uno de los serafines con una brasa en la mano, que con las tenazas había tomado de sobre el altar, y tocó mi boca y dijo: «He aquí que esto ha tocado tus labios: se ha retirado tu culpa, tu pecado está expiado.» Y percibí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré? ¿y quién irá de parte nuestra»? Dije: «Heme aquí: envíame»" (Isaías 6,5-8). Sí el Profeta Isaías, necesitó esa purificación para estar frente a la Gloría de Dios, cuanto más nosotros la necesitaremos, que quizás habitamos entre una humanidad mucho más impura que la de aquella época. Por eso debemos frecuentar los sacramentos, especialmente el de la Confesión o Penitencia, y ofrecer la Eucaristía y obras de misericordias, en reparación por nuestros pecados, para renovar las gracias recibidas en el bautismo, y estar preparados porque no sabemos ni el día ni la hora, en que nos llamará el Señor, a su santa gloría del Cielo.
Que Dios nos conceda la pureza necesaria para gozar de su presencia y poder proclamar junto con San Pablo: "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor" (Efesios 1,3-4).
Enzo de la Virgen likes this.
Mensajero Mariano
78. ¿Para que sirven las Indulgencias?
Cuando una persona peca, esto le acarrea ciertas consecuencias: la consecuencia de la culpa y la consecuencia del castigo. La Escritura habla de la primera cuando describe a la culpa como adhiriéndose a nuestras almas, y haciéndolas descoloridas e impuras ante Dios: "Venid, pues, y disputemos –dice Yahveh-: Así fueren vuestros pecados como la grana, cual …More
78. ¿Para que sirven las Indulgencias?
Cuando una persona peca, esto le acarrea ciertas consecuencias: la consecuencia de la culpa y la consecuencia del castigo. La Escritura habla de la primera cuando describe a la culpa como adhiriéndose a nuestras almas, y haciéndolas descoloridas e impuras ante Dios: "Venid, pues, y disputemos –dice Yahveh-: Así fueren vuestros pecados como la grana, cual la nieve blanquearán. Y así fueren rojos como el carmesí, cual la lana quedarán" (Isaías 1, 18). Esta idea de la culpa adhiriéndose a nuestras almas aparece en textos que describen el perdón como una limpieza o lavado y el estado de nuestras almas perdonadas como limpias y blancas: "Lávame a fondo de mi culpa, y de mi pecado purifícame... Rocíame con el hisopo, y seré limpio, lávame, y quedaré más blanco que la nieve" (Salmo 51, 4.9). No sólo incurrimos en culpa, sino también en la pena de castigo cuando pecamos: "Pasaré revista al orbe por su malicia y a los malvados por su culpa. Haré cesar la arrogancia de los insolentes, y la soberbia de los desmandados humillaré" (Isaías 13, 11). El juicio atañe incluso a las cosas más pequeñas: "Porque toda obra la emplazará Dios a juicio, también todo lo oculto, a ver si es bueno o malo." (Eclesiastés 12, 14).
Cuando alguien se arrepiente, se confiesa y pide perdón, Dios quita su culpa: “Así fueren vuestros pecados como la grana, cual la nieve blanquearán. Y así fueren rojos como el carmesí, cual la lana quedarán” (Isaías 1, 18) y todo castigo eterno "¡Con cuánta más razón, pues, justificados ahora por su sangre, seremos por él salvos de la cólera!" (Romanos 5, 9), pero las penas temporales pueden permanecer. Un pasaje que demuestra esto es 2 Samuel 12, en el cual el profeta Natán confronta a David con su adulterio. "David dijo a Natán: ‘He pecado contra Yahveh.’ Respondió Natán a David: ‘También Yahveh perdona tu pecado; no morirás. Pero por haber ultrajado a Yahveh con ese hecho, el hijo que te ha nacido morirá sin remedio.’" (2 Samuel 12, 13-14). Dios perdonó a David, hasta el punto de salvar su vida, pero David todavía tuvo que sufrir la pérdida de su hijo además de otros castigos temporales.
En Números leemos: “Moisés respondió a Yahveh: ‘... Si haces perecer a este pueblo como un solo hombre, dirán los pueblos que han oído hablar de ti: Yahveh, como no ha podido introducir a ese pueblo en la tierra que les había prometido con juramento, los ha matado en el desierto...’ Dijo Yahveh: ‘Le perdono, según tus palabras. Pero, vivo yo ... que ninguno de los que ... no han escuchado mi voz, verá la tierra que prometí con juramento a sus padres” (Números 14, 13-23) Dios afirma que, aunque perdonaba al pueblo, les impondría una pena temporal al impedirles entrar a la tierra prometida. Más tarde, a Moisés, que es evidentemente uno de los salvados (ver Mateo 17, 1-5), se le dice que sufrirá una pena temporal: “Dijo Yahveh a Moisés y Aarón: ‘Por no haber confiado en mí, honrándome ante los israelitas, os aseguro que no guiaréis a esta asamblea hasta la tierra que les he dado.” (Números 20, 12; cf 27, 12-14).
Los protestantes frecuentemente niegan que las penas temporales permanezcan luego del perdón de los pecados, pero en la práctica lo reconocen; por ejemplo, cuando insisten en que la gente devuelva las cosas robadas. Los ladrones pueden ser perdonados, pero deben ocuparse de la restitución. Los protestantes se dan cuenta de que, si bien Jesús pagó ante Dios el precio por nuestros pecados, no nos relevó de nuestra obligación de reparar lo que hemos hecho. Admiten totalmente que si usted robó el automóvil de alguien, debe devolverlo; no basta simplemente con arrepentirse. El perdón de Dios (¡y el del hombre!) no incluye el permitirle quedarse con el auto robado.Los méritos de Cristo, siendo infinitos, aplicándolos a los creyentes, la Iglesia actúa como servidora de Cristo en la aplicación de lo que él ha hecho por nosotros, y sabemos por la Escritura que la obra de Cristo se aplica a nosotros a través del tiempo y no de una sola vez. (Filipenses 2, 12; 1 Pedro 1, 9). La iglesia en atención al poder y la misión de la remisión de los pecados, que Cristo le delega en Juan 20,21-23, distribuye el perdón de los pecados mediante el bautismo y el sacramento de la confesión, y el perdón de las penas temporales, mediante las indulgencias que concede, bajo ciertas condiciones que nos impulsan a una conversión mas profunda. Si Cristo dio a sus ministros la capacidad de perdonar las penas eternas del pecado, ¡cuánto más tendrían la capacidad de remitir las penas temporales del pecado! Cristo también prometió a su Iglesia el poder para atar y desatar en la tierra, diciendo: "Yo os aseguro: todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo" (Mateo 18, 18). Como queda claro por el contexto, el atar y desatar cubren la disciplina de la Iglesia, y la disciplina de la Iglesia involucra el administrar y remover penas temporales (tales como separar de y readmitir a los sacramentos). Por lo tanto, el poder de atar y desatar incluye la administración de las penas temporales. San Pablo advierte, a quién no recurre a esta fuente de gracia, que: “Por la dureza y la impenitencia de tu corazón vas atesorando contra ti cólera para el día de la cólera y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual, dará a cada cual según sus obras” (Romanos 2,5). Debemos recurrir a la misericordia divina, obteniendo indulgencias, para que como San Pablo podamos expresar: “Bienaventurados aquellos cuyas maldades fueron perdonadas, y cubiertos sus pecados. Dichoso el hombre a quien el Señor no imputa culpa alguna” (Romanos 4,7-8).
79. ¿Porque rogar por los Muertos?
Es para pedir para ellos una purificación total de sus culpas, para que puedan contemplar el rostro de Dios y su gloría, lo hacemos movidos por la esperanza en la vida eterna, y la fe en la comunión de los Santos, la Biblia manifiesta que es cosa buena y noble orar por los difuntos pensando en la resurrección rogar por los que han muerto (II Macabeos 12,43; Barú 3,1-8), leamos: en concordancia con estas palabras agrega San Pablo: “Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana: estáis todavía en vuestros pecados. Por tanto, también los que durmieron en Cristo perecieron. Si solamente para esta vida tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, ¡somos los más dignos de compasión de todos los hombres! ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos como primicias de los que durmieron. Porque, habiendo venido por un hombre la muerte, también por un hombre viene la resurrección de los muertos” (I Corintios 15,17-21).
Rogamos por las almas de los difuntos en virtud a la comunión de los santos: La Iglesia abarca a los creyentes que aún vivimos en la tierra, a los santos del cielo y también las almas del lugar de los muertos (purgatorio o Seol), unidos en Cristo Jesús, cabeza de la Iglesia, y en razón de nuestra fe en la resurrección, la Iglesia siempre ha intercedido a favor de los difuntos, por eso San Pablo después de aclararnos acerca de la resurrección a la que todos somos llamados, dice que la resurrección justifica nuestras practicas en favor de los difuntos: “De no ser así ¿A qué viene el bautizarse por los muertos? Si los muertos no resucitan en manera alguna ¿por qué bautizarse por ellos?” (I Corintios 15,29). Ese bautizo por los muertos, es la evidencia que la Iglesia desde sus orígenes ya buscaba la forma de interceder en favor de los difuntos, porque Si Cristo no resucitó, los que durmieron en Cristo perecieron, pero como Cristo si resucitó, los que durmieron en Cristo no perecieron, sino que viven, aunque hayan muerto, tienen la vida abundante.
Orar por el pecado de los difuntos, no es una novedad del Nuevo Testamento, ya en el Antiguo vemos numerosos actos donde el Pueblo de Israel se congregaba para pedir perdón a Dios, por sus pecado y el de sus padres o antepasados (cf Nehemías 9,3; Lev 9,7; Heb 5,3) pero leamos un caso donde se nos dice, como y porque los hacían: “Y rezaron al Señor para que perdonará totalmente ese pecado de sus compañeros muertos. El valiente Judas exhortó a sus hombres a que evitaran en adelante tales pecados, pues acababan de ver con sus propios ojos lo que sucedía a los que habían pecado. Después de haber reunido entre sus hombres cerca de dos mil dracmas, las mandó a Jerusalén para ofrecer un sacrificio por el pecado, obrando muy hermosa y noblemente, pensando en la resurrección. Pues de no esperar que los soldados caídos resucitarían, habría sido superfluo y necio rogar por los muertos; mas si consideraba que una magnífica recompensa está reservada a los que duermen piadosamente, era un pensamiento santo y piadoso. Por eso mandó hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado" (II Macabeos 12,42-46).
80. ¿Porque la Intersección de los Santos?
Jesús es el único mediador y salvador, porque su sacrificio en la cruz, es lo único que redime nuestros pecados ante la justicia divina; para los cristianos existe un único sacrificio, el de Jesús (Heb 10,12), pero también nosotros debemos ofrecer “sacrificios” (Fil 2:17; Rom 12,1; Heb 13,15). La pasión de Cristo es suficiente para nuestra salvación (todo el Nuevo Testamento), pero Pablo dice: “completo en mi carne lo que falta a la pasión de Cristo a favor de su cuerpo, que es la Iglesia” (Col 1,24). Jesús es la luz del mundo (Jn 8,12), pero también lo son sus discípulos (Mat 5,14). Dios es el único bueno (Luc 18,19), pero también las personas son buenas (1 Pe 2,18; 4,10, etc.). La Escritura enseña que Dios es el único Juez (Sal 50,6; 75:7; Heb 12,23) pero también enseña que los cristianos serán jueces (Mat 19,18; Luc 22,30; 1 Cor 6,2-3). La Escritura enseña que Jesús es el único maestro, y a nadie más hay que darle ese título (Mat 23,8-10; Jn 13,13) pero también enseña que Pablo se llamaba a sí mismo, con toda verdad, “maestro” (1 Tim 2,7; 2 Tim 1,11) y en la Iglesia hubo siempre muchos “maestros” designados por el mismo Espíritu Santo (Ef 4,11). Jesús es El Obispo (episcopo) de nuestras almas (1 Pe 2:25) y Dios estableció a algunos como obispos de los creyentes (Hechos 20,28; Fil 1,1). Dios es el único sabio (Rom 16:27), pero también los hombre (Rom 16:19; Mat 23:24, etc.). Jesús es, claramente, nuestro único sacerdote (toda la carta a los Hebreos), pero también lo somos nosotros (I Pedro 2,9; Apoc 1,6; 5,10; 20,6).
Dios es el único justo y el único Santo (Rev 15:4), y no hay ningún justo entre los hombre, ni uno sólo (Rom 3:10). Pero 1 Timoteo 1,9 y 2 Pedro 2,7-8 hablan de los justos, en general y en particular (Lot), también llama santos a los apóstoles (Efesios 3,5) enseña que el obispo debe ser santo (Tito 1,8), Que los disipulos son santos por vocación (Romanos 1,7; Colosenses 1,2) Y nos llama a todos a la santidad (I Pedro 1,15; Colosenses 3,12). Sólo si aplicamos el concepto de “analogía” podremos explicar esta aparente contradicción: Dios es el único Justo, pero análogamente y por participación lo son también los que creen en El, por eso pedimos la intercepción de la Virgen y de los santos, que ya participan plenamente en la vida abundante (cf Mateo 22,32). Al orar a Dios no es extraño conversar también a aquellos Santos y Ángeles, que ya están en perfecta comunión con Él en el cielo: “Y sucedió que, mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó, y sus vestidos eran de una blancura fulgurante, y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías” (Lucas 9,30) “Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con él” (Mateo 17.2-3).

81. ¿Las fiestas, el baile, comer cerdo o el vestir nos llevan al Infierno?
El bailar no es pecado, siempre y cuando no esté acompañado con otros actos impuros, contrarios a la moral y las buenas costumbres. En la Santa Biblia, no está prohibido el danzar, incluso se nos aconseja hacerlo para rendirle culto a Dios: “Alabadle con pandero y danza; Alabadle con cuerda y flautas” (Salmo 150,4). En el Antiguo Testamento, se narran celebraciones con baile por motivos religiosos, por ejemplo, en primera de Crónicas capítulo trece, durante la procesión con el Arca: “David y todo Israel bailaba delante de Dios con todas sus fuerzas cantando y tocando cítaras, salterios y panderos, címbalos y trompetas” (1 Cro 13,8). El mismo Salmista David nos dice: “Alaben su Nombre con danza; Con pandero y arpa a él canten”(Salmo 149,3). En la Biblia la celebraciones nacionales se acompañan con baile: “Aún te edificaré, y serás edificada, oh Virgen de Israel; todavía serás adornada con tus palmeros y saldrás en alegres danzas” (Jeremías 31,4). En el evangelio también se asocia el baile con las celebraciones familiares, como una modo sano de festejo: “El hijo mayor estaba en el campo; Cuando al volver llegó cerca de la casa, oyó música y baile” (Lucas 15,25). Y en el capítulo tres de Sofonías, vemos que Dios, Nuestro Padre, también danzará de alegría por la salvación de cada uno de nosotros llamados a la bienaventuranza eterna: “Yahveh tu Dios está en medio de ti, ¡un poderoso Salvador! Él exulta de gozo por ti, te renueva por su amor; danza por ti con gritos de júbilo, como en los días de fiezta” (So 3,17).
En muchas las sectas se coacciona a las mujeres a usar falda, inculcándoles que la Biblia prohíbe los pantalones, cuando esa prenda de vestir no existía en tiempos bíblicos, dando una mala interpretación a Deuteronomio 22,5 “La mujer no llevará ropa de hombre ni el hombre se pondrá vestidos de mujer, porque el que hace esto es una abominación para Yahveh tu Dios” donde se nos advierte en un leguaje todo público, sobre lo negativo de la homosexualidad a los ojos de Dios.
Por eso con San Pablo les respondemos “Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14,17) “Por tanto, que nadie os critique por cuestiones de comida o bebida, o a propósito de fiestas, de novilunios o sábados. Todo esto es sombra de lo venidero; pero la realidad es el cuerpo de Cristo” (Colosenses 2,16).

82. ¿Qué pasa con nuestra existencia al Morir?
“Jesús le respondió: «Yo soy la resurrección, El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?» (Juan 11,25-26). Una de las grandes buenas nuevas es que tenemos vida eterna, porque Jesús venció a la muerte, Jesús dijo "Vengo a darles vida y vida en abundancia", pero algunas sectas dicen que naces vives 71 o 97 años, y te duermes por dos mil o tres mil ¿Es eso vida en abundancia o sueño en abundancia? “Si solamente para esta vida tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, ¡somos los más dignos de compasión de todos los hombres!” (I Corintios 15,19). San Pablo dijo que quería irse con el Señor... ¿a qué, a dormir? San Pedro dice que Jesús bajo a predicar a los que habían muerto en la época de Noe, ¿a quien le predicó, a dormidos? ¡Lázaro y Epulón no parecían dormidos después de muertos, ni los Espíritus de los Mártires al pie del Altar en el Apocalipsis, ni las multitudes que seguían al Cordero! “Y del mismo modo que está establecido que los hombres mueran una sola vez, y luego el juicio” (Hebreos 9,27). Es decir ni reencarnación, ni sueño; sino presentarse al juicio personal.
La mortalidad del alma es pura mentira de algunas sectas apostatas; ellos solo se basan en versículos del AT, tomados fuera de contexto, donde la revelación era parcial: “Pero que ahora ha sido manifestado por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por el Evangelio” (II Ti 1,10). Por eso es necesario cuidar esa vida de gracia eterna que Cristo nos ofrece, siendo fieles a los mandatos de nuestro Creador, atentos a las cosas de Dios mientras tenemos vigor, antes que tu cuerpo vuelva el polvo a la tierra, a lo que era, “… y el espíritu vuelva a Dios que es quien lo dio”. (Eclesiastés 12,7). Recomiendo para profundizar la página de Internet www.apologeticasiloe.com y estudia el tema "El Alma y la Eternidad" está muy completo.

83. ¿Al declarar a Cristo como nuestro Señor, ya tenemos asegurada la Salvación?
La salvación es un regalo que Dios da a quien quiere, pero es también un compromiso, Jesús afirmó en Mateo 7,21 “No todo el que me diga: «Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial” La Biblia es muy clara los solos gestos externos no son suficientes: “Poned por obra la Palabra y no os contentéis sólo con oírla, engañándoos a vosotros mismos” (Santiago 1,22). La salvación es un don gratuito que recibimos de parte de Dios por Jesucristo en el Espíritu Santo (ver Hechos 4,12, 2Tes 2,13, 2Tim 2,10 entre otros muchos pasajes); no es un premio a nuestras buenas obras, sino un don de Dios misericordioso. Ahora bien, en lo que está de nuestra parte, sin duda que debemos recibir esa salvación, estar dispuestos y totalmente abiertos a ella, buscarla, luchar perseverantemente por ella (cf Mateo 10,22), y estar atentos a las asechanzas del diablo que, "como león rugiente, ronda buscando a quien devorar" (1Pe 5:8).
Algunos hermanos muy lamentablemente afirman de la salvación; que se trata de algo que, una vez recibido, no se puede perder más, hagamos lo que hagamos; contradiciendo lo que enseña toda la Sagrada Escritura, por ejemplo: Fil 2:12 "De modo que, amados míos, así como habéis obedecido siempre (…) ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor" si la salvación no pudiese perderse por nuestra negligencia, el mandamiento de "ocuparnos en nuestra salvación con temor y temblor" sería superfluo. El mismo San Pablo veía que era posible que él fuese descalificado: “Más bien, pongo mi cuerpo bajo disciplina y lo hago obedecer; no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo venga a ser descalificado” (1Cor 9,27).
Dios no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva (Ezequiel 18,23; I Tes 5:9), por la salvación de la humanidad, murió Jesús en la cruz (cf Hebreos 2,10), y Él nos advierte: “Pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará” (Mateo 24,13), “Por eso, hermanos, procurad aun con mayor empeño hacer firme vuestro llamamiento y elección, porque haciendo estas cosas no tropezaréis jamás” (2 Pe 1,10) “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Cor 10,12).
La sola proclamación de una fe no es suficiente: ¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe», si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe? (Santiago 2,14) Por eso Pablo, en concordancia con el evangelio (Mateo 3,8) nos dice: “…he predicado que se convirtieran y que se volvieran a Dios haciendo obras dignas de conversión (Hechos 26,20). “Así también la fe, si no tiene obras, está realmente muerta” (Santiago 2,17). Nuestra fe en el Señor, debe estar acompañada de obras dignas de la vocación a la que hemos sido llamados (cf Efesios 4,1), “Porque así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” (Santiago 2,26). Debemos permanecer fieles a la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo (Efesios 5,24-ss) y perseverar en el bien hasta el final: “Porque hemos llegado a ser participantes de Cristo, si de veras retenemos el principio de nuestra confianza hasta el fin” (Heb 3,14). Ya que Dios “…dará a cada cual según sus obras: a los que, por la perseverancia en el bien busquen gloria, honor e inmortalidad: vida eterna” (Romanos 2,6).
Enzo de la Virgen likes this.
Mensajero Mariano
Capitulo VIII: La Santísima Trinidad

84. ¿Cuantos Dioses existen?

Existe un solo Dios verdadero: Padre, Hijo y Espíritu Santo, creador de cielo y tierra, un solo Dios en tres divinas personas. Dios es comunión de amor, una familia tres personas iguales en dignidad y poder, consustanciales en eterna y perfecta unidad.
El Nombre del Hijo es Jesucristo, Jesús significa: Salvador, su raíces etimoló…More
Capitulo VIII: La Santísima Trinidad

84. ¿Cuantos Dioses existen?

Existe un solo Dios verdadero: Padre, Hijo y Espíritu Santo, creador de cielo y tierra, un solo Dios en tres divinas personas. Dios es comunión de amor, una familia tres personas iguales en dignidad y poder, consustanciales en eterna y perfecta unidad.
El Nombre del Hijo es Jesucristo, Jesús significa: Salvador, su raíces etimológica dicen: "Yahveh Salva", Cristo significa: Mesías, enviado, elegido. Otro Nombre del Hijo es “Dios con nosotros”: "Ved que la Virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: Dios con nosotros" (Mateo 1,23).
El Espíritu Santo es llamado Paráclito, que significa abogado, protector o defensor, es el eterno amor de comunión entre el Padre y el Hijo, es el Consolador, es quién inspira toda la palabra de Dios (II Pe 1,21), es el fuego de amor, es maestro e interprete (Juan 14,26) es mucho más que una simple fuerza de Dios, como dicen algunas sectas, el Espíritu santo es una Persona Divina, que nos defiende (Juan 15,26), que se entristece por nuestros problemas y caídas (Efesios 4,30), que intercede por nosotros (Rm 8,26), es quién revela las enseñanzas (Lc 2,42) es inspirador (Mt 10,20; Lc 1,42; 1,67; 2;42-43), es testigo fiel (Hch 5,32) que nos guía (Hch 13,2; 16,6; 28,25-27 Hb 3,7) y que nos llena e ilumina y entra en nosotros por el Bautizo, por la imposición de mano y por la oración, Jesús revelándonos la intimidad de Dios expresa: "Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, Él dará testimonio de mí" (Juan 15,26).
La trinidad de Dios, se revela plenamente desde el comienzo del Evangelio: “Sucedió que cuando todo el pueblo estaba bautizándose, bautizado también Jesús y puesto en oración, se abrió el cielo, y bajo sobre el Espíritu Santo en forma corporal, como una paloma, y vino una voz del cielo: “Tú eres mí Hijo amado; en ti tengo complacencia” (Lucas 3,21-22).
Los que han creen en el evangelio serán bautizados en el Nombre único del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (cf Mateo 28,19), pues son tres personas que nos enseñó Cristo (cf I Juan 5,7), y las nombró separadamente, pues le Padre no es el Hijo, y el Hijo no es el Espíritu Santo, a pesar que los tres son el mismo Dios, que eternamente viven y reinan en perfecta y común unión, los creyentes estarán en comunión con el Padre, con el Hijo y con el Espíritu Santo, al ingresar a la Iglesia, porque la Palabra habla de la unidad e interdependencia de las tres Divinas Personas: “Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 15,26). Lo intimo de Dios es eterno, su ser es infinito y por tanto insondable y difícil de entender para nosotros, limitados en el entender, por tanto se hizo Hombre, para revelarnos las tres personas que hay en Él: “Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!» (Lucas 11,13).
Algunas Sectas, ante el misterio de la Trinidad, sacan cuentas matemáticas, achacándonos que son tres dioses, diciendo: UNO + UNO + UNO = TRES, pero las matemáticas realmente en el caso de la Santísima Trinidad, corresponde: INFINITO + INFINITO + INFINITO = INFINITO. Porque cómo el Padre es eterno, el Hijo (Juan 1,13-14) y el Espíritu Santo (Génesis 1,2), también son infinitos, por tanto, las matemáticas también nos dan la razón, tres Divinas Personas: un solo Dios verdadero, como lo revelo Jesucristo: "Yo y el Padre somos uno" (Juan 10,30).

85. ¿Qué otras citas Bíblicas nos hablan de la Santísima Trinidad?
La Plena manifestación de este sagrado misterio de la trinidad de Dios, se hace en el Jordán (Juan 1,31-34), cuando Juan el Bautista contempla a las tres Divina: “Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía del cielo decía: “Este es mi Hijo amado, en quién me complazco” (Mateo 3,16-17). Realmente son innumerables las cita bíblica que hablan de la trilogía de Dios, pero leamos algunas: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" (Mateo 28,19). El Hijo nos ordena esta unión filial al Dios uno y trino, con esta formula del Bautismo, y la Iglesia, que se basa en la Biblia, comienza todos sus cultos con esta Bendición trinitaria: "La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros" (II Corintios 13,14). San Pedro dirige sus cartas a los: "Escogidos según la presencia de Dios Padre, en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz sean multiplicadas"(I Pedro1,2). Pero ya desde el Antiguo Testamento leemos la alabanza de los ángeles a las tres Divinas Personas: "Y se gritaban el uno al otro: «Santo, Santo, Santo, Yahveh Sebaot: llena está toda la tierra de su gloria.» (Isaías 6,3). Y más aún en el Nuevo Testamento, después de la Epifanía, son muchas la referencia a las tres Divinas personas: “En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito” (Lucas 10,21). ¿En Quién se alegra Jesús? ¿A quién bendice el Hijo? ¿Cuantas Divinas Personas hay en Dios? Jesús el Hijo nos dice: “Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros” (Mateo 10,20). ¿A la decrecha de quién está sentado Jesús intercediendo por nosotros? ¿Cuando Cristo reza a quién dirige su oración? “No ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, para que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado” (Juan 17,20-21). San Pablo ora por los discípulos de Efeso y pide: “Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os conceda Espíritu de sabiduría y de revelación para conocerle perfectamente”. (Efesios 1,17). También Judas Tadeo apóstol y pariente cercano de Jesús nos dice: “Queridos hermanos, construyan su vida sobre los fundamentos de su santísima fe, oren en el Espíritu Santo y manténganse en el amor de Dios, aguardando la misericordia de Jesucristo nuestro Señor, que los llevará a la vida eterna” (Judas 9,20-21). San Juan nos reafirma: Porque son tres los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo; estos tres son uno” (I Juan 5,7). Y el doctor San Lucas nos narra que los Santos Apóstoles predican: “A este Jesús Dios le resucitó; de lo cual todos nosotros somos testigos. Y exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo prometido y ha derramado lo que vosotros veis y oís” (Hechos 2,32-33). Cree en el Evangelio que nos dice: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Aún tengo muchas cosas que decirles, pero todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder. El me glorificará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho tomará de lo mío y se lo comunicará a ustedes” (Juan 16, 12-15).

86. ¿Pero los Patriarcas solo Adoraron a Yahveh?
Leamos la visita de Dios a Abraham: "Apareciósele Yahveh en la encina de Mambré estando él sentado a la puerta de su tienda en lo más caluroso del día. Levantó los ojos y he aquí que había tres individuos parados a sur vera. Como los vio acudió desde la puerta de la tienda a recibirlos, y se postró en tierra, y dijo: «Señor mío, si te he caído en gracia, ea, no pases de largo cerca de tu servidor" (Génesis 18,1-3). Aquí el patriarca Adoró a Dios, que se le manifestó en tres Divinas Personas, y para entender el sentido profundo y el contexto, vemos las palabras de Jesús: "Vuestro padre Abraham se regocijó pensando en ver mi Día; lo vio y se alegró" Entonces los judíos le dijeron: «¿Aún no tienes cincuenta años y has visto a Abraham?» Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: antes de que Abraham existiera, Yo Soy.» (Juan 8,56-58).
EL Antiguo Testamento se prefigura la Trinidad de Dios, claro que sabemos que la plenitud de la revelación de Dios es el Evangelio de Jesucristo, donde ya no en figura (I Corintios 10,11), se cumple a plenitud la Epifanía: donde Dios se muestra como Padre, Hijo y Espíritu Santo (Mt 3,13; Mc 1,9; Lc 3,21; Jn 1,29) y así ya no queda lugar a duda, todo quién adora al único Dios y Señor, adora al Padre, Hijo y Espíritu Santo. Pues si, en el Antiguo Testamento, la sangre de machos cabríos y de toros y la ceniza de vaca santifica con su aspersión a los contaminados, en orden a la purificación de la carne, “¡cuánto más la sangre de Cristo, que por el Espíritu Eterno se ofreció a sí mismo sin tacha a Dios, purificará de las obras muertas nuestra conciencia para rendir culto a Dios vivo!” (Hebreos 9,14)
87. ¿Cuál es el Nombre de Dios?
El Antigua Testamento (Éxodo 3,15) dice que es “YHWH” palabra hebrea sin vocales que se pronuncia Yavé, significa "Yo Soy el que Soy", Jesús se identifica a sí mismo, en el Nuevo Testamento más de siete veces como “Yo Soy”, por ejemplo dice: “Yo Soy la resurrección y la vida...” “Yo Soy el camino la verdad y la vida...”, etc. La palabra Jehová surgió muchos siglos después de Cristo, mezclando las consonantes del nombre de Yahweh, con las vocales de la palabra Adonais que significa “Señor” resultando Yahowah, de la que se derivó Jëhowah y luego Jehová, por tanto es un sincretismo incorrecto del nombre de Dios, y en las versiones de la Biblia, que usan los protestante, aunque traducen YHWH como Jehová, en sus glosarios o notas complementarias, reconocen que el modo más correcto de traducirlo es Yahveh. De todos modos Jesús nos enseñó a llamarlo “Padre Nuestro” (cf Mateo 6,8-9) “Padre del Cielo” (Mateo 23,9; Lucas 10,21) o “Padre Santo” (cf Juan 17,6 y 17,11), porque un hijo no llama a un padre por su nombre (Efesios 1,17), simplemente lo llamamos Padre o Dios Padre (cf I Pedro1,2).
En el Nuevo Testamento, el Nombre de Dios es “Padre, Hijo y Espíritu Santo” (cf Mt 28,19; Jn 15,26; 16,12-15; II Cor 13,13; Gal 4,6; I Pe 1,2), y como miembros de la Nueva Alianza, el la Sangre de Cristo debemos llamarlo de este modo: “Porque son tres los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo; estos tres son una misma cosa” (I Juan 5,7).
Enzo de la Virgen likes this.
Mensajero Mariano
88. ¿Jesucristo es Dios?
Claro que si, toda su vida y su obra redentora lo demuestra, la Santa Biblia simplemente lo confirma, el testimonio de sus milagros y su resurrección, fue la prueba de que sus Palabras eran verdad: "Yo y el Padre somos uno" (Juan 10,30), la Biblia afirma en Hechos 3,15 que Jesús es el autor de la vida, en Mateo 1,23 dice un Ángel a San José que Jesús es: "Dios con …More
88. ¿Jesucristo es Dios?
Claro que si, toda su vida y su obra redentora lo demuestra, la Santa Biblia simplemente lo confirma, el testimonio de sus milagros y su resurrección, fue la prueba de que sus Palabras eran verdad: "Yo y el Padre somos uno" (Juan 10,30), la Biblia afirma en Hechos 3,15 que Jesús es el autor de la vida, en Mateo 1,23 dice un Ángel a San José que Jesús es: "Dios con nosotros" hecho hombre (encarnado), San Juan lo presenta como la Palabra de Dios encarnada: "En el principio existía la Palabra (Jesucristo) y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe" (Juan 1,1-3). Luego aclara que Jesús es engendrado desde la eternidad en el Padre, que no es creado, ni criatura, sino que Jesús es creador, el unigénito del Padre, que en comunión con el Espíritu Santo, vive y reina eternamente: "La cual (La Palabra encarnada) no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios. Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad" (Juan 1,13-14). Por eso en su nacimiento en Belén los pastores y los magos de oriente le adoran (Mt 2,11; Lc 2,11), al resucitar las Mujeres que lo servían lo adoran (Mt 28,9) también sus discípulos (Mt 28,17) e incluso Tomas (el apóstol que había dudado de la resurrección del Señor), al corroborar el extraordinario milagro, proclama la adoración a Jesús diciéndole: “Señor mío y Dios mío” (Juan 20,28), también por eso los ángeles le adoran: “Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: “Y adórenle todos los ángeles de Dios”. (Hebreos 1,6).
Jesús es Dios y por eso acepto que todos lo adoraran, tanto en su nacimiento adoran (Mt 2,11), como en la cruz (Lc 23,40) como en su resurrección (Mt 28,17), como en su ascensión a los cielos: “Ellos después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo” (Lucas 24,52).
Dios promete enviar un mensajero (Juan el Bautista) que le prepare el camino: “He aquí que yo envío a mi mensajero a allanar el camino delante de mí... (Malaquías 3,1) el Profeta Isaías al referirse a Juan el Bautista predice, el mensajero enviado para abrir caminos a Dios: “Una voz clama: «En el desierto abrid camino a Yahveh, trazad en la estepa una calzada recta a nuestro Dios”. (Isaías 40,3) y en el Evangelio se presenta a Juan el Bautista allana el camino a Jesús, tal como estaba predicho prepara el camino a Dios que es Jesús: “Comienzo del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Conforme está escrito en Isaías el profeta: Mira, envío mi mensajero delante de ti, el que ha de preparar tu camino. Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas” (Marcos 1,1-3).
89. ¿Que otros pasajes habla de la Divinidad de Jesucristo?
Desde el Antiguo Testamento (Juan 5,39) y toda la Biblia nos habla de la divinidad de Jesucristo: "Y, empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras" (Lucas 24,27), veamos un pasaje clave, la profecía sobre el advenimiento de Jesús en Belén: "Porque una criatura nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. Estará el señorío sobre su hombro, y se llamará su nombre «Maravilla de Consejero», «Dios Fuerte», «Siempre Padre», «Príncipe de Paz». Grande es su Señorío y la paz no tendrá fin sobre el trono de David y sobre su reino, para restaurarlo y consolidarlo por la equidad y la justicia, Desde ahora y hasta siempre, el celo de Yahveh Sebaot hará eso" (Isaías 9,5-6). Por eso, Jesús se le rinde la misma honra que se le da a Dios Padre, y la honra que le tributamos al Padre se llama “Adoración”, el mismo Señor dijo: “Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado” (Juan 5,23).
El Ángel Gabriel da el titulo a Jesús de "Dios con nosotros" y en la anunciación, revela que Jesús es de quién se refería Isaías con el titulo de "Dios Fuerte" y se lo explica a la Virgen con estas simples palabras: "El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre" (Lucas 1,32). Todo el Nuevo Testamento nos hablan de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, tres Divinas Personas, un único Dios, y las bendiciones que los apóstoles nos dejan en sus cartas nos revelan el misterio de la Santísima Trinidad, por ejemplo: "La gracia, la misericordia y la paz de parte de Dios Padre y de Jesucristo, el Hijo del Padre, estarán con nosotros según la verdad y el amor (II Juan 0,3). "No ceso de dar gracias por vosotros recordándoos en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os conceda Espíritu de sabiduría y de revelación para conocerle perfectamente" (Efesios 1,16-17).
El Salmo 65 dice que Dios es quién acalla el estruendo de los mares y las olas (cf Sal 65,8) y muchos hoy día todavía se preguntan a seca de Jesús: “...«Pues ¿quién es éste que hasta el viento y el mar le obedecen?» (cf Marcos 4,41).

Citas en resumen, referentes a la Divinidad de Jesús de Nazaret:
- Jesús es el autor de la vida. (Hechos 3,15).
- Tiene igualdad con el Padre (cf Juan 5,18; 10,33).
- Es eterno, es creador y no criatura (cf Juan 1,1-3; 1,14; 17,5; Col 1,16-17),
- Es el Cristo e Hijo de Dios (cf Marcos 14,61-64; Hebreos 1,5-6; Mc 1,1).
- Es Dador de Vida (Juan 5,22; 5,26; 11,25-26; I Juan 5,11-12).
- Es Digno de Adoración (cf Heb 1,6; Jn 5,23; 20,28; Lc 24,52; Fil 2,11; Ap 1,17).
- Tiene rango Divino (cf Filipenses 2,5-7; Col 2,9).
- Es Hijo Único de Dios (Juan 1,18; 3,16-18; Marcos 14,61-62; I Jn 4,9 ).
- Es Dios y Rey (cf Juan 19,36-37; I Timoteo 1,15-17; 6,15).
- Es Rey de reyes y Señor de señores (cf I Timoteo 6,15; Ap 17,14).
- El Hijo del Hombre (Ap 14,17; Sal 136,3; Dn 7,13).
- Tiene el Nombre-sobre-todo-nombre (Fil 2,9-10; Isaías 45,23).
- Es Dios hecho Hombre (cf Juan 1,13-14; Isaías 9,5-6; Filipenses 2,8; I Juan 4,2).
- Es Dios y Salvador (cf Ti 1,4; 2,13; II Pe 1,1; 1-11; Lc 2,11; Jn 4,42; Hechos 4,12; Judas 0,25 ).
- Es Todopoderoso (cf Apocalipsis 1,8).
- Es Dios sobre todas la cosas (cf Romanos 9,5).
- Tiene unidad con el Padre (cf Juan 10,30-33; 14,7;15,25; 17,9-11;17,18-23; II Juan 0,3; II Cor 5,19).
- Es uno con el Padre y el Espíritu Santo (cf Mt 28,19; Jn 15,26; 16,12.15; II Cor 13,13; I Pe 1,2; I Jn 5,7;Rom 5,1-5; Gal 4,6).

90. ¿Quienes son los "Testigo de Jehová"?
Existe una secta con terribles errores que se hacen llamar Testigo de Jehová, pero niegan la divinidad de Jesucristo, niegan la existencia del Espíritu Santo, falsifican las frases bíblicas, y se guían por interpretaciones caprichosas de esas poco confiables, traducciones adulteradas de la Biblia que utilizan. Cosa mala es hacerle caso a una de las peores sectas que han salido de USA y que han manipulado groseramente la Biblia en más de 345 versículos y se han equivocado más de 8 veces en profetizar el fin del mundo. A esta abominable secta el Señor les responde: “El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama. «Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y al que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero al que la diga contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este mundo ni en el otro” (Mateo 12,30-32). Eso Testigos de Jehová, ni siquiera puede considerarse una secta cristiana, por negar todos los dogmas de fe del cristianismo, y los sacramentos que Jesús instituyó. La Palabra nos advierte que debemos tener cuidado con estos falsos profetas: "Porque se han introducido solapadamente algunos que hace tiempo la Escritura señaló ya para esta sentencia. Son impíos, que conviertan en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan al único Dueño y Señor nuestro Jesucristo" (Judas 0,4). De los cuales nos alerta la Palabra que debemos estar atentos y vigilantes, como lo advierte el Señor: "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos" (Mateo 7,15-17).
La Biblia habla claramente de la divinidad de Cristo, dice que Jesús merece la misma adoración que se le rinde a Dios Padre: “Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado” (Juan 5,23). Jesús nos revela que quién no cree en el Hijo enviado, no conoce al Padre, ni puede dar testimonio de Él (Juan 5,37) en las Sagradas Escrituras Dios revela que es Padre, Hijo y Espíritu Santo (cf Mt 28,19; Jn 15,26; II Cor 13,13; I Pe 1,2; I Jn 5,7) ¿Qué valor puede tener el testimonio de quienes no creen el la Biblia? ¿Sí dicen creer en la Biblia porque niegan todas estás cosas importantes que están en Ella?. En realidad los partidarios de esa secta, no son testigos del Padre, el Testigo verás del Padre, es su Unigénito Jesucristo, que dijo: “Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar” (Lucas 10,22). Los Apóstoles de Jesús sus discípulos y nosotros sus sucesores y herederos auténticos, somos los verdaderos testigos e hijos de Yahveh: “A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado” (Juan 1,18). Porque afirma el Maestro: “Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto” (Juan 14,7).

91. ¿Quienes niega la Divinidad de Jesucristo pueden servir a Dios Padre?
La Buena Nueva nos revela que la misma adoración que debemos a Dios Padre Yahveh, le debemos a su unigénito Jesucristo: “Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado” (Juan 5,23) “Porque, como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo tener vida en sí mismo” (Juan 5,26).
Alguno que niegue la trilogía de Dios revelada por Cristo mismo en el Evangelio, no puede ser testigo valido del Padre de nuestro Señor Jesús: “Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de ” (Juan 15,26).
El Capítulo cinco de San Juan nos describe la obra del Hijo único de Dios, Jesús de Nazaret dijo: “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10,30), la Biblia nos enseña que la adoración va dirigida única y exclusivamente a Dios (cf Lucas 4,8) y Jesús recibió la adoración de los Reyes Magos (Mateo 2,11), de las mujeres que le seguían (Mateo 28,9), de sus discípulos (cf Juan 20,28; Lucas 24,52; Mateo 28,17) y de hasta los ángeles del cielo deben adorarlo (Hebreos 1,6), lo que demuestra que Jesús es el Dios, Él fue muy claro en afirmar: “...El que me rechaza a mi, rechaza al que me ha enviado” (Lucas 10,16) “El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama” (Lucas 11,23) “El que me odia a mí, también odia a mi Padre” (Juan 15,25). San Juan nos dice que todo el que niega que Dios vino en carne es del bando del anticristo, y aclara que quienes niegan la divinidad de Jesús, niegan a Dios Padre "Yahveh" que lo envió: "¿Quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo? Ese es el Anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo el que niega al Hijo tampoco posee al Padre. Quien confiesa al Hijo posee también al Padre. En cuanto a vosotros, lo que habéis oído desde el principio permanezca en vosotros. Si permanece en vosotros lo que habéis oído desde el principio, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre" (I Juan 2,22-24).
92. ¿El hablar en Lenguas es la única Señal de haber recibido el Espíritu Santo?
El don de “hablar en leguas” es un carisma del Espíritu Santo, para edificación personal (I Cor 14,4) y sí va acompañado con el don de discernimiento o interpretación de lenguas, sirve para provecho de toda la comunidad de creyentes (I Cor 14,5), es una señal para quienes no creen (I Cor 14,22), es uno de muchos dones espirituales que puede derramar en nosotros el Espíritu de Dios, es una manifestación carismática, entre una gran diversidad de dones que pueden manifestar en las personas que han recibido al Espíritu Santo, pero no es la única evidencia, ni siquiera la más importante señal de haber recibido el Espíritu de Dios, por eso San Pablo nos escribe: “Aunque hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si me faltara amor sería como bronce que resuena o campana que retiñe. Aunque tuviera el Don de profecía y descubriera todos los misterios, el saber más elevado, aunque tuviera tanta fe como para trasladar los montes, si me falta el amor no soy nada” (I Cor 13,1-2). El Espíritu de Santo nos regala diferentes dones, carismas y frutos, todos esos regalos los reparte dentro de la Iglesia, a quién quiere: “Porque a uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe, en el mismo Espíritu; a otro, carismas de curaciones, en el único Espíritu; a otro, poder de milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversidad de lenguas; a otro, don de interpretarlas” (I Corintios 12,8-10) “Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad” (I Corintios 12,11).
Algunas pequeñas y serradas sectas llegan a afirmar que la única evidencia de tener el Espíritu Santo, es el hablar en lenguas, pero en la Biblia no es así, por ejemplo: Santa Isabel y Zacarías padres de Juan el Bautista cuando estaban llenos del Espíritu Santo ¿Hablaron en lenguas? “Y aconteció que cuando oyó Isabel la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Isabel fue llena del Espíritu Santo, y exclamó a gran voz: Bendita tú entre las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre” (Lucas 1,41), y Zacarías, lleno del Espíritu Santo, empezó a recitar versos proféticos (cf Lucas 1,67-79) en lugar de hablar en lenguas, además la Biblia no menciona que Jesús halla “hablado en Leguas” ¿Puede ser hablar en lenguas la única evidencia de que entonces? ¿Puede ser de este modo tan caprichoso la evidencia de la presencia del Espíritu Santo en nosotros? La Biblia responde: “Pero teniendo dones diferentes, según la gracia que nos ha sido dada, si es el don de profecía, ejerzámoslo en la medida de nuestra fe” (Romanos 12,6). “Y así los puso Dios en la Iglesia, primeramente como apóstoles; en segundo lugar como profetas; en tercer lugar como maestros; luego, los milagros; luego, el don de las curaciones, de asistencia, de gobierno, diversidad de lenguas” (I Corintios 12,28), no todo el que recibe el Espíritu Santo recibe el Don del Lenguas, sino dones distintos para cada uno, por eso San Pablo en los versos siguientes (29-30) pregunta ¿Son todos Apóstoles o todos profetas? ¿Pueden hacer todos milagros? ¿Hablan todos en lenguas?.
La evidencia principal de ser discípulos de Jesús es la fe con obras (Stgo 2,14-18), la esperanza sin limites (I Cor 13,7) y sobre todo el amor a Dios sobre todas la cosas y al prójimo como a nosotros mismo (Mateo 22,37-40 ), por eso Jesús nos repite: “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos” (Mateo 7,16-17). Sí tenemos al Espíritu de Dios y somos hijos de la Luz tendremos los frutos del Espíritu Santo que son: Caridad, alegría, paz, comprensión de los demás, generosidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo (cf Gal 5,22), los frutos de la luz, a saber: Bondad justicia y verdad (Efesios 5,9) y los frutos de la sabiduría: Modestia, conducta noble, paz, rectitud, comprensión, moderación, indulgencia, imparcialidad, autenticidad y buenas obras, en todo lo bueno (cf Sant 3,13-18), y el Evangelio nos da esta señal: “Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras” (Mateo 7,20).
Enzo de la Virgen likes this.
Mensajero Mariano
Capitulo IX: La Necesaria Unidad

93. ¿Qué es el Ecumenismo?

Es la acción de buscar, apoyar y propiciar la unidad del Pueblo Santo de Dios, de congregar en unidad de fe y doctrina, a todos los seguidores de Jesucristo, para la perfecta comunión de la Iglesia. Estas iniciativas ecuménicas nacen de la oración de Jesús al Padre en Juan 17,21 donde le ruega: "Para que todos sean uno. Como tú, Padr…More
Capitulo IX: La Necesaria Unidad

93. ¿Qué es el Ecumenismo?

Es la acción de buscar, apoyar y propiciar la unidad del Pueblo Santo de Dios, de congregar en unidad de fe y doctrina, a todos los seguidores de Jesucristo, para la perfecta comunión de la Iglesia. Estas iniciativas ecuménicas nacen de la oración de Jesús al Padre en Juan 17,21 donde le ruega: "Para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado".
Los Concilios Ecuménicos: son la reunión de los Obispos representantes de todos las partes del mundo para, discernir profundizar en las verdades de fe, para corregir las fallas, desmentir las herejías, y procurar la unidad de la Iglesia del Señor. Un ejemplo de concilio lo vemos en el capitulo 15 del libro de los Hechos de los Apóstoles: "Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían abrazado la fe, se levantaron para decir que era necesario circuncidar a los gentiles y mandarles guardar la Ley de Moisés. Se reunieron entonces los apóstoles y presbíteros para tratar este asunto. Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: «Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena Nueva y creyeran" (Hechos 15,5-7), en los siguientes versículos vemos como toman una determinación conforme a las Escrituras, en comunión, con la autoridad de Pedro (El primer Papa), y al final se envía una carta o encíclica, a la Iglesia Universal, para aclaración del asunto, y para el correcto orden de la Iglesia y no volver a caer las mismas dudas, por eso a este tipo de decretos en los concilios se les sueles llamar "Dogma de Fe". “Hermanos, os mandamos en nombre del Señor Jesucristo que os apartéis de todo hermano que viva desordenadamente y no según la tradición que de nosotros recibisteis” (II Tesalonicenses 3,6).

94. ¿Qué dice la Biblia acerca de los que dividen la Iglesia creando Sectas?
La Palabra dice en Gálatas 5,20 que aquellos que causan división no heredarán el Reino de Dios, San Judas Tadeo, dedicó su carta bíblica a alertarnos sobre el problema de los sectarios y dice entre otras cosas importantes, que debemos luchar por la fe que Dios entregó de una vez y para siempre: "Porque se han introducido solapadamente algunos que hace tiempo la Escritura señaló ya para esta sentencia. Son impíos, que conviertan en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan al único Dueño y Señor nuestro Jesucristo" (Judas 0,4), “Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho” (Judas 0,16), y revela que los que causan divisiones son burladores que se guían por las bajas pasiones y no por el Espíritu de Dios (cf Judas 0,18-19), de los cuales hay que tener mucho cuidado porque quieren contaminarnos (cf Judas 0,20), es por eso debemos estar alertas y preparados para defender la única fe revelada por Dios (Judas 0,3).
También San Pablo nos ruega que luchemos por la unidad y acuerdo dentro de la Iglesia para que hayan divisiones, rivalidades o sectas (cf I Cor 1,10-11) y reprende a los pretendían crear sectas, con estas palabras: "Me refiero a que cada uno de vosotros dice: «Yo soy de Pablo», «Yo de Apolo», «Yo de Cefas», «Yo de Cristo». ¿Esta dividido Cristo? ¿Acaso fue Pablo crucificado por vosotros? ¿O habéis sido bautizados en el nombre de Pablo?" (I Cor 1,12-13), luego acusa a los sectarios de ser carnales, o movidos por los bajos instintos y añade: "Cuando dice uno «Yo soy de Pablo», y otro «Yo soy de Apolo», ¿no procedéis al modo humano? ¿Qué es, pues Apolo? ¿Qué es Pablo?... ¡Servidores, por medio de los cuales habéis creído!, y cada uno según lo que el Señor le dio" (I Cor 3,4-5).
El deseo de Dios expresado en Juan 17,21 es que todos sus seguidores sean unidos, vivan en comunión perfecta, y no existan divisiones o contiendas entre los cristianos, por eso leemos está grave sentencia en el Nuevo Testamento: "Ahora bien, las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones, envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios" (Gálatas 5,19-21). Debemos estar muy pendientes, y no dejarnos embaucar, y recordar siempre la advertencia de Jesús: «No todo el que me diga: “Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial” (Mateo 7,21).
Enzo de la Virgen likes this.
Mensajero Mariano
95. ¿Qué debemos hacer frente a quienes pertenecen a las Sectas?
Debemos tratarlos sin ningún tipo de discriminación, Jesús nos habla de la corrección fraterna, recordando que Dios odia el pecado, pero ama al pecador, tratando con nuestro ejemplo y oración que vuelvan a la Iglesia que Cristo edificó, San Pablo nos aconseja: "Al sectario, después de una y otra amonestación, rehúyele" (Tito 3,10),…More
95. ¿Qué debemos hacer frente a quienes pertenecen a las Sectas?
Debemos tratarlos sin ningún tipo de discriminación, Jesús nos habla de la corrección fraterna, recordando que Dios odia el pecado, pero ama al pecador, tratando con nuestro ejemplo y oración que vuelvan a la Iglesia que Cristo edificó, San Pablo nos aconseja: "Al sectario, después de una y otra amonestación, rehúyele" (Tito 3,10), estas palabra de, son un reto para ponerlas en practica, y para llevarles la luz de la corrección a nuestros “hermanos esperados” tenemos que empezar por conocer más nuestra fe Católica, profundizar en el conocimiento doctrinal y bíblico, para ser apóstoles de la verdad de Dios, para la corrección fraterna y para unidad tan requerida por el evangelio de Jesucristo, sin caer en discusiones y polémicas (cf II Tim 2,17; Tito 3,9-11).
Guiados siempre por su Espíritu Santo que nos recuerda: "Os ruego, hermanos, que os guardéis de los que suscitan divisiones y escándalos contra la doctrina que habéis aprendido; apartaos de ellos, pues esos tales no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a su propio vientre, y, por medio de suaves palabras y lisonjas, seducen los corazones de los sencillos" (Romanos 16,17-18). Hay que tener cuidado con los que causan o suscitan las divisiones, no ponernos a sintonizar sus manipuladores programas, para cuidar el gran tesoro de la Fe que Dios nos regalo en su infinita misericordia, y debemos mantenernos en comunión con nuestros Obispos y el Magisterio: “Porque el Obispo, como administrador de Dios, debe ser irreprochable; no arrogante, no colérico, no bebedor, no violento, no dado a negocios sucios; sino hospitalario, amigo del bien, sensato, justo, piadoso, dueño de sí. Que esté adherido a la palabra fiel, conforme a la enseñanza, para que sea capaz de exhortar con la sana doctrina y refutar a los que contradicen” (Tito 1,7-9). Los creadores de sectas, aparentan conocer mucho la Biblia, pero niegan las verdades reveladas en ella, llevan a sus seguidores a memorizar minúsculos fragmentos, tomados fuera de contexto y a desconocen gran parte de la Escritura, la cual ignoran casi por completo, en cambio en la Iglesia Católica, basta con asistir diariamente a Misa dos años y ya habremos oído toda la Biblia completa, por eso, hay que estar alerta frente las sectas y sus palabras seductoras: “Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades” (II Timoteo 4,3).
Pero sobre todo tener siempre presente la advertencia de Jesucristo: «Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces” (Mateo 7,15) y de los escritores bíblicos: “Si alguno enseña otra cosa y no se atiene a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que es conforme a la piedad, está cegado por el orgullo y no sabe nada; sino que padece la enfermedad de las disputas y contiendas de palabras, de donde proceden las envidias, discordias, maledicencias, sospechas malignas, discusiones sin fin propias de gentes que tienen la inteligencia corrompida, que están privados de la verdad y que piensan que la piedad es un negocio” (I Timoteo 6,3-5).

96. ¿Se Pueden combinar la fe en Jesucristo con las prácticas de otras religiones?
La fe cristiana es incompatible con las otras creencias como: ateismo (negar la existencia de Dios), politeísmo (tener múltiples divinidades) panteísmo (negar la existencia del creador, todo es dios) gnosticismo (de conocimiento oculto no intelectual), y toda forma de paganismo porque van en contraposición de la revelación del evangelio de Jesucristo, Dios hecho hombre para redimirnos; a la adoración que le debemos a nuestro Dios uno y trino; pero lamentablemente surgen algunas sectas con doctrinas y prácticas de esoterismo, reencarnación, superstición e hinduismo mezclado y presentado con un lenguaje aparentemente cristiano, contraviniendo los concejos de San Pablo: ¡No unciros en yugo desigual con los infieles! Pues ¿qué relación hay entre la justicia y la iniquidad? ¿Qué unión entre la luz y las tinieblas? ¿Qué armonía entre Cristo y Beliar? ¿Qué participación entre el fiel y el infiel? ¿Qué conformidad entre el santuario de Dios y el de los ídolos? Porque nosotros somos santuario de Dios vivo, como dijo Dios: Habitaré en medio de ellos y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Por tanto, salid de entre ellos y apartaos, dice el Señor. No toquéis cosa impura, y yo os acogeré. (II Corintios 6,14-17).
La Iglesia católica participa y propicia el dialogo interreligioso, procurando el bien, ante todos los hombres: “En lo posible, y en cuanto de vosotros dependa, en paz con todos los hombres” (Romanos 12,18). Pero no tolera el sincretismo o mezcla de creencias, en atención a la Escritura: “Pero si lo que inmolan los gentiles, ¡lo inmolan a los demonios y no a Dios! Y yo no quiero que entréis en comunión con los demonios. No podéis beber de la copa del Señor y de la copa de los demonios. No podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios”(I Corintios 10,20-21) ¿Acaso la fuente mana por el mismo caño agua dulce y amarga? ¿Acaso, hermanos míos, puede la higuera producir aceitunas y la vid higos? Tampoco el agua salada puede producir agua dulce. (Santiago 3,11).
Entre las señales del fin de los tiempos la Biblia menciona: la Apostasía (renegar de la enseñanza de Jesucristo, despotricar de la fe católica) y la venida del Anticristo. Para muchos se dice que estamos al principio de la Apostasía, es decir, que aún no hemos llegado al culmen, techo o culminación de esa apostasía. “Hijos míos, es la última hora. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora. (I Juan 2,18) La Biblia habla de Anticristos o de precursores del Anticristo: que son los movimientos esotéricos tan de moda hoy en día, astrólogos, futurólogos, canalización, energías, Feng-shui, panteísmo, etc, de la New Age, que tiene tanta fuerza, con sus practicas ocultistas condenadas desde antiguo por la Escritura: “… No practiquéis encantamiento ni astrología”. (Levítico 19,26) “No ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia, ningún encantador ni consultor de espectros o adivinos, ni evocador de muertos”. (Deuteronomio 18,10). También como precursores del Anticristo se entienden los teólogos desviados de la sana doctrina, sociedades secretas y de los falsos profetas “Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades” (II Timoteo 4,3).

97. ¿Todas las religiones son malas?
Gústeles o no a las sectas, el cristianismo es una religión, es el modo veras de comunión con Dios, que Jesús nos reveló. La palabra “Religión” significa: "volver a ligar con Dios", es muy parecido al significado del vocablo "Conversión" usado mucho en el Evangelio tanto por Juan Bautista, como por Jesucristo. Claro que Jesús no estuvo de acuerdo con los falso profetas de apariencia religiosa, pero eso no quiere decir que el Señor condena a los verdaderos religiosos, al contrario Jesús vino precisamente a enseñarnos, el camino al Padre, para re ligarnos con Él, eso es la verdadera y buena religión. Desconocer la religión, es negar el Evangelio, que nos dice: "Sabemos que Dios no escucha a los pecadores; mas, si uno es religioso y cumple su voluntad, a ése le escucha" (Juan 9,31). Al respecto los Apóstoles nos instruyen, con estas palabras: "Si alguno se cree religioso, pero no pone freno a su lengua, sino que engaña a su propio corazón, su religión es vana. La religión pura e intachable ante Dios Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en su tribulación y conservarse incontaminado del mundo" (Santiago 1,27). “Por eso, nosotros que recibimos un reino inconmovible, hemos de mantener la gracia y, mediante ella, ofrecer a Dios un culto que le sea grato, con religiosa piedad y reverencia” (Hebreos 12,28).

98. ¿Hay todos los medios para obtener La Salvación en las Sectas?
En la Iglesia que Jesús edificó, podemos estar seguros que Él la sostendrá hasta la consumación de los tiempos, y que las fuerzas del mal no la podrán vencer, ni hacer caer nunca en el error, ni en la apostasía, en ningún tiempo, pues Jesús prometió: Que ni las puertas del infierno podrían vencer su Iglesia, “...Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28,20). Jesucristo, nos alerta que si no estamos unidos a él en su Iglesia, corremos el riesgo de la perdición eterna, porque las otras denominaciones niegan muchas verdades de fe que Dios nos ha revelado: “El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama. «Por eso os digo: Todo pecado y blasfemia se perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada” (Mateo 12,30-31). Las Sectas desprecian el Magisterio de San Pedro garante de la unidad tan requerida por el evangelio, por tanto, siempre tendrán dudas de cómo interpretar las escrituras, pues ellas no cuentan con autoridades ungidas con el poder y la misión de dirigir, corregir y exhortar al Pueblo de Dios, y a sus representantes regionales, porque están separados del tronco original (La Iglesia que Jesús fundó), y están separadas entre ellas mismas, sobre lo cual, nos aclara estás palabras de Jesús: "Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden" (Juan 15,5-6). San Pablo añade: “Un solo miembro no basta para formar un cuerpo, sin que hace falta muchos” (I Cor 12,14), para mayor aclaratoria aconsejo leer completo el capítulo quince de San Juan y sus concordancias.
Sabemos que solo en la Iglesia Católica contamos con todos los medios que Dios nos regaló en Jesucristo para salvarnos, con la totalidad de Sacramentos, y la sana doctrina guardada de generación en generación, por eso no podemos arriesgarnos con las sectas, que no cuentan con todos los medios de salvación y niegan verdades fundamentales que Dios ha revelado desde antiguo, sustituyéndolos por novedosas interpretaciones de su fundadores, debemos estar alerta y recordar la sentencia de Jesucristo: "No todo el que me diga: "Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial" (Mateo 7,21).

99. ¿Es correcto seguir formando barreras que dividan a los cristianos?
Claro que no es bueno, porque es el anhelo de Dios, es congregarnos en un solo rebaño, bajo la guía del único Pastor, por eso nos dice su palabra: "Os conjuro, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que tengáis todos un mismo hablar, y no haya entre vosotros divisiones; antes bien, estéis unidos en una misma mentalidad y un mismo juicio" (I Corintios 1,10). Los verdaderos cristianos debemos distinguir en el amor mutuo y al prójimo según la orden de Jesús: "Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros" (Juan 13,34) por tanto San Pablo, nos pide que nos soportemos unos a otros por amor: “Poniendo empeño en conservar la unidad de Espíritu con el vinculo de paz. Un solo Cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados (Efesios 4,3-4), compara la Iglesia con el cuerpo, explicando las razones de la unión: “Las partes del cuerpo son muchas, pero el cuerpo es uno; por muchas que sean las partes, todas forman un solo cuerpo. Así también Cristo. Hemos sido bautizados en el único Espíritu para que formáramos un solo Cuerpo, ya fuéramos judíos o griegos, esclavos o libres. Y todos hemos bebido del único Espíritu” (I Corintios 12,12-13) y nos pide que todos los creyentes permanezcamos unánimes en un mismo sentir: "Para que no hubiera división alguna en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocuparan lo mismo los unos de los otros" (I Corintios 12,25).

100. ¿Para que es necesaria la unidad de la Iglesia?
El Evangelio según San Juan, dice que la unidad de los creyentes es un requisito para que el mundo crea en Jesús, es decir: para que la humanidad se convierta hace falta que todos los que creemos que Jesucristo es el Señor, nos unamos, y tengamos según el modelo de Hechos 2,44 todo en común: “Un solo Cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos” (Efesios 4,4-6).
La unidad es necesaria para que el Mundo crea, y sepa cual es el autentico mensaje de Dios, revelado en su Unigénito, por eso Jesús al pedir por sus discípulos y sus sucesores, ruega al Padre, con estas palabras: “Como tú me has enviado al mundo, yo también los he enviado al mundo. Y por ellos me santifico a mí mismo, para que ellos también sean santificados en la verdad. No ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno: yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí” (Juan 17,18-23). Recuerden leer completo este capitulo, donde está la oración Sacerdotal Jesús por su Iglesia, el Nuevo Pueblo Santo.
Si aceptamos a Jesús como Nuestro único y suficiente Salvador, debemos aceptar también a la única Iglesia edificada por Él (cf Mateo 16,18), su verdadero Cuerpo Místico (cf Romanos 12,5; Galatas 3,28; Efesio 4,4) del que todos los creyentes formamos parte en comunión (cf I Corintios 12,27), porque: “El mismo dio a unos el ser apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelizadores; a otros, pastores y maestros, para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificación del Cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo”. (Efesios 4,11-13).

21/09/2014 05:12:51
Francisco en el centenario de la I Guerra Mundial: “La sombra de Caín se ve en la historia...
Nuncio Apostólico de Venezuela Realizará Encuentro con el Laicado en Caracas
El maligno ha desatado una ofensiva para extinguir la Iglesia.
La Iglesia debe entender, a través del don profético, cómo preparar a sus miembros y al mundo.
19/09/2014 07:42:46
Como María, dejemos que Dios camine con nosotros, dijo el Papa en la Fiesta de la Natividad de la …
12/09/2014 13:08:04
Encuentro Internacional de "Blogueros con el Papa" los días 10, 11 y 12 de octubre y via Internet
05/09/2014 17:27:21
El Papa Fracisco es el Papa de Fátima, dijo que a él le quedaban 2 o 3 años de Vida …
03/09/2014 14:18:20
La Iglesia tiene en María el modelo más bello de maternidad, afirma el Papa Francisco.
Padre Gabriele Amorth nos habla sobre la verdad del Tercer Secreto de Fatima
01/09/2014 20:47:40
Blogueros con el Papa Francisco
01/09/2014 16:50:00
Mensaje de Jesús en el Amor Santo "¿hablaron en contra de la sodomía?
EL FUTURO DE LAS GENERACIONES, SE DECIDIRÁ EN ESTA GENERACIÓN
31/08/2014 05:55:58
PROFECÍA DE S.S.JUAN XXIII "...Recibirás en tu casa a un santo descalzo (San Francisco el Gran …
30/08/2014 06:02:06
Papa Francisco cuestiona a los matrimonios que eligen no tener hijos por "cultura del bien
Enzo de la Virgen likes this.
Con el Papa Francisco likes this.
Enzo de la Virgen
Criterios de Discernimiento ante las Revelaciones Privadas 1/2
www.youtube.com/watch

Criterios de Discernimiento ante las Revelaciones Privadas 2/2
youtu.be/xbcS2BHykGo

Actualmente una gigantesca onda de "mensajes inspirados" han invadido el mundo católico, como reflejo de un fenómeno más amplio: la gran explosión de misticismo que viene sustituyendo un ya desgastado y añejo racionalismo. …More
Criterios de Discernimiento ante las Revelaciones Privadas 1/2
www.youtube.com/watch

Criterios de Discernimiento ante las Revelaciones Privadas 2/2
youtu.be/xbcS2BHykGo

Actualmente una gigantesca onda de "mensajes inspirados" han invadido el mundo católico, como reflejo de un fenómeno más amplio: la gran explosión de misticismo que viene sustituyendo un ya desgastado y añejo racionalismo. Se agregan aquí las angustias producidas por el milenarismo - y los de una civilización espiritualmente agonizante -- y tendremos el más propicio ambiente para la subcultura del "aparicionismo", que infesta hoy muchos ambientes católicos.
www.mercaba.org/…/las_apariciones…

Las "apariciones" de Nuestra Señora se multiplican por todo el mundo, a centenas, siendo la de Medjugorje, Croacia, la mas difundida. Más allá de esas "apariciones", no son pocas las personas que se dicen divinamente "inspiradas", recibiendo "mensajes" espirituales de Jesús y de María. Entre estas podríamos citar al P. Stefano Gobbi - que dice recibir locuciones interiores de Nuestra Señora - y de la ortodoxa Vassula Ryden, cuya obra en seis volúmenes (escrita bajo el dictado de Jesús) han sido ampliamente difundida América, incluso después de los confusos incidentes de dudas y consentimiento por el Vaticano.

Tales manifestaciones, por ser tan abundantes, tienden a provocar en el católico una polarización: o escépticamente rechazan todos los fenómenos (y pretendidos fenómenos) o los aceptan integralmente, sin ningún discernimiento. Ante el silencio de la mayoría de las autoridades eclesiásticas, que parecen haber abdicado de la función de enseñar, es conveniente recordar aquí la perenne enseñanza de la Iglesia en una materia tan delicada, y no obstante tan importante, cuya omisión ha llevado a los fieles a adherir indiscriminadamente a doctrinas "inspiradas" que nada tienen de inspiradas ni de católicas.

Las revelaciones son manifestaciones sobrenaturales de verdades ocultas o de hechos extraordinarios. Para que exista verdaderamente revelación es necesario que su conocimiento se opere por vía sobrenatural. En cuanto a la destinación, las revelaciones pueden ser públicas o
privadas. Las revelaciones públicas (o universales) están contenidas en la Biblia y en el depósito de la tradición apostólica, transmitidas y mantenidas por la Iglesia. Esas revelaciones universales terminaron con la predicación de los apóstoles y son de creencia obligatoria para todos los fieles. Las revelaciones privadas (o particulares) son hechas usualmente a los santos, y la Iglesia no obliga creerlas, incluso cuando las aprueba.
santoscorazones.blogspot.com/p/criterios-de-di…

Dos aspectos principales se imponen a la investigación atenta y minuciosa:

1. La persona que se cree favorecida por una revelación

2. La revelación en sí.

En cuanto a la persona, es preciso conocer cuales son las cualidades y defectos naturales; si la persona es sincera o es capaz de falsedades, si es persona equilibrada, con una sana imaginación o una imaginación enfermiza. Es preciso saber si esa persona se guía normalmente por la
razón o es guiada por sentimientos o impresiones. O su grado de instrucción, los conocimientos que posee, lo que puede aprender con sus directores espirituales, las lecturas que hizo, también son fundamentales. ¿Cuáles son las diferentes virtudes de esta persona? Es extremadamente improbable que Dios de revelaciones a una persona de conducta escandalosa o viciada - excepto tal vez para convertirla! Y aquí, una vez más, cumple aclarar al lector: es claro que Dios puede
escoger a quien quiera para una determinada misión, incluso a un pecador. Sin embargo, las acciones divinas nunca son arbitrarias o caprichosas: ¡no podemos hacer de posibles excepciones una norma!

En cuanto a la revelación, el punto fundamental es saber si ella concuerda plenamente con los dogmas y enseñanzas de la Iglesia. En materia de dogma es suficiente que un único punto sea contradicho para que podamos afirmar que aquel que habla no es enviado de Dios.

Eso es claro: ¡Dios no puede contradecirse! ¡Él no puede negar lo que enseñó la Iglesia!

La banalidad de una revelación también es suficiente para levantar serias dudas: si un mensaje inspirado simplemente se limita a repetir las cosas más elementales, también lo más probable es que no venga de Dios. Dios no utilizaría una forma tan excepcional de comunicación a no
ser que tenga en vista una finalidad excepcional. Nuevamente prevenimos al lector: no estamos diciendo como Dios debe comportarse; tan sólo comentamos la experiencia de la Iglesia.
santoscorazones.blogspot.com/p/criterios-de-di…
Mensajero Mariano likes this.
Enzo de la Virgen likes this.